aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Ejército no se retira de Cd. Juárez: Calderón

Jorge Ramos y Mario Héctor Silva Enviado y corresponsal| El Universal
Viernes 12 de febrero de 2010
La violencia no viene del gobierno, sino del crimen organizado, dice

[email protected]

CIUDAD JUÁREZ, Chih.— Tras el reclamo de la sociedad juarense y de las madres de los jóvenes masacrados en una fiesta en enero pasado, el presidente Felipe Calderón Hinojosa ofreció “la más sentida de sus disculpas” a los familiares y dio a conocer un plan integral de cuatro ejes, sujeto a la crítica, revisión y corrección de la comunidad porque, dijo, “no se trata de imponer recetas”.

En una inusual reunión con representantes sociales, universitarios, empresariales, periodísticos y madres de los jóvenes asesinados y ante los reclamos, reproches e interrupciones a Calderón, el mandatario admitió que sus declaraciones en Tokio, Japón, la semana pasada, generaron irritación al considerar que el asesinato de los muchachos fue por “un pleito entre pandillas”.

“Cualesquiera que hubieran sido el sentido de mis palabras, les dije a aquellos padres de familia que les presentaba y les ofrecía la más sentida de las disculpas, si cualquiera de esas palabras hubiera ofendido a ellos o a la memoria de sus hijos”.

En una apretada agenda, se reunió en privado durante dos horas con algunos de los padres de las víctimas y luego se dirigió al centro social Cibeles para escuchar a representantes de la sociedad civil, acompañado de siete secretarios de Estado y del procurador General de la República.

El mandatario presentó un plan de cuatro puntos: recomposición del orden institucional; factor operacional, que incluye el envío de 2 mil 600 policías federales más, dos helicópteros, patrullas y autos blindados, además de coordinación; el rubro social, que comprende educación —con la construcción de cinco bachilleratos y tres instituciones universitarias—, salud y más recursos para programas sociales y participación ciudadana.

Debido a los reclamos de los presentes, de que se trata de las mismas recetas de antaño y que han probado su fracaso, Calderón propuso crear un consejo que dé seguimiento a los planteamientos.

Como parte de su plan, el Presidente ofreció ampliar el programa Oportunidades a 25 mil hogares, casi 100 mil juarenses, de colonias de escasos recursos; anunció apoyos para que, junto con la alcaldía y el gobierno estatal, pavimenten 200 mil metros cuadrados de calles; construir 40 estancias infantiles para madres trabajadoras, y hacer canchas deportivas en colonias de mayor índice delictivo.

En memoria de los jóvenes masacrados, anticipó la construcción de una cancha de futbol americano, que es el que ellos practicaban, en la demarcación donde vivían, Villas de Salvárcar.

Defensa a Fuerzas Armadas

El Presidente, ante el reproche de una mujer, dijo que no será “irresponsable” de ofrecer que todo quede solucionado en 15 días, por lo que les que les advirtió que tomará tiempo, requerirá recursos y, sobre todo, costará más vidas humanas.

El titular del Poder Ejecutivo federal defendió con energía las Fuerzas Armadas, y reiteró que “el Ejército no se retira de Ciudad Juárez, seguirá dando apoyo subsidiario”, incluso a otras comunidades y municipios como Guadalupe, Praxedis y Palomas, porque hacerlo el repliegue “sería un golpe terrible”.

Agregó: “Seguramente ha habido abusos, no lo dudo, no estamos dispuestos a tolerar un abuso, pero también, sinceramente creo que mil casos en Juárez de desapariciones forzadas del Ejército, yo sí quisiera que se documentaran, lo hiciéramos público, con pruebas no sólo ante el Ministerio Público”.

“No se vale denostar a soldados mexicanos que están arriesgando su vida por otros ciudadanos”, expresó el mandatario entre aplausos. Sin embargo, cuando Calderón reconoció al general Jesús Espitia, comandante de la zona militar, éste fue abucheado por la concurrencia.

Si la solución para Juárez fuera sacar al Ejército “tengan la certeza que lo haría”, afirmó, pero nuestra obligación es enfrentar al crimen organizado con toda la fuerza del Estado.

Ante la exigencia, el mandatario pidió a Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública, como civil, asumir más tareas aquí, junto con las policías estatal y municipal. Por ello, será gradual la forma cómo se den más responsabilidades a los civiles, en la medida que se reconstruyan las policías de todos los órdenes de gobierno.

Calderón aceptó que “las reticencias, desconfianzas y diferencias políticas han sido un obstáculo para el trabajo más eficaz y todos somos responsables”. Anunció que regresará a Ciudad Juárez el miércoles próximo. Dejó como representante al titular de la SRA, Abelardo Escobar.

 

 



comentarios
0