aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Epidemia de crack en Brasil

Juliana BarbassaAP| El Universal
Martes 19 de julio de 2011
Epidemia de crack en Brasil

LO USUAL. Jóvenes inhalan crack en un barrio de Sao Paulo conocido como ‘Cracolandia’.. (Foto: FERNANDO DONASCI REUTERS )

Estudios revelan: 98% de los municipios del país registran tráfico o consumo de la sustancia

RIO DE JANEIRO.— En la oscuridad que precede al amanecer, trabajadores sociales avanzan por un estrecho camino entre favelas, es la zona conocida como la “tierra del crack”. Casuchas derrumbadas, pilas de escombros y basura esconden a decenas de drogadictos que emergen, confusos, de entre mantas raídas.

Casi dos décadas después de que Estados Unidos saliese de la peor etapa de su epidemia de crack, las autoridades brasileñas ven cómo la barata droga se extiende por su país. Y tienen muchos menos recursos para lidiar con ella. Ningún rincón de Brasil se ha salvado. En Sao Paulo las confiscaciones de la droga subieron de 595 kg, en 2006, a mil 636, en 2009. En Río, los arrestos relacionados con crack también se triplicaron. Esta alza ocurrió en momentos en que el consumo de la droga comenzó a bajar en Estados Unidos.

De acuerdo con el Reporte Mundial de Drogas de la ONU, en 2001 una reducción de suministros provenientes de México hizo subir los precios en más de 80% entre 2006 y 2009. Mientras tanto, Brasil se volvió el principal país de tránsito para la cocaína proveniente de las naciones productoras andinas, dice el reporte. En poco tiempo, era más el crack confiscado en Brasil que en Estados Unidos. La ONU indica que 163 kilos fueron confiscados en Estados Unidos dutante 2009, apenas 10% de lo que la policía de Sao Paulo dice haber confiscado en esa localidad en el mismo periodo. Un reciente sondeo de la Federación Nacional de Municipios concluyó que 98% de ellos habían registrado tráfico o consumo de crack. “Para nosotros, los médicos, hay una epidemia”, dijo Ricardo Paiva, quien ha monitoreado la diseminación de la droga para el Consejo Nacional de Medicina. “Sentimos que estamos perdiendo la guerra”.

 

El coordinador del Ministerio de Salud para salud mental, drogas y alcohol, Pedro Delgado, dijo que existen unos 600 mil consumidores de crack en el país. La adicción empeora la marginalización y pone sus vidas en peligro, aseguró Delgado.

Los adictos al crack que viven en las calles son a menudo víctimas de golpizas y abusos sexuales, y las niñas se prostituyen a cambio de crack, dice Valeria Aragao, jefa de la sección juvenil de la policía. Aragao y Rodrigo Bethlem, colaboran con la policía en un programa piloto que busca cambiar la situación, al menos para los menores.

“Cuando los padres no pueden cuidar a sus hijos, el bienestar de éstos es responsabilidad de todos”, dijo Aragao. Los niños y adolescentes recogidos están siendo devueltos a sus familias, si pueden ser encontradas, o colocados obligatoriamente en centros de tratamiento establecidos especialmente para ellos. “Estamos tratando de cambiar la ausencia del estado”.

El alcalde de Sao Paulo dijo recientemente que estaba estudiando la posibilidad de internar forzosamente a los adictos que vagan por las calles. Críticos dicen que eso no resolverá el problema, sólo lo esconderá. Walter Maierovitch, un ex jefe de la agencia antidrogas que continúa investigando y escribiendo sobre el tema, propone programas que ofrezcan a los adultos un lugar seguro para usar drogas, además de acceso a servicios de salud. “Insistir en programas que demandan abstinencia no resulta”, subrayó Maierovitch.

Junios Gomes, de 14 años, está sentado lejos del grupo rodeado por la policía. Tiene los ojos amarillos e irritados. Su historia puede ser la de muchos niños aquí: se escapó de su casa porque su padre lo golpeaba. No se acuerda cuándo comenzó a consumir crack. Puede escribir su nombre, pero no mucho más. Sabe que lo van a llevar a un albergue, pero no planea quedarse. “Voy a comer, beber y regreso adonde estaba”, dijo. “De este mundo no me llevo nada”, dice con una sonrisa inquietante. “Solamente un féretro como recuerdo”.

 



comentarios
0