aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aparece sombra de El Yunque

Jorge Octavio Ochoa| El Universal
Viernes 02 de junio de 2006

Tlaquepaque, Jal.- Días negros se avecinan en tiempos de huracán. La mañana no bien ha empezado y desde una estación de radio sale la primera bomba de eso que llaman "la guerra de lodo".

Palabras mustias en pasajes bíblicos: hablan de un "Caín que mató a su hermano".

Él traga saliva con el solo recuerdo del hecho doloroso, de José Ramón sin vida por una bala que nunca debió estar ahí, pero que en el juego de niños la pistola desató al demonio de la muerte y así perdió la infancia; entonces supo que la vida era algo más que un juego en el que hay que andarse con cuidado.

Andrés Manuel responde a la pregunta de alguien que dice llamarse María Galván, radio escucha, que es igual de etérea que el fantasma de ese día, que quizá existe pero no existe, pero que revienta inclemente y revive la muerte con esa interrogante ¿cómo pretende ser presidente un Caín que mató a su hermano?

Tierra de El Yunque y de El Muro, de la ultraderecha que alguna vez tomó las armas. López Obrador recibe el impacto y apura el trago amargo; dice que fue un accidente. "Es un asunto muy doloroso, familiar y lo utilizan de manera vil", responde al locutor que hace las veces de periodista.

Es la guerra que se avecina. "!Y lo mejor, es lo peor que se va a poner!", dice el candidato presidencial, con una ironía envalentonada, en otra entrevista para un ángel que se ha caído del cielo, que se llama Ana Laura Tanaka, del canal Video Rola, que con su solo rostro hace renacer la esperanza de que el mundo es bueno y que "hay gente buena".

Pero el mundo real es otro y él insiste en la plaza cívica de la colonia Miravalle, que está desatada la guerra sucia. "Intentan destruirnos, pero no nos han hecho nada". En una esquina de la plaza, Rosa María Flores Díaz levanta un pequeño cartel: "Esposas de los custodios detenidos. Fuga Chapo".

Su marido, junto con otros 49, lleva cinco años y medio en el reclusorio Oriente, detenido bajo el cargo de evasión de reos y cohecho. Sin pruebas, los detuvieron desde la histórica fuga del famoso capo de la droga del penalde Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero del 2001. Tres jueces conocieron del caso y ninguno dictó sentencia.

Chivos expiatorios pagan culpas ajenas. Mientras ellos siguen detenidos, el ex subdirector del tristemente célebre penal, Francisco Fernández Ruiz salió hace dos meses bajo caución. Magnánimo, el gobernador panista Francisco Ramírez Acuña pone un camión cada 22 días a las esposas para que, con un costo de 150 pesos, vayan a ver a sus maridos. Justicia a medias. Por eso, ahora ellas buscan a ese que creen, que sienten que es "el bueno" para la Presidencia.

Pero días aciagos se columbran. Por la tarde, rumbo a Zapopan, el cielo se va rasando con un enorme manto gris que avanza rápidamente. Una lluvia negra acompañada de viento se desploma de pronto sobre la concurrencia. Estoica, gran parte de la gente permanece ahí. López Obrador está más que conmovido: "¡Llueve, llueve, llueve y el pueblo no se mueve!", les grita desde el templete, en el mitin que no dura ni 10 minutos.

"Gracias, gracias! -les dice- ¡Amor con amor se paga, van a ser correspondidos!".



comentarios
0