aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




73% municipios, con riesgo de desastres

Mariana León| El Universal
Viernes 27 de julio de 2012
73% municipios, con riesgo de desastres

MONITOREO. En general las ciudades mexicanas no están preparadas ante las condiciones atípicas del clima, asegura estudio . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Por falta de desarrollo y marginación: IMCO

[email protected]

En México, 73.2% de los municipios son vulnerables ante los desastres climáticos por la falta de infraestructura, información, condiciones de pobreza y marginación. Los considerados como “muy vulnerables” se encuentran concentrados en seis estados: Veracruz, Estado de México, Oaxaca, Puebla y Colima.

De acuerdo al estudio Índice de Vulnerabilidad Climática (IVC) del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) las ciudades mexicanas no están preparadas para los fenómenos atípicos del clima, pero tampoco se prevén los efectos en las comunidades que tiene condiciones constantes, es decir, que sus periodos de sequía e inundaciones son frecuentes, pero las poblaciones no cuenta con la planeación urbana suficiente, como Valle de Chalco o Villahermosa, Tabasco.

Sin embargo, 33 municipios son los más vulnerables, encabezando la lista se encuentra Tlilapan, Nogales, Rafael Delgado, Orizaba y Jilotepec —en Veracruz—, Villa del Carbón, en el estado de México.

Manuel Molano, director adjunto de este instituto, aseguró que el gobierno federal a través del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) “premia” a las ciudades con menor planeación atendiendo la emergencia, pero no fortalece programas como “Municipio Seguro” para prevenir desastres. Esta campaña se lanzó con apoyo del Fondo de Naciones Unidas, pero hasta el año pasado no tenía un presupuesto propio.

“El problema de vulnerabilidad no es problema del clima, es falta de preparación. Somos buenos atendiendo desastres, el Plan DN-III del Ejército es reconocido a nivel internacional, pero no se cuentan con políticas de planeación”.

Se explica que, en general, la temperatura anual sí se ha elevado, pero se consolida como más cálida y con menos volatilidad. En promedio la temperatura en México ha aumentado 5% en la última década, pero su variabilidad ha disminuido 34.8%.

Según el estudio, el aumento de las ondas cálidas provoca la expansión de enfermedades que se transmiten mediante el agua e insectos: aumenta la prevalencia de diarrea, se extienden problemas relacionados con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, particularmente en adultos mayores.

El aumento de los niveles de lluvia anual eleva del riesgo de las enfermedades transmitidas por mosquitos y por roedores. En cambio la disminución de precipitación puede provocar en un plazo mala alimentación en la población, debido a la disminución de la producción agrícola y ganadera de la región.

También se argumenta que las zonas con mayor infraestructura, con una sociedad más articulada, no son tan vulnerables, a pesar de tener climas impredecibles, como la ciudad de México y la zona metropolitana.

Los municipios que no cuentan con este sistema pierden competitividad debido a que las desastres tienen un efecto negativo en el flujo de inversión, la generación y retención de talento en las ciudades.

Recomiendan elevar el presupuesto del Servicio Meteorológico Nacional para contar con más estaciones de monitoreo.



comentarios
0