aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México lidera armado de autos blindados en AL

El Universal
Miércoles 26 de mayo de 2010

Astillas de plomo y cristal saltan por el aire. Una bala de calibre 9 mm ha hecho impacto a más de 400 metros por segundo. La ventana resistió otros dos disparos y está lista para acoplarse al resto del vehículo, acorazado para resistir ataques con armas cortas. Es una de las dos mil unidades que armarán este año las siete empresas que conforman la Asociación Mexicana de Blindaje de Automotores (AMBA).

El país se ha convertido en el principal armador de automóviles blindados de Latinoamérica en menos de una década.

El asedio de la delincuencia organizada desbordó el miedo de empresarios, políticos y gobernantes que buscan reducir las posibilidades de un atentado exitoso. AMBA cubre 60% del mercado, pero al menos otras 70 empresas operan en México, 20% de ellas en forma irregular, nutriendo de unidades a un sector que se pierde del ojo de la autoridad.

“El crecimiento ha sido brutal”, dice Mauricio Natale, vicepresidente de AMBA y director general de Global Armor, empresa que revistió el Papamóvil. “Y ese crecimiento te indica una cosa: la inseguridad ha crecido en forma excepcional, lo que es muy delicado”.

En 2000, la industria en su totalidad blindó 200 automotores. Paulatinamente, el revestimiento de unidades fue disparándose de manera similar al de la contratación de guardias personales. Es el nuevo combo de seguridad privada que se impone como moda de la clase pudiente.

El nivel del miedo que los domina puede medirse por el tipo de blindaje que solicita de dos años a la fecha, el nivel 5, que resiste impactos de fusiles de asalto como R-15 y Ak-47.

“Hace muchos años se decía que Colombia era líder en eso. Colombia fue un pionero porque tenía índices de inseguridad muy fuertes y fue puntero en la venta de este tipo de producto. Después salió Brasil, y generó en su momento muchísimas ventas. Pero hoy en día México va repuntando en forma impresionante”, dice Natale, quien es colombiano.

De las siete empresas integrantes de la asociación, sólo una opera en el norte mexicano, la zona más castigada por ataques violentos de organizaciones criminales. Instalarse con una armadora en zonas epicentro del narco, explica Natale, representa un riesgo que muy pocos están dispuestos a confrontar.

La entrada a los talleres de TPS Armoring, en el centro de Monterrey, está custodiada por dos guardias armados con escuadras 9mm. Una hilera de autos lujosos ordenados en fila está lista para su entrega. La mayoría tienen blindaje de nivel 5. Es el lugar en el que se revistió la Suburban en la que viajaba la secretaria de seguridad pública de Michoacán, Minerva Bautista Gómez, que sobrevivió a un atentado la madrugada del 24 de abril, en Morelia.

Bautista forma parte de una generación de funcionarios de seguridad que hoy se ven obligados a emplear unidades blindadas y escolta. Igual que ellos, gobernadores y alcaldes de ciudades clave forman parte de la clientela de TPS, dice Marcial Herrera, director general de la empresa, donde se recubren 600 vehículos anuales desde 2008.

“Nuestra mayor venta, sin embargo, está con los empresarios. Ellos adquieren alrededor de 75% de nuestro producto. Pero el uso de una camioneta blindada no es suficiente: se requiere de guardias personales preparados, porque hay qué saber usar un auto blindado para poder escapar con vida. El blindaje por sí mismo no sirve, y menos en estos tiempos en que la delincuencia organizada ataca por todo el país”, asegura el especialista. (Ignacio Alvarado)



comentarios
0