aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




‘Wencho’ extendió rutas de cárteles

María de la Luz González| El Universal
Jueves 16 de octubre de 2008
Utilizó estructura terrestre creada por la organización de Osiel Cárdenas y los Valencia

luz.gonzalez@eluniversal.com.mx

Wenceslao Álvarez Álvarez, presunto operador de una célula de la organización delictiva La Familia, utilizó la infraestructura de rutas terrestres para el tráfico de drogas sintéticas que construyeron los cárteles del Golfo y de los hermanos Valencia desde Michoacán, y la amplió en los últimos tres años a seis países del continente americano.

Información generada por inteligencia del gobierno federal muestra la evolución de esa red, que contaba con centros de operación en México, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador, Honduras, República Dominicana y Venezuela, a partir de un documento elaborado en el año 2005 que analiza el comportamiento del tráfico de anfetaminas y metanfetaminas en el país.

El análisis incluye mapas que identifican a Michoacán, Guanajuato y Sinaloa como las entidades con tráfico de metanfetaminas y probables centros de producción de drogas sintéticas.

El documento también indica los sitios donde se destruyeron laboratorios clandestinos durante 2005 y las principales rutas de tráfico terrestre de los narcóticos de diseño, como también se conoce a las metanfetaminas.

Según el documento, los Valencia —aliados inicialmente con la organización de Osiel Cárdenas Guillén— comienzan a producir drogas sintéticas en Michoacán, Jalisco y Sonora para luego exportarlas a Estados Unidos a través de California.

El trasiego de los estupefacientes por territorio nacional, de acuerdo con el mapa, seguía dos derroteros principales que partían de Michoacán.

El primero se extiende por todo el Pacífico mexicano hasta Baja California y toca los estados de Colima (Villa de Álvarez), Jalisco (Puerto Vallarta), Sinaloa (Mazatlán, Elota, Culiacán, Los Mochis y Topolobampo), Sonora (Hermosillo, Nogales, Plutarco Elías Calles y San Luis Río Colorado) y Baja California (Tijuana y Mexicali).

El segundo camino de estupefacientes sigue una ruta que cruza desde Guanajuato y Zacatecas, y se divide en tres caminos que llevan a Ciudad Juárez (Chihuahua), Piedras Negras (Coahuila), Monterrey (Nuevo León) Matehuala (San Luis Potosí) y Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros (Tamaulipas), tocando otras ciudades como Fresnillo (Zacatecas) y Saltillo (Coahuila).

El documento sobre el tema, destaca que desde 2005 Michoacán se perfilaba como el principal punto de procesamiento de metanfetaminas en el país, dado que durante ese año fue la entidad donde se destruyó el mayor número de laboratorios clandestinos para producir las drogas de diseño.



comentarios
0