aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reforma fiscal afectará educación

Ricardo Gómez, Andrea Merlos y José Manuel Arteaga| El Universal
Jueves 02 de agosto de 2007
La propuesta de reforma fiscal del presidente Felipe Calderón Hinojosa afectaría la distribución de recursos en materia educativa para estados del país, concluyó la comisión de Educación de la Cámara de Diputados

La propuesta de reforma fiscal del presidente Felipe Calderón Hinojosa afectaría la distribución de recursos en materia educativa para estados del país, concluyó la comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Esa instancia confirmó que la distribución del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB) incluida en la reforma fiscal, es inequitativa “ya que 90% de los fondos aplicados con este propósito sería sólo para cuatro estados y 22 entidades no recibirían nada”.

El presidente de la comisión de Educación, Tonatiuh Bravo (PRD), dijo en la última sesión de la comisión de Hacienda, la última oficial en San Lázaro, pues ayer concluyó el análisis de la reforma fiscal, que la fórmula propuesta por la Secretaría de Hacienda para la distribución del FAEB genera desequilibrios y se afectará a los más pobres, e incluso sería “un círculo perverso”, pues si un estado tiene baja calidad educativa, tendrá menos posibilidades de elevarla, al verse castigado con menores recursos económicos.

Un documento elaborado por la comisión, sustentado con cifras, ventila la necesidad de reformar la distribución del FAEB, el cual de entrada castiga a los estados que no reporten resultados, pero esa calificación los orilla a seguir en la marginación.

La fórmula para distribuir el FAEB radica en que 60% se otorga en base a la matrícula; 30% por la transferencia federal por alumno y el 10% restante conforme al índice de calidad educativa.

El documento, en poder de EL UNIVERSAL, advierte que la propuesta del Ejecutivo busca dar un matiz fundamentalmente competitivo al federalismo educativo, al privilegiar la competencia por la matrícula y la calidad, “cuando nuestra realidad nos obliga a plantear un sistema cooperativo en que los estados y el gobierno federal trabajen unidos para superar los rezagos educativos y elevar la calidad”.

Y es que sólo cinco estados verían incrementar sus ingresos en forma relativa: Guanajuato, Jalisco, México, Nuevo León y Puebla, mientras que 26 entidades perderían con la propuesta, de los cuales Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Michoacán, acumularían “pérdidas considerables”.

Así, el estado que más perdería sería Baja California Sur, con 5.89% menos de lo que hoy recibe. El más beneficiado sería el estado de México, con 16.13% más.



comentarios
0