aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desertaron 177 de fuerzas especiales desde 2004

Jorge Alejandro Medellín| El Universal
Martes 04 de noviembre de 2008
Con ellos se puede integrar una compañía y una sección militar

jorge.medellin@eluniversal.com.mx

En los últimos tres años, el número de desertores del Ejército Mexicano pertenecientes al Cuerpo de Fuerzas Especiales (CFES) aumentó a 177 elementos.

La cifra total, desde 1997, es de mil 559 elementos, indica la Sedena. Con los 177 ex militares que han des ertado podrían integrarse una compañía y una sección, que normalmente están compuestas, en la orgánica militar mexicana, por “100 o más elementos”, la primera, y por “30 o más efectivos” la segunda.

Incluso podrían integrarse hasta tres regimientos, formado “con 400 o más elementos”, según la Sedena.

Esta cifra se suma a los mil 382 ex integrantes de los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (Gafes) que la Sedena tenía contabilizados hasta agosto de 2004, los cuales abandonaron las filas del Ejército desde finales de los 90.

En dos respuestas a solicitudes de información hechas por este diario, la Sedena señaló primero su negativa a proporcionar los nombres de todos los desertores aduciendo que el crimen organizado podría cooptarlos o incluso ubicarlos para atentar contra ellos.

En la segunda respuesta dio el dato sobre cuántos militares han abandonado al Ejército en los últimos 10 años.

En su primera respuesta, la Defensa Nacional manifestó: “La información relativa a los nombres de quienes pertenecieron a organismos de fuerzas especiales, es información clasificada como reservada, por lo que no es posible otorgar acceso a la misma, ya que dado el alto grado de adiestramiento con que cuenta este personal podría ser coptado (sic) por integrantes de la delincuencia organizada”.

Demás, añadió la dependencia en la respuesta producida el pasado16 de octubre (Folio: 0000700128608), “al conocerlos por nombres, son vulnerables a las organizaciones criminales quienes se han visto afectadas con sus acciones”.

La Sedena indicó que el hecho de poner en riesgo la vida, la seguridad o la salud de dicho personal y de su familia, podría tener consecuencias “incluso con el personal que en estos momentos desempeña funciones similares, lo que sin duda traería como consecuencia un riesgo la seguridad nacional”.

En la primera solicitud de información se le pidieron a la Sedena datos sobre las medidas de control que tiene sobre militares que hayan sido dados de baja habiendo formado parte de las Fuerzas Especiales del Ejército.

La Sedena señaló: “Esta dependencia no tiene facultad para conocer ni sancionar su conducta por este ilícito, ya que el fuero de guerra se aplica únicamente a los militares del servicio activo y retirados”.



comentarios
0