aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El cártel de Sinaloa, una “alianza de sangre”

Redacción| El Universal
Viernes 30 de julio de 2010

[email protected]

El cártel de Sinaloa o del Pacífico tiene como antecedente a Pedro Avilés Pérez, pionero en el tráfico de drogas en el estado en 1960.

Este hombre es considerado como el iniciador de la primera generación de narcotraficantes mexicanos, y en la utilización de aviones para el trasiego de estupefacientes hacia Estados Unidos.

La segunda generación de traficantes de Sinaloa, como Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo, Miguel Ángel Félix Gallardo y Joaquín El Chapo Guzmán, bien podría afirmar que aprendió todo lo que sabía mientras participaba en la organización de Pedro Avilés.

En septiembre de 1978, luego de que el capo muriera tras un tiroteo con la policía, Félix Gallardo toma el control del grupo y establece sus reales en Guadalajara, Jalisco. Tras su detención en 1989 e incomunicación posterior, el cártel se divide en dos fracciones, el de Tijuana, liderado por sus sobrinos, los hermanos Arellano Félix, y el de Sinaloa —también conocido como la Alianza de Sangre—, encabezado por Héctor Luis Palma, Adrián Gómez González y El Chapo Guzmán.

Guzmán Loera es detenido el 9 de junio de 1993, en Guatemala, y luego deportado a México para ingresar al penal de La Palma, en el estado de México, y después trasladado a Puente Grande, en Jalisco, de donde logra fugarse el 19 de enero de 2001 para volver a los negocios.

A Ismael El Mayo Zambada y a Ignacio Nacho Coronel se les identifica como líderes del grupo a la altura de Joaquín Guzmán Loera, aunque encargados de zonas específicas del país y de actividades también muy definidas.

Según Estados Unidos, el cártel de Sinaloa es el responsable de la importación en y distribución de cerca de 200 toneladas de cocaína y grandes cantidades de heroína entre 1990 y 2008.



comentarios
0