aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tráfico de balas asedia al aeropuerto

Enrique Alvarado, Andrés M. Estrada y Alejandro Melgoza| El Universal
04:30Miércoles 18 de febrero de 2015
En maletas, radiograbadoras y hasta en un piano. De acuerdo con la PGR, los decomisos de cartuchos d

TRÁFICO HORMIGA. En maletas, radiograbadoras y hasta en un piano. De acuerdo con la PGR, los decomisos de cartuchos de armas crecieron 589% entre 2012 y 2014, mientras que el arresto de traficantes subió 466%, según la PF. (Foto: ARCHIVO. EL UNIVERSAL )

Proliferan incautaciones "hormiga" de cartuchos y armas, así como arrestos por portación en el AICM, de acuerdo con informes de la PGR y PF

periodismo.investigacion@eluniversal.com.mx

El ir y venir de miles de pasajeros en los largos pasillos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) hace que el abandono de cualquier maleta pase casi desapercibido. Y es que ante la prisa, presión, algarabía y arrebato que producen la toma o arribo de un vuelo, incluso un paquete con más de 600 cartuchos de diferentes calibres y 15 cargadores para armas largas es objeto de olvido, sin importar que en el mismo empaque se transporte un arma corta tipo escuadra, calibre .22.

Ese caso, investigado por la Procuraduría General de la República (PGR) en 2011 y asentado en una averiguación previa cuya copia tiene EL UNIVERSAL, es sólo uno de tantos. Por ejemplo, un año antes fue enviado desde Estados Unidos —vía paquetería postal— un piano que pudo ser un presente enviado por algún familiar o, en su defecto, tener como destino una escuela de música. Pero no fue así: los rayos X evidenciaron que dentro del piano había dos escopetas calibre .22 mm. 

Días antes, las mismas autoridades aeroportuarias aseguraron dos armas cortas tipo escuadra, una estaba oculta dentro de una radiograbadora, mientras que la otra fue envuelta en papel aluminio e introducida dentro de una tabla hueca de madera. Y las historias siguen, pues, de acuerdo con informes oficiales, se ha intentado introducir armamento y cartuchos ilegales al país, lo mismo en mochilas que en envoltorios de ropa. 

Datos proporcionados por la PGR, vía la Ley de Transparencia, revelan que las incautaciones de cartuchos de armas de fuego en el AICM se multiplicaron a un ritmo gradual en los últimos años; es decir, el tráfico hormiga ha venido creciendo, pues de los 318 decomisos registrados en 2012, se pasó a mil 699 en 2013, y a 2 mil 193 en 2014. Es decir, las incautaciones de cargadores de balas crecieron 589% entre 2012 y 2014. 

En entrevista con EL UNIVERSAL, Miriam Morales Sanhueza, presidenta de la organización Desarma México, dice que las cifras más altas de decomisos de cartuchos tienen que ver con “los picos de violencia”: 2009, 2011, 2013 y 2014, los cuales rebasan mínimo los mil cartuchos; además, explica, esa recuperación por parte de las autoridades hay que duplicarla, pues los informes oficiales son únicamente una muestra de que lo que en realidad se trafica. 

Cartuchos: un mercado más barato

De 2006 al primer día de 2015, fueron 9 mil 470 cartuchos de 35 calibres diferentes los que terminaron en manos de las autoridades; las municiones calibre .22 Long Rifle de origen estadounidense fueron las más constantes, con 2 mil 502 en los nueve años referidos, según la PGR.

—¿A qué se debe la cantidad elevada de cartuchos frente a las armas? —se le pregunta a la fundadora de Desarma México.

—Se debe a que los cartuchos entran con mayor profusión por circuitos diferentes a los de las armas; constituyen un mercado más barato, a pesar de que la adquisición de armas alcance precios bastante bajos por la cantidad de la oferta. El número está ligado a que por cada arma tiene que haber alrededor de 200 o 300 cartuchos, si no ésta se vuelve ineficaz. El poseedor del arma, además de usarla tiene que practicar con ella —comenta. 

Los números de la PGR también indican que en 2011 fueron mil 392 los cartuchos asegurados, en comparación con los 803 de 2010, y los 2 mil 674 de 2009, la cifra más alta de decomisos de cartuchos en el citado periodo, cuando la llamada “guerra contra el narco” iniciada por Felipe Calderón se encontraba en una de sus etapas más álgidas. 

La última cifra mencionada llama la atención, ya que es muy superior a los apenas 391 cartuchos incautados de 2006 a 2008, y que se dividen de la siguiente manera: 312 en 2006; 20 en 2007, y 59 en 2008. En otras palabras, en 2011 se contabilizó un alza de casi 584% en los aseguramientos de cartuchos, respecto a los tres años previos juntos. 

