aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




PGR desmantela 33 bandas de lavado

Zorayda Gallegos y Silber Meza| El Universal
04:15Lunes 15 de junio de 2015
En 2007 fueron asegurados 205 millones de dlares en una residencia de las Lomas de Chapultepec, en

ANTECEDENTE. En 2007 fueron asegurados 205 millones de dólares en una residencia de las Lomas de Chapultepec, en el DF. El dueño era Zhenli Ye Gon, un ciudadano de origen chino nacionalizado mexicano, a quien autoridades señalaron de dirigir una red internacional de tráfico de drogas sintéticas. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

En 14 años, Felipe Calderón dio el mayor número de golpes, con 23 casos; con Vicente Fox fueron siete, y con Enrique Peña Nieto van tres

En los últimos 14 años se han desarticulado 33 organizaciones delictivas relacionadas con el lavado de dinero en el país, y se ha decomisado un total de 4 mil 628 millones de pesos; es decir, unos 330 millones de pesos anuales.La cifra se desprende de documentos entregados por la Procuraduría General de la República (PGR) a EL UNIVERSAL, vía transparencia, en los cuales se desglosa la cantidad de dinero asegurada, tanto en dólares como en pesos, ya que los decomisos suelen incluir ambas monedas y así se reporta.

En los datos otorgados por la dependencia se detalló que de 2001 a 2014 se han asegurado 350.9 millones de dólares y 540.2 millones de pesos mexicanos, que sumados dan 4 mil 628 millones de pesos. Para este cálculo se tomó en cuenta el tipo de cambio de cada año en mención.

Para Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas Puebla, la cantidad asegurada por las autoridades mexicanas es “irrisoria” tomando en cuenta las herramientas con las que el Legislativo ha dotado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y a la PGR para detectar movimientos ilícitos en el sistema financiero.

“Es un porcentaje muy bajo con respecto a lo que, se calcula, es la economía de la delincuencia organizada”, remarca el profesor.

Mientras que la SHCP calcula que el lavado de dinero es de 10 mil millones de dólares al año, según se documenta en el estudio Lavado de dinero en México: alcances y retos pendientes, del Instituto Belisario Domínguez del Senado, el subprocurador de Estados Unidos, Kenneth Blanco, reveló que las organizaciones criminales lavan 29 mil millones de dólares al año, casi tres veces más de lo que considera el gobierno de México.

Desglose por administraciones

Durante el sexenio de Vicente Fox Quesada la cifra de dinero incautado por lavado apenas alcanzó los 131 millones de dólares estadounidenses, mientas que durante el de Felipe Calderón se lograron 208.2 millones.

Respecto al aseguramiento de moneda nacional sucedió al revés: en el sexenio de Fox se aseguraron 272 millones de pesos mexicanos, mientras que en el gobierno de Calderón la cantidad se redujo a 245.6 millones.

Pero durante los dos primeros años del gobierno de Enrique Peña Nieto las cifras se vinieron abajo. La cantidad asegurada, tanto en dólares como en moneda nacional, ha sido muy inferior a lo que se incautó en el mismo periodo de Calderón, revelan las cifras de la PGR entregadas vía solicitudes de información. En 2007 y 2008 se aseguraron cerca de 40 millones de pesos y 89.1 millones de dólares, mientras que en 2013 y 2014 se confiscaron 22.6 millones de pesos y 11.6 millones de dólares.

Para Sánchez Lara, estos resultados muestran que en los dos primeros años de la actual administración el combate a la delincuencia organizada se relajó y trajo como consecuencia un fortalecimiento de organizaciones como el Cártel Jalisco Nueva Generación y pocos logros en la incautación de pesos mexicanos y dólares.

Los ‘golpes’

La PGR informó que en los últimos 14 años se han desarticulado 33 grupos delictivos dedicados al lavado de dinero.

El mayor golpe ocurrió en el sexenio de Calderón, cuando se desarticularon 23 bandas, mientras que en la gestión de Fox la cifra fue de siete grupos desintegrados. En la actual administración se han desmantelado tres.

Angélica Ortiz Dorantes, especialista en prevención de lavado de dinero, explica que estas organizaciones delictivas no necesariamente tienen que ver con grandes cárteles. Un ejemplo es la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Elba Esther Gordillo, quien fue procesada por este delito pero no se le ha comprobado que perteneciera a alguna organización criminal.

