aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Experto en lucha contra guerrillas aspira a la SDN

Juan Veledíaz| El Universal
Sábado 16 de septiembre de 2006
El general Oropeza es favorito al cargo, si se cumple una tradición de 24 años

Al desfile militar de este sábado, que como nunca antes se vio envuelto en una serie de circunstancias que ponían en duda su celebración, se suma una nueva interrogante: ¿se cumplirá con la costumbre de los cuatro últimos sexenios en los que el general que encabeza la parada de septiembre se convierte en diciembre en el secretario de la Defensa?

Si la tradición de los últimos 24 años se cumple, la Secretaría de la Defensa Nacional (SDN) quedaría bajo el mando de un experto en la lucha de contrainsurgencia y guerrilla, el general Juan Alfredo Oropeza Garnica.

Oropeza se graduó en 1971 en el curso de operaciones contrainsurgentes en la Escuela de las Américas, cuando la sede estaba en Panamá, en la base del Comando Sur del ejército estadounidense; tuvo un papel preponderante en el combate a la guerrilla del EPR de 1997 a 1999, cuando fue comandante de la 27 zona militar con sede en Acapulco, Guerrero.

El camino de Oropeza

Fue un desayuno que tuvo lugar el miércoles 26 de julio en el Club de Industriales de la ciudad de México. Invitado por un grupo de profesionistas de diferentes ramas tanto del ámbito privado como académico, el general Juan Alfredo Oropeza Garnica, director de Industria Militar, hizo su presentación "en sociedad" como flamante comandante de la parada militar del próximo 16 de septiembre.

Los reflectores se enfocaron sobre el divisionario debido a que quien ocupa ese papel durante el desfile del Día de la Independencia -Juan Arévalo Gardoqui en septiembre de 1982, Antonio Riviello Bazán en esa fecha de 1988, Enrique Cervantes Aguirre en septiembre de 1994 y Gerardo Clemente Vega García en el mismo mes del año 2000- se han convertido en titulares de la SDN.

Oropeza lo sabía y aquella mañana demostró su habilidad en el manejo de la información sobre diferentes temas que le plantearon los asistentes, con quienes en Semana Santa también se había reunido el entonces aspirante presidencial Felipe Calderón. Habló de cómo la economía mexicana se ha mantenido sólida; mostró que conoce la dimensión demográfica del país, los índices de pobreza que por regiones existen y los riesgos que esto representa; pasó de explicar con qué tipo de recursos naturales cuenta el país, a subrayar la fortaleza de las instituciones.

A preguntas sobre temas de seguridad nacional y seguridad interior dio una explicación a fondo y no se anduvo en generalidades, según varios asistentes. Habló del desafío del narcotráfico, las relaciones con Estados Unidos y el problema postelectoral encabezado por los reclamos de Andrés Manuel López Obrador.

En este sentido, puso un acento crítico sobre la forma en como se manejó la situación cuando al aspirante derrotado a la Presidencia encabezaba la Jefatura de Gobierno del DF y se le trató de desaforar.

Oropeza reconoció la labor de su jefe, el general Clemente Vega García, de quien dijo que ha conducido con acierto la SDN. Y sobre el tema de la intervención del Ejército en problemas políticos, subrayó la necesidad de dejar a las Fuerzas Armadas como último recurso.

Combate a la guerrilla

Oficial de infantería graduado en 1962 del Colegio Militar, Oropeza ha ocupado diversos puestos en el Estado Mayor de la Defensa como el de jefe de inteligencia militar de enero a noviembre de 1988, y como secretario adjunto en la secretaría particular del general Antonio Riviello Bazán, titular de la SDN de 1988 a 1994.

Oropeza tomó el curso sobre operaciones contrainsurgentes en la Escuela de las Américas y parte de lo estudiado en esas instalaciones del ejército de EU pudieron haberle servido más de 20 años después, cuando tuvo un papel preponderante en el combate a la guerrilla del EPR.

En junio de 1997, al entonces general de brigada le tocó avanzar con sus unidades sobre el poblado de la Mixteca guerrerense conocido como El Charco, donde presuntamente se ocultaba una célula guerrillera; en esa operación resultaron 11 campesinos muertos y fueron detenidas varias personas, entre quienes estaba Érika Zamora Pardo, supuesta militante del EPR, quien acusó en su momento al militar de perpetrar la masacre. Meses después, durante una emboscada en la zona serrana de Guerrero, Oropeza fue herido y la foto en la que yacía convaleciente, publicada en varios medios, lo mostró como un comandante siempre al lado de sus tropas, pero bajo la mirada crítica de los organismos no gubernamentales defensores de los derechos humanos.

Otros aspirantes

Otros militares que tienen posibilidades, como él, de suceder al general Vega en la SDN son Javier del Real Magallanes, de 61 años de edad, actual comandante de la segunda región militar con sede en la fronteriza ciudad de Mexicali, y Salvador Cienfuegos Zepeda, de 58, comandante de la novena región con cuartel general en Acapulco con jurisdicción en todo Guerrero. Los tres se ganaron su tercera estrella junto al Escudo Nacional que los identifica como generales de división en noviembre de 2004.

Del Real tiene en su favor que ha trabajado en las áreas de inteligencia militar; fue jefe de la Sección Segunda del Estado Mayor de la SDN durante el levantamiento en Chiapas y el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Otro aspirante es el general Humberto Eduardo Antimo Miranda, actual comandante de la quinta región con sede en Guadalajara, Jalisco, a quien se le reconoce su profesionalismo. Él ascendió al máximo grado en noviembre de 2003, al igual que otro posible aspirante, el general Sergio Ayón Rodríguez, actual comandante del primer cuerpo del Ejército, quien pertenece a una familia de militares: su hermano Mario se retiró hace unos años y fue gente cercana con dos titulares del ramo: Hermenegildo Cuenca Díaz y Juan Arévalo Gardoqui.

A todos ellos habrá que sumar dos nombres más, según militares consultados: el del actual comandante de la sexta región militar con sede en Ixcotel, Veracruz, el general Sergio López Esquer, quien ascendió a divisionario en 2002, y el del experimentado Tomás Ángeles Dahuare, enviado especial del entonces presidente Zedillo, en 1995, a Chiapas, donde se ganó el respeto de varios civiles por su apertura y don de gentes. El actual titular del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas fue secretario particular de Cervantes Aguirre en el sexenio pasado y ha sido agregado militar en Washington.



comentarios
0