aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Granjas Carroll se desmarca de las acusaciones sobre brote del virus

El Universal
Lunes 04 de mayo de 2009

PEROTE, Ver.— La empresa Granjas Carroll de México se desmarca y sostiene que no es responsable del brote de influenza humana en el país, que tampoco contamina los recursos naturales y menos que haya hostigado o perseguido judicialmente a vecinos de la zona.

Víctor Manuel Ochoa Calderón, director general de Granjas Carroll, asienta en entrevista con EL UNIVERSAL que se ha combinado la falta de información sobre la operación de su empresa con una genuina preocupación de la sociedad por el medio ambiente.

Destaca que su empresa es “socialmente responsable” y que ha generado infraestructura eléctrica e hidráulica que ha beneficiado a las comunidades. Incluso, apoya con brigadas de salud a la comunidad, con inversiones anuales superiores a 2 millones de pesos.

Hace notar que su empresa participa en nueve municipios de dos estados (Veracruz y Puebla), donde la mayoría de la población se ubica en alta o muy alta marginación. “Nos sentimos invadidos porque la gente entró a nuestras instalaciones, y difamados porque se atrevieron a decir que dejábamos los cerdos pudriéndose al aire libre”. Precisó que los cadáveres se colocan en depósitos y se usan mecanismos especializados para su desintegración.

La empresa y la población, agrega, explotan de manera conjunta menos de 5% del acuífero, por lo que hay agua para industria, agricultura y ganadería. Garantiza que se ha protegido el acuífero mediante “geomembranas” en sus lagunas de oxidación, para evitar la filtración de sus desechos. “No le tengan miedo a la laguna, es un policía que evita que el acuífero se contamine con los desechos de los animales”.

Pese a que su empresa sufrió la invasión a sus propiedades, que la asocian con una alta mortalidad de cerdos, dijo que retiró las denuncias que presentó contra líderes del movimiento social de la región y que si algunos tienen procesos es por seguimiento de las autoridades.

Indica que Carroll pidió una auditoría externa sobre su funcionamiento a la Profepa, la cual encontró 26 áreas que debieron arreglarse, como el manejo de diesel, de cadáveres y de agujas y jeringas que se usan para vacunar o administrar medicamentos a los cerdos.

Subraya que en el proceso de producción hay muertes de cerdos por exceso de crías en las camadas que no pueden ser alimentados por la madre, por diarrea producida por bacterias que les transmite la madre o por enfermedades respiratorias.

“Durante las invasiones a nuestras granjas, algunos de los vecinos violaron las normas de bioseguridad, olvidemos las legales”, advierte. “Nuestras granjas no son centros de diversión, son centros de producción y hay animales muertos. Entran y toman fotos a los cadáveres y eso lo quieren mostrar como si estuviéramos haciendo algo malo… pero eso es consecuencia de la desinformación y su desinterés por acercarse a nosotros”, señaló.



comentarios
0