aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Defienden la sustentabilidad y la higiene de las Granjas Carrol

Redacción| El Universal
Miércoles 29 de abril de 2009

Hoy, los artículos de Carlos Macías Richard y Alberto J. Olvera, en la sección de Opinión de EL UNIVERSAL, exponen, con datos precisos, que la epidemia de influenza porcina que azota al país se habría originado en la veracruzana congregación La Gloria (Perote), a causa del manejo inadecuado de desechos en las Granjas Carroll —copropiedad de la trasnacional Carroll’s Food.

“Estoy particularmente sorprendido... frustrado [con esa versión]; hemos hecho un verdadero esfuerzo por ser una empresa sustentable, por realizar actividades que aseguren el cuidado del medio ambiente y el desarrollo de las comunidades en las que producimos”, respondió en entrevista telefónica Víctor Ochoa, director de Granjas Carroll de México.

La historia comienza en 2007, cuando habitantes de diversas comunidades de los alrededores de Granjas Carroll, en el valle de Perote, se manifestaron públicamente contra la operación de éstas, aduciendo que eran foco de contaminación. Ochoa afirmó que esas protestas tuvieron lugar, por lo cual “en repetidas ocasiones los invitamos a las instalaciones, para que pudieran constatar, acompañados de nuestros técnicos, y recibir las explicaciones correspondientes”, pero “se negaron”; prefirieron “entrar a las granjas de manera no autorizada y tomar evidencias, según ellos, y fotos de procesos que no son del todo agradables a la vista del público, pero son inevitables en la producción animal”.

Los habitantes inconformes, abundó el directivo, tomaron “imágenes que son por demás feas”, pues algunos animales eventualmente se enferman y mueren, y tienen que ser dispuestos sus cadáveres, y ellos entraron a la granja y tomaron fotos en el momento en que esos cadáveres están esperando a ser recogidos por el vehículo que los lleva a su procesamiento adecuado en unos digestores de cadáveres. Posteriormente, se metieron a uno de esos digestores y tomaron imágenes. ¡Es como si alguien se mete a la agencia Gayosso y entra a la sala donde están lavando los cadáveres para ser posteriormente vestidos y preparados para ser velados, y sale diciendo que ahí se desnuda a los cadáveres para dejar pudrirse al aire libre!”.

La versión de los articulistas sostiene también que, entre enero y marzo pasados, cuando menos la mitad de los habitantes de La Gloria habrían enfermado de influenza porcina a causa de la contaminación producida por las Granjas Carroll. A esto, Ochoa respondió que por “reportes periodísticos” supo que habitantes de dicha congregación los responsabilizan de un brote de cierta enfermedad respiratoria que no precisó, bajo “el argumento de que una gran cantidad de moscas provenientes de nuestras instalaciones son las causantes de ese brote”.

La distancia entre La Gloria y las instalaciones de las Granjas Carroll, dijo su director general, es de 8.6 kilómetros, mientras que “la ciudad de Perote está a 2.5 kilómetros y no hay infestación de moscas, ni epidemia de enfermedades respiratorias. Nos apoyamos en el hecho de que la Organización Mundial de la Salud y todas las autoridades en materia de salud animal han reconocido que ningún cerdo se ha infectado de esta influenza que está causando los problemas respiratorios en el país”.

Un dato crucial es que el gobierno veracruzano o Granjas Carroll de México habría contratado al consultor James Wilson, de la empresa internacional Veratect, para diagnosticar si el de La Gloria era un brote de influenza porcina. Ochoa se dijo sorprendido, “es la primera vez que escucho ese nombre; no existe ninguna relación por parte de Granjas Carroll de México con él, niego categóricamente esa versión”. Y negó asimismo saber si el gobierno de Veracruz contrató a Wilson o a Veratect con tales fines.

Desde 2005, dijo por último, las Granjas Carroll en Perote se sometieron voluntariamente a una auditoría ambiental encabezada por Profepa, con participación de diversos organismos federales, y que el 2 de abril recibieron el oficio donde consta que aprobaron todas las fases, mismas que llevaron cuatro años.

Lea los artículos en la sección de Opinión



comentarios
0