aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Embozados atacan Palacio de Gobierno de Guerrero

Alberto Morales y Vania Pigeonutt Enviado y corresponsal| El Universal
Domingo 09 de noviembre de 2014

Video. Los manifestantes reclaman al Estado mexicano la aparición con vida de los 43 normalistas víctimas de desaparición forzada desde el pasado 26 de septiembre

Embozados atacan Palacio de Gobierno de Guerrero

Por segunda ocasión en menos de un mes, un grupo de presuntos normalistas realizaron destrozos en oficinas del gobierno del estado. (Foto: JORGE RÍOS. EL UNIVERSAL )

Prenden fuego a por lo menos 20 vehículos. Mandatario llama a protestar sin afectar a terceros

[email protected]  

Chilpancingo, Gro.— La furia se desató por segunda ocasión contra el Palacio de Gobierno de Guerrero. Un grupo de presuntos normalistas embozados, con bidones de gasolina, palos, piedras y llaves de cruz prendieron fuego a por lo menos 20 vehículos e irrumpieron en las oficinas del gobierno del estado.

De acuerdo con autoridades de Protección Civil y municipales, los disturbios en las oficinas estatales dejaron saldo blanco, pero daños materiales al inmueble al cual el pasado 13 de octubre también normalistas y maestros de la CETEG lanzaron artefactos explosivos. Ese día, el edificio Tierra Caliente quedó en ruinas, ello para exigir la localización con vida de 43 estudiantes normalistas desaparecidos desde el 26 de septiembre.

Ayer al grito de “¡Ayotzi vive, vive, vive!”, los jóvenes quemaron camionetas de reparto de la empresa Bimbo en los tres accesos al Palacio de Gobierno, así como una patrulla de la Policía Federal (PF).

Mientras que otros presuntos normalistas lograron entrar por las puertas laterales, al usar las camionetas como ariete contra las rejas, para ingresar y comenzar con los disturbios sin que ninguna autoridad federal o estatal se los impidiera.

Incluso, los jóvenes llegaron manejando la patrulla de la PF y encendieron la sirena, lo que provocó que algunos normalistas corrieran, pero cuando se percataron de que eran estudiantes quienes la tripulaban arremetieron con piedras contra los cristales del inmueble.

Tras 45 minutos de disturbios en el Palacio de Gobierno de Guerrero, que alberga la mayoría de las oficinas del sector central, alumnos de Ayotzinapa regresaron a la Normal Rural.

Alfredo Cuenca, director de Protección Civil municipal, dijo que no hubo heridos, sólo el incendio de 10 vehículos oficiales y las camionetas de reparto de Bimbo. El funcionario descartó un incendio dentro de los edificios del complejo administrativo, donde se encuentran las oficinas del gobernador.

El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno (PRI), dijo que estarán muy atentos, pues seguramente los estudiantes intentarán vandalizar edificios públicos, comercios y camiones repartidores y tras los hechos dijo que la ciudad “está en calma”.

Por la mañana, un día después de que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó que los 43 normalistas fueron ejecutados por Guerreros Unidos, en la Normal el ambiente es de pesar. Los padres de familia lloran en silencio, no hay palabras, pero entre ellos se abrazan deseando que la pesadilla termine.

También hay rabia e indignación, pues aseguraron que en la reunión del viernes con el procurador no les mostraron ninguna fotografía o video de los detenidos, donde detallan las atrocidades que supuestamente habrían hecho con sus hijos: los asfixiaron, los quemaron, trituraron sus huesos y sus cenizas las arrojaron al río en el municipio de Cocula.

Mario González, padre de un normalista desaparecido, exigió que se acaben las hipótesis y la indolencia del gobierno federal hacia los padres de las víctimas.

“Ya basta de tanta ineptitud y tanto dolor que nos causa a nosotros como padres de familia, a nuestros hermanos, es justo que digan si no pueden, que se retiren, yo sé y confío en Dios que están vivos, ya nos los mataron muchas veces y faltan muchas que nos los van a matar, pero confiamos en Dios que están vivos”, señaló con la voz entrecortada el hombre, quien trabaja como soldador en Tlaxcala.

Desde temprana hora cientos de personas comenzaron a llegar a la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa como una muestra de solidaridad con los padres y los estudiantes.

Del transporte colectivo bajaban maestros, campesinos, pero también llegaron estudiantes de UNAM, UAM, IPN y UACM.

Desde el viernes por la noche una caravana de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) llegó a la escuela emblema de la lucha social de Guerrero, para llevar víveres, papel higiénico y agua embotellada que amontonaron en la cancha de basquetbol.

En Acapulco, el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega, exhortó a estudiantes, profesores y demás personas que se han manifestado en solidaridad por los normalistas a evitar afectar la economía del estado con las protestas. “Tengo fe en que vamos a armonizar, construir la paz y la gobernabilidad democrática”, añadió durante un acto público.

El mandatario estatal llamó a los manifestantes a no cometer actos que afecten a terceros, ya que infunden terror e inhiben la llegada de turistas.



comentarios
0