aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Urgen en EU plan “contrainsurgente”

J. Jaime Hernández Corresponsal| El Universal
Miércoles 14 de septiembre de 2011
Mayoría republicana propone nuevo esquema de cooperación

WASHINGTON.— La mayoría republicana en la Cámara de Representantes consideró ayer que ha llegado el momento de reconocer la necesidad de aplicar en México “una estrategia contrainsurgente”, para salir al paso de los “fracasos” de la administración Obama en el marco de la Iniciativa Mérida y para terminar de una vez con organizaciones criminales que representan una amenaza a la seguridad de ambos países.

“Ha llegado el tiempo de que reconozcamos la necesidad de una estrategia contrainsurgente que pueda hacer frente y combatir la resistencia y evolución de esas organizaciones criminales transnacionales que operan en México”, consideró el republicano por Florida, Connie Mack, congresista presidente del subcomité de organizaciones internacionales, derechos humanos y supervisión gubernamental.

“La forma de seguir adelante no es la Iniciativa Mérida”, añadió Mack al criticar el hecho de que el esquema de cooperación que arrancó desde el 2007, “ha fracasado en colocar fechas concretas, metas tangibles o guías estratégicas para asegurar el uso exitoso de estos fondos” aprobados originalmente por un total de mil 500 millones de dólares.

“Y, mientras tanto, los cárteles de la droga han continuado trabajando a partir de una estrategia coordinada para minar al Estado mexicano a través de acciones insurgentes que incluyen violencia, corrupción, y propaganda”, añadió.

En una audiencia del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara baja, Mack aseguró que al sur de la frontera de Estados Unidos está operando “una insurgencia”.

“Desde el 2006, los cárteles de la droga han evolucionado hacia una forma de organización más resistente, más diversificada y más transnacional. Los cárteles se han dividido en subgrupos y expandido sus operaciones hacia el tráfico de personas, el secuestro, la extorsión, el tráfico de armas y el robo de recursos como el petróleo”, dijo el congresista.

Para Mack, la estrategia de contrainsurgencia debería considerar un nuevo esquema operativo que incluya al Departamento del Tesoro, la agencia antinarcóticos (DEA); la CIA, la Oficina de Inmigración y Aduanas, y el Departamento de Estado, para atacar “de forma agresiva y desmantelar a las redes criminales en México y Estados Unidos”.



comentarios
0