aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diputados “fantasma”

Juan Arvizu Arrioja y Andrea Merlos| El Universal
Miércoles 01 de julio de 2009
Cobraron puntualmente sus sueldos y gozaron de las prestaciones que les otorga la Cámara; sin embargo, olvidaron algo: subir a la tribuna a debatir

 juan.arvizu@eluniversal.com.mx / andrea.merlos@eluniversal.com.mx

Entre los diputados que están por concluir sus funciones, los hay quienes sólo subieron a la tribuna... a tomarla. Otros llevaron su nombre al Diario de los Debates con intervenciones monográficas, relativas a una efeméride, como la del 12 de octubre, que leyeron sin levantar la cabeza de su escrito.

El debate que cruzó cada periodo de sesiones y la 60 Legislatura misma, fue el de la elección presidencial.

Diputados integrantes de la Coalición por el Bien de Todos (PRD, PT, Convergencia), organizados en el Frente Amplio progresista (FAP) tuvieron un activismo parlamentario que los llevó a ocupar ocho de las 10 posiciones entre los oradores más participativos.

Atrincherados en su mayoría simple, de 206 diputados, los legisladores del PAN dejaron pasar sin respuesta reclamos de la oposición, a quienes derrotaban en la fase de votación.

Mientras la primera minoría panista sorteaba con largos silencios, las sesiones más espinosas, la tercera fuerza, el PRI, se mantenía cerca del promedio de participaciones, en esa gran sala de 500 diputados, en la que muchos vivieron tres años de anonimato con salario y prestaciones garantizadas.

Si el debate de la elección presidencial del 2006, marcó la Legislatura, la reforma petrolera generó la más intensa actividad que haya tenido lugar en ambas cámaras del Congreso. Y sin embargo, cuando el asunto entró al pleno de San Lázaro para su discusión y votación, el presidente de la Comisión de Energía, David Maldonado González (PAN), era un desconocido.

Por más de dos años, Maldonado González pasó inadvertido, sin registro alguno en el Diario de los Debates, al que ingresó con un par de peticiones: Tomar como texto válido para la votación, sendos dictámenes originales del Senado, ya que los duendes habían alterado el contenido de la exposición de motivos.

La alteración fue descubierta por el diputado Carlos Rojas Gutiérrez (PRI), al leer los dictámenes reproducidos en la Gaceta Parlamentaria, en la que se consignaban los temas a votar en el segmento de “reforma energética”, que comprendió la recomposición de Pemex.

David Maldonado González, desde su curul pidió a la Mesa Directiva desechar el texto alterado y tomar por bueno el que habían conocido procedente del Senado. Fue su debut y despedida de las intervenciones en el salón del pleno, que ese día, 28 de octubre de 2008, fue de maratón de legisladores del FAP, incansables en la consigna de proponer la adición de Andrés Manuel López Obrador, que llamaron “las doce palabras”.

El líder petrolero Ricardo Aldana (PRI) miró pasar en silencio el debate sobre Pemex. En sus tres años en San Lázaro sólo dijo 13 palabras ante sus colegas en el pleno, por un detalle secundario.

Como había sido la tónica de la 60 Legislatura, la reforma petrolera llegó al pleno de San Lázaro planchada, con un acuerdo aprobatorio entre las dirigencias, lo que convertía al debate en tribuna en un paso inevitable del proceso legislativo.

Un panista, líder en intervenciones

El diputado Juan José Rodríguez Prats (PAN), con 139 intervenciones ocupa el primer lugar de la 60 Legislatura, de acuerdo con datos del Servicio de Información de la Estadística Parlamentaria.

De su bancada, el segundo lugar está muy lejos de él. Con 32 intervenciones figura en ese sitio José Manuel Minjares.

Al inicio de los trabajos del grupo, el propio legislador Rodríguez Prats vio la necesidad de un curso de capacitación en oratoria para su bancada, que en una sesión y en la siguiente, también, las huestes lopezobradoristas los barrían como a niños.

La bancada panista cerró la legislatura con un promedio de siete intervenciones ante el pleno por curul.

Esta legislatura registró un promedio de poco más de 13 intervenciones por curul.

Arriba de esa media, en la banda de las 20 y más actuaciones, estuvieron los panistas Obdulio Ávila Maya (26), Cristian Castaño (24), María del Pilar Ortega Martínez (24), Ector Ramírez Barba (22), así como Francisco Antonio Fraile García, Dolores de María Manuell-Gómez Angulo y Jorge Quintero bello (20). El coordinador de bancada, Héctor Larios, tuvo 17 intervenciones.

La misma herramienta de información parlamentaria arroja que Valentina Batres (PRD) fue la integrante de su bancada con más intervenciones (135), seguida por Juan Guerra Ochoa (102), Izcóatl Tonatiuh Bravo Padilla (88), Javier González Garza (86), Alfonso Suárez del Real (85), Susana Monreal (81).

El núcleo de oradores del PRI tuvo registros hacia la mitad de la tabla. El primer lugar lo ocupa César Duarte (65), seguido muy parejo por Narcizo Alberto Amador Leal (63). Próximo, Alfredo Ríos Camarena (54) y en un sector de las tres decenas, José Murat (35), César Camacho (34) y Adolfo Mota (34). Su coordinador, Emilio Gamboa, sumó 14 intervenciones.

“Minibancadas”, las de mejor promedio

El número de intervenciones registradas de los grupos chicos: PVEM (298), Convergencia (568), PT (310), Panal (358) y Partido Social Demócrata (212), ofreció promedios relativos por curul más altos que en los tres principales partidos políticos.

El coordinador del PVEM, Emilio González Martínez, sólo tiene registrada una propuesta en una sesión, en la cual formuló cuatro preguntas circunstanciales a oradores de otras bancadas. El primer lugar de su grupo lo alcanzó Carlos Alberto Puente Salas, con 30 intervenciones.

En Convergencia el orador más activo fue José Manuel del Río Virgen (98 participaciones), seguido de Cuauhtémoc Velasco (73). El coordinador Alejandro Chanona sumó 47.

Del Panal, Manuel Cárdenas Fonseca fue el legislador más visto y oído (123 intervenciones), quien dejó muy atrás al segundo lugar, Irma Piñeiro (37). La voz cantante, Mónica Arriola, registró 36 participaciones.

Del Partido del Trabajo (PT), Pablo Leopoldo Arreola intervino en 114 ocasiones, casi tres veces más que el segundo lugar, Rodolfo Solís (42). Ricardo Cantú, el coordinador, llegó a 30 participaciones.

Por parte del Partido Social Demócrata, de cinco integrantes, la coordinadora Marina Arvizu llevó la voz del grupo en 71 ocasiones.

Los 14 diputados que en ninguna ocasión hablaron ante el pleno, pertenecen al PRD (6), PAN (4) y PRI (4), de acuerdo con datos proporcionados por el servicio de Información para la Estadística Parlamentaria de la Cámara de Diputados.

Los “mudos” de la bancada del PRD fueron Higinio Chávez, Víctor Hugo García, Benjamín Hernández, Francisco Martínez y José Antonio Saavedra. Los “invisibles” del PAN son Gerardo Amezola, José de la Torre, David Lara y César Augusto Verástegui.

En el PRI, pasaron sin participación ante el pleno Joel Ayala, Marco Antonio Bernal, Ricardo Canavati y Arturo Martínez Rocha.

Para el campeón de las intervenciones en el pleno, Juan José Rodríguez Prats, esta Legislatura rechazó el debate.

 

 



comentarios
0