Además, según la experta, la caída en el decomiso no necesariamente indica una deficiente operación gubernamental. Al contrario, evidencia que tras la aprobación de la ley antilavado en 2013 hay mayores controles que generan una mejor prevención y por ende menos dinero decomisado. “El hecho de que incautemos más no nos debería llevar a pensar que tenemos mucho éxito. El combate al lavado empieza en la prevención, y si la prevención está funcionando, entonces nos trae como consecuencia que se decomise menos dinero”, afirma.

Blanqueo interrumpido

En el sexenio de Fox las organizaciones desarticuladas trabajaban para cárteles que operaban en ese entonces, como los Arellano Félix, los Carrillo Fuentes, los hermanos Amezcua, los Palma-Guzmán Loera, Osiel Cárdenas, Díaz Parada y los Valencia.

En ese sexenio se detuvo a 53 operadores financieros ligados a delitos de lavado, según el informe de labores de la PGR de 2006.

Entre los golpes más importantes estuvo la detención —el 18 de julio de 2001, en Tijuana, Baja California— de Ivonne Soto Vega, 'La Pantera', considerada la principal lavadora de dinero de los Arellano Félix. “Cuenta con diversos inmuebles que maneja a través de inmobiliarias, casas de cambio y otros negocios de los que se sirve para llevar a cabo sus actividades”, quedó asentado en el documento.

Además, Soto Vega mantenía una estrecha relación con los hermanos Arellano Félix y con sus esposas, a quienes acompañaba en sus diferentes viajes dentro y fuera del país.

Ese mismo año también fue mermada la organización de los Carrillo Fuentes. El 20 de abril de 2001, la autoridad judicial federal dictó sentencia contra Juan José Quintero Payán por delitos contra la salud. Era considerado uno de los operadores más importantes del cártel y había sido detenido en Guadalajara, Jalisco, el 30 de octubre de 1999, en cumplimiento a la orden de aprehensión que se le había dictado dentro del llamado “maxiproceso”, con el que se buscaba desmembrar a dicha organización.

La mano de los cárteles

Era noviembre de 2009, Calderón ejercía su tercer año de gobierno, cuando su administración estaba a punto de asentar un duro golpe a la red de financiamiento internacional del cártel de los Beltrán Leyva.

El 18 de ese mes fue detenido en el Aeropuerto de la Ciudad de México (AICM) por policías federales un trío de mexicanos que viajaba a Panamá con la intención de transportar fuertes cantidades de dólares estadounidenses. Llevaban cartas expedidas por empresas pantalla, creadas legalmente para aparentar una actividad lícita.

Al siguiente día, y en el mismo AICM, fue detenido otro hombre, pero éste regresaba de Panamá después de haber hecho una entrega de dinero en aquel país. Se le identificó como Francisco Javier Piñón Meléndez, quien dijo ser comerciante y vivir en Cuernavaca, Morelos.

Dos días después, el 20 de noviembre, fueron capturados cuatro panameños, entre ellos Ramón Ricardo Martinelli, ex diputado y primo del entonces presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, que también pretendían trasladar dinero a la capital panameña.

Estas detenciones, que se derivaron de un operativo realizado por policías federales y elementos de la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación de Moneda de la PGR, permitieron asegurar 409 mil 740 dólares americanos. Además, pusieron al descubierto la existencia de una red de transportistas de dólares americanos de México a Panamá, dinero que provenía de actividades relacionadas con el tráfico de drogas de los Beltrán Leyva, apenas un año y algunos meses después de haberse escindido del cártel de Sinaloa. Esta red contaba con el apoyo de dos policías federales adscritos al AICM, que también fueron detenidos.

Por este hecho se iniciaron cuatro averiguaciones previas y se giraron 12 órdenes de aprehensión, logrando cuatro sentencias condenatorias, informó la PGR en su respuesta.

En su sexto Informe de Gobierno, Calderón presumió este golpe como parte de los resultados de su Estrategia Nacional para la Prevención y el Combate al Lavado de Dinero y el Financiamiento al Terrorismo.

“Se logró desarticular una célula criminal de índole internacional, que transportaba recursos mediante documentos a nombre de empresas inexistentes (…) lo que representó un golpe a la organización criminal de los Beltrán Leyva, dando como resultado el aseguramiento de cuatro vehículos y 10.8 millones de pesos”, se expone en el documento.

Así como se desmanteló esta red vinculada a los Beltrán Leyva, durante 2009 se desarticularon nueve organizaciones más, siendo el año con el mayor golpe a estos grupos delictivos.