Cuestionada sobre las altas y bajas en las cifras oficiales, Morales Sanhueza considera que respecto a 2012 —año en el que se incautaron 318 cartuchos— la disminución en los números se debió “a razones políticas: hubo elecciones y cambio de gobierno”, toda vez que en 2013 se “rearticuló”, es decir, volvió a su tendencia ascendente. 

Armas y homicidios dolosos

Un total de 125 armas se confiscaron en el periodo que va de 2006 a enero de 2015 en el AICM, donde 94 fueron armas cortas, 12 largas y 11 no se especificaron, según la PGR. De éstas sobresalen los años 2009, 2010, 2013 y 2014, con 30, 25, 13 y 19, respectivamente.

En contraste, un informe de Desarma México, publicado en octubre de 2014 —con base en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)— indica que en 2009 hubo 8 mil 804 homicidios dolosos con armas de fuego; en 2010 fueron 12 mil 478; en 2013 se contabilizaron 9 mil 989, y hasta septiembre del año anterior iban 6 mil 550. No obstante, 2011 encabezó la lista, con 13 mil 27.

De acuerdo con el oficio, entre las armas incautadas destacan 18 ejemplares .9mm Luger o Parabelium; 16 de .22 Long Rifle; 11 de .9 mm, y nueve de .25 auto. También aparecen, en menor cantidad, la Black Hawk; Police Bulldog; Short Colt; .38 Especial; .357 Magnun; 9 mm .38 Super Auto; Frontier; Government; Llama Especial, y otros 79 calibres diferentes.

La versión de la PF

Pese a que la Policía Federal (PF) es la corporación de seguridad directamente vinculada con las incautaciones en el AICM, ésta sólo registró 4 mil 375 cartuchos de armas de fuego, frente a los más de 9 mil que arroja la PGR, además de no entregar datos de la procedencia y vuelos a este diario.

Dichas cantidades se desprenden de una tendencia al alza: 40 en 2007; 235 en 2008; 434 en 2009; nueve en 2010; 62 en 2011; 111 en 2012; mil 250 en 2013, y dos mil 234 en 2014. Eso significa que los decomisos de cartuchos de armas de fuego entre 2012 y 2014 se incrementaron en un total de mil 500%. Y si se contrasta con los años anteriores, 2014 fue el que tuvo más incautaciones por mes: enero (69), febrero (mil), abril (124), junio (685), julio (20), agosto (nueve), octubre (320) y noviembre (siete).

Por otra parte, en ese mismo periodo se aseguraron 57 armas cortas, cinco largas y ninguna granada de fragmentación. El año 2014 fue otra vez el más alto, con 16. Del primer tipo de artefacto destacan los calibres 9mm, 38mm y 25 mm; de los segundas, la AR-15, 0.22 L.R. y 12.

En torno a las detenciones llevadas a cabo en el AICM por intentar introducir armamento y municiones al país, la dependencia reportó seis en 2007; nueve en 2008 y 16 en 2009. No se registró ninguna en 2010; dos en 2011; tres en 2012; cuatro en 2013, y 17 en 2014, año con más aprehensiones por dicho delito. Según información de la PF, los arrestos por tráfico de armas y municiones aumentaron 466% entre 2012 y 2014.

“Desarmando” a México

“Nosotros tenemos que considerar muy seriamente qué ha llevado a tantos ciudadanos mexicanos a armarse, qué ha llevado a la gente que normalmente no rompería la ley a romperla”, reflexiona Morales Sanhueza para luego mencionar el principal objetivo de la organización que dirige: “Llamar a la población a que tome conciencia de la gravedad [de la posesión de armas]”.

Además, la presidenta de Desarma México señala que es importante “aplicar la ley a rajatabla”, donde la autoridad “actúe, registre y retire las armas de las manos de quien no debería tenerlas”. Eso sí, aclara, es importante tomar en cuenta la lectura de los contextos y abrir “un diálogo respetuoso que permita llegar a situaciones inclusivas”. Y contrasta: “Estamos en el peor de los escenarios posibles, pues tenemos una ley y el país ha firmado tratados muy restrictivos en cuanto a la tenencia y portación, así como una realidad donde cualquiera tiene un arma y es muy fácil conseguirla”.

Entre las actividades de Desarma México, comenta, están dos iniciativas: una demanda por el operativo Rápido y furioso, y otra por el ingreso ilegal de armas a México propiciado por una agencia estadounidense. “Nosotros no estamos demandando a Estados Unidos, sino pidiendo a la PGR que investigue a los funcionarios mexicanos involucrados, para que, por acción u omisión, se determine si permitieron el ingreso de armas ilegales al país”.


jram



comentarios
0