aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El poder creciente de Elba Esther Gordillo

NURIT MARTÍNEZ| El Universal
Domingo 05 de agosto de 2007
Expertos afirman que la líder afianza su presencia en la política mexicana, en ámbitos como la educación, la seguridad social, los órganos electorales y el Congreso

Convertida en pieza clave del ajedrez político nacional, la dirigente del magisterio Elba Esther Gordillo consolida un complejo aparato de poder que se extiende a distintos sectores públicos, y que le permite operar no sólo en las entrañas del Estado, sino también influir, con el apoyo de maestros afiliados a su gremio sindical, en los procesos electorales del país.

Politólogos y dirigentes magisteriales entrevistados sobre este tema por EL UNIVERSAL coincidieron en que los maestros ocupan hoy un sector estratégico en el juego político nacional por su capacidad de estructura territorial en todo el país.

La penetración del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que dirige Gordillo desde 1989, abarca secretarías de Estado e instituciones federales como el ISSSTE, la Lotería Nacional e incluso el Instituto Federal Electoral (IFE), donde se encuentran hombres cercanos a la maestra Gordillo Morales.

De acuerdo con Alberto Aziz Nassif, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el SNTE se ha constituido en una “estructura profesionalizada eficiente y pieza fundamental en términos electorales que ya vimos operar en el año 2006”.

Sostiene que desde hace 10 ó 15 años, el SNTE desarrolló una estrategia electoral profesional ante el derrumbe de factores estratégicos electorales para el PRI, como lo fueron los sectores obrero y campesino.

Los maestros, argumenta, se convirtieron en un sector estratégico por su cobertura y estructura territorial.

En diversas entrevistas la propia Elba Esther Gordillo acepta que esta estructura sindical fue la que aportó los votos para el registro del Partido Nueva Alianza, y también al triunfo del presidente Felipe Calderón. “Mucho”, es la deuda que tiene el jefe del Ejecutivo, respondió recientemente la maestra.

Para Leonardo Curzio, politólogo y académico de la UNAM, en México las corporaciones pueden mover a individuos, “y esto parece que lo logró demostrar Elba Esther Gordillo” con el sindicato de maestros.

Dice que al SNTE hay que entenderlo como un grupo que gravitó en el proceso electoral de 2006, y que por ello sigue siendo una forma de atavismo político. “La cuota política está en consonancia con el apoyo que brinda”, destaca Curzio.

Elba Esther Gordillo tiene también presencia con un bloque del magisterio en el Congreso de la Unión con casi 20 legisladores, y en liderazgos en más de la mitad de las secretarías de Educación Pública de los estados del país.

La lista de legisladores afines al magisterio es larga. Entre otros están Benjamín González Roaro, ex director del ISSSTE; Humberto Dávila Esquivel, ex secretario general del SNTE y presidente de la Federación de Sindicatos de Servidores Públicos (Fedessp), y José Ángel Ibáñez Montes, diputado federal, defensor de Gordillo en 2003 en la Cámara de Diputados cuando la bancada priísta la destituyó de la coordinación. También es el presidente del Comité de Acción Política del SNTE.

Desde la renovación estatutaria del SNTE a mediados de la década de los 90, el grupo dirigente en el Consejo Nacional fortaleció la estructura electoral.

Con parte de los recursos provenientes de las cuotas sindicales, de acuerdo con dirigentes del magisterio consultados, se elaboró una estrategia de capacitación; primero, para convertir a profesores en observadores electorales a través de la Organización Nacional de Observadores Electorales del Magisterio; y después, de profesionalización de la estructura electoral para la movilización de apoyo a los candidatos afines a la dirigencia local o nacional.

Pero ahora existe el interés de algunos maestros de apoyar no sólo a candidatos de diferentes partidos, sino ser ellos mismos aspirantes a algún cargo de elección popular.

La formalización de este proceso se logró con el Partido Nueva Alianza, que alcanzó su registro con 236 asambleas distritales y 221 mil 177 afiliados.

Es la Secretaría de Educación Pública en donde se concentra la fuerza del SNTE como producto de ese trabajo electoral. Al frente de ese contingente sindical se encuentra el principal operador político y la persona más allegada a Gordillo Morales; es el yerno Fernando González Sánchez, quien ocupa la Subsecretaría de Educación Básica.

Con él están Édgar Jiménez Cabrera como coordinador de asesores y ex director del Instituto de Estudios Educativos Sindicales; en la Dirección de Planeación Estratégica fue designado Christian Jiménez Costas, proveniente de la Fundación sindical; y Juan López Romero, coordinador de la Dirección General de Desarrollo Curricular, quien antes estaba en el ISSSTE.

En el sexenio pasado a Leopoldo Felipe Rodríguez le tocó encabezar la comisión que cuestionó la reforma de la secundaria impulsada desde la SEP; ahora se encuentra al frente de la Dirección de Desarrollo Curricular, que tiene la responsabilidad de diseñar los planes y programas de estudio de más de 24 millones de niños de educación básica en México.

La responsabilidad de los programas de capacitación del magisterio recae en José Humberto Catalán, cercano al actual director de la Fundación del magisterio, Emilio Zebadúa.

Mientras que en la oficina donde se elaboran los contenidos de los libros de texto está María Edith Bernaldez Reyes, como directora de Materiales Educativos y cercana al yerno Fernando González; en tanto que en Educación Indígena fue designado el ex secretario de la sección 57 de Yucatán, Ángel Paulino Canul Pacab.

En la misma SEP, el sindicato ratificó su posición en la Administración Federal de Servicios Educativos del Distrito Federal con Luis Ignacio Sánchez.

Para José Luis Piñeyro, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Gordillo “ha construido una especie de ejército electoral con movilidad y autonomía nacional” ante la debilidad, dijo, de los gobiernos de Vicente Fox y ahora de Felipe Calderón.

“La estructura corporativista se mantiene dentro del SNTE para funcionar en tiempos electorales. Así lo vimos en el 2006 y ahora, en Baja California, la operación electoral se repite”, explicó.

El ISSSTE es la segunda dependencia en donde el poder sindical de Gordillo Morales se ha volcado en toda su estructura. Desde la dirección con Miguel Ángel Yunes, el SNTE consolidó la presencia de Gordillo. Ricardo Yáñez Herrera, hermano del actual director de la Lotería Nacional, Francisco Yáñez Herrera, es otro de los incondicionales de la líder del sindicato de maestros.

Otro de los ex yernos de Gordillo Morales, René Fujiwara, ocupa actualmente la Subdirección Jurídica de Atención al Derechohabiente del ISSSTE.

En el IFE la presencia del SNTE está en la figura de Miguel Ángel Solís, en la Dirección Ejecutiva de Organización Electoral. Es egresado de la Escuela Normal Superior de Oaxaca y cursó la maestría en la Normal Superior de Baja California, entidad en la que se desempeñó como funcionario de los servicios educativos en aquella entidad, al tiempo que se fungió como presidente del comité distrital electoral.

Incluso en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal existe presencia de la maestra, ya que la segunda de la hijas, Mónica Tzasna Arriola Gordillo, funge como legisladora en el Congreso local.

También la presencia familiar elbista se extiende a Nayarit, en la oficina de representación estatal, en donde la hija mayor, Maricruz Montelongo, es la titular.

Piñeyro asegura que Elba Esther sigue jugado hoy un papel protagónico en la política nacional y lo que sucede en Baja California es un “minilaboratorio” de lo que sucedió hace un año en el que un poder fáctico del sindicato de maestros pudo hacer llegar al poder a Felipe Calderón.



comentarios
0