Otra de las organizaciones desarticuladas en el periodo del ex presidente Felipe Calderón fue la liderada por Zhenli Ye Gon.

En marzo de 2007, la PGR realiza un cateo en una casa de Las Lomas de Chapultepec. Decomisa más de 205 millones de dólares, armas y drogas. En septiembre de 2010 se consignó la averiguación previa por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, relativa a la organización criminal. Según la PGR, el grupo operaba “con recursos de procedencia ilícita dentro de territorio nacional y de éste hacia el extranjero”, bajo el amparo de personas morales y haciendo uso del sistema financiero.

Aunque no todas las organizaciones desarticuladas con Calderón pertenecían a algún cártel, la mayoría trabajaban para Los Zetas y los cárteles del Golfo, de los Beltrán Leyva, de Sinaloa, de Juárez y La Familia Michoacana.

Además, en 2012 se logró el mayor aseguramiento de dinero en moneda nacional, al incautarse 111.9 millones de pesos, mientras que en 2008 se lograron asegurar 71.6 millones de dólares, la mayor cantidad de moneda americana en el sexenio calderonista.

Enrique Peña Nieto, pocos resultados

El 9 de mayo de 2013, Alfonso Zamudio Quijada salía del fraccionamiento Ampliación Roma en Monclova, Coahuila, cuando fue detenido por personal de la Marina, y para identificarse les mostró una licencia de conducir falsa a nombre de Carlos Meléndez Ortega. Al hacer una revisión, los militares encontraron que el hombre llevaba una maleta con un AK-47, dos cargadores, 55 cartuchos, cocaína y 300 mil dólares, con los que intentó sobornar a los marinos.

El presunto delincuente fue trasladado a la ciudad de México, y al siguiente día, Eduardo Sánchez Hernández, subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación (Segob), detalló que se trataba del presunto operador financiero de Los Zetas y que su detención derivó de una denuncia anónima. Aunque el funcionario no lo mencionó, 'El Samurai' era parte de los 122 delincuentes considerados objetivos prioritarios de esta administración.

Como parte de los resultados en el combate al lavado, en su primer Informe de Gobierno Peña Nieto destacó la orden de captura que se giró en contra del presunto contador de Los Zetas.

También se presumió la aprehensión de Gordillo, como parte de las acciones realizadas por la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación de Moneda de la PGR. La líder del SNTE y “otros involucrados” fueron acusados de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada porque “desviaban y disponían de los recursos del sindicato para un fin distinto al destinado”.

En el informe se destacó la orden de aprehensión que dictó un Juez de Distrito en Tabasco en contra del ex gobernador de ese estado, Andrés Granier Melo, por el delito de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita en la Modalidad de Adquisición.

Balance: prevención poco eficiente

Tras analizar los datos obtenidos por EL UNIVERSAL, Gerardo Rodríguez Sánchez, experto en seguridad nacional, concluye que el gobierno mexicano está fallando en uno de los pilares —a nivel mundial— de combate a la delincuencia organizada, que es el lavado de dinero.

“Son cuatro grandes áreas que se deben atacar con la fuerza del Estado hacia las organizaciones delictivas de cualquier índole, uno es el tema del lavado de activos, y en ese sentido una de las cuatro patas de la mesa de la estrategia contra la delincuencia organizada claramente ha fallado en los últimos 15 años”, asevera.

Uno de los motivos por los que no se han logrado mayores resultados en el combate al lavado, es que las capacidades humanas y tecnológicas de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP son aún muy pequeñas como para poder detectar estas microestrategias de lavado de dinero en el sistema financiero.

“El gobierno federal no puede hacer toda la estrategia en ese sentido, lo que nos lleva a concluir que los gobiernos estatales no han hecho su parte”, agrega.

Para mejorar la prevención del lavado de dinero se necesita fortalecer las áreas de inteligencia de los gobiernos federal y local.

Angélica Ortiz, autora del libro El delito de lavado de dinero, considera que en materia de leyes antiblanqueo lo que falta es una profesionalización y medidas adecuadas que no llenen a la autoridad de información inútil.

“Hay dos maneras de matar una investigación: el exceso de información y la falta de información. Y las medidas de prevención de lavado de dinero en México generan exceso de información y, desde mi punto de vista, ese exceso hace que el sistema de prevención de lavado no sea tan eficiente como podría serlo”, dice.



comentarios
0