aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diciembre, temporada de alza en suicidios

Ruth Rodríguez| El Universal
Miércoles 24 de diciembre de 2014
Diciembre, temporada de alza en suicidios

CONTRASTE. De acuerdo con experta en siquiatría, en el país son las mujeres quienes más intentan quitarse la vida pero, en comparación con los hombres, son quienes menos logran su objetivo. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

En México, 4.9 personas por cada 100 mil habitantes intentan quitarse la vida. El grupo más afectado por este fenómeno es el de jóvenes de 15 a 24 años, alerta experta

[email protected]

Puede ser cualquiera, una modelo, un estudiante, secretaria, ama de casa, abogado, un jugador de futbol, alguien tímido o extrovertido, hombre o mujer, rico o pobre, el pensamiento suicida puede surgir. Pero hay un factor que se vuelve común en todo el mundo para que este fenómeno aparezca con más frecuencia: la temporada navideña y las festividades de fin de año.

Y México no es la excepción. Especialistas en la materia piden poner más atención en esta época y buscar ayuda en casos en los que se presenten cuadros agudos de tristeza y depresión.

De acuerdo con especialistas, en Navidad es cuando se incrementan los casos de depresión y como consecuencia de ello hay un repunte en las cifras de intentos y pensamientos suicidas.

Las tentativas de suicidio en México se han incrementado en los últimos 10 años. El grupo más afectado es el de los 15 a los 24 años de edad, en el que representa la tercera causa de muerte. Y los factores que más inciden entre quienes toman esta decisión están los problemas de salud, la violencia, el abuso del alcohol y las drogas, el estrés y la depresión.

María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, explica que se ha detectado que las mujeres son las que más intentan quitarse la vida, pero paradójicamente son quienes menos lo logran.

Los hombres tienen una tasa menor de incidencia en los intentos de suicidio, pero generalmente cuando lo intentan logran quitarse la vida, y lo hacen mediante ahorcamiento, consumo de sustancias tóxicas y supuestos accidentes que en realidad son acciones suicidas.

México tiene una tasa de tentativa de suicidios de 4.9 por cada 100 mil habitantes, que son similares a las que registran en Francia, Bélgica, Holanda y Sudáfrica, afirma Medina Mora.

En entrevista, la funcionaria explica que este porcentaje casi se ha duplicado en las últimas dos décadas: en 1990 era de 2.2 suicidios por cada 100 mil habitantes, lo cual “preocupa porque ninguna muerte debería de ocurrir”.

En suicidios consumados, indica la experta, México está entre las naciones del mundo con las tasas más bajas; no así con los intentos de suicidio, que se encuentra en niveles intermedios.

Medina Mora explica que “en 75% de los intentos de suicidio hay una enfermedad mental atrás, principalmente la depresión no tratada que nos lleva a un incremento importante de las tasas de suicidio”.

Desde su análisis, se debe trabajar para que haya una mejor cobertura de atención, pero sobre todo para luchar contra el estigma de que los jóvenes y los adultos mayores —que también forman parte de esta problemática— se acerquen a los servicios de salud.

México, recuerda, fue sede internacional este año del Informe mundial de prevención del suicidio, de la Organización Mundial de la Salud para las Américas, debido a las investigaciones que aquí se han realizado en torno al fenómeno.

Explica que el objetivo del reporte de la OMS es hacer más visible la importancia del suicidio, y que su prevención se convierta en tema de la agenda de salud y de la política pública de los países de la región de las Américas.

La directora general del instituto más importante de siquiatría en el país, señala que cifras de 2012 indican que hubo 5 mil 544 suicidios, principalmente en el grupo de edades de 15 y 24 años de edad, lo cual representa la tercera causa de muerte en este grupo poblacional.

Las tasas más altas de suicidio se ubican en el sur-sureste del país, en los estados de Tabasco, Quintana Roo, Yucatán y Campeche. Pero también en el norte y en el centro se registran en los estados de Aguascalientes, Colima, Jalisco, Sonora y Chihuahua.

Y los estados a nivel nacional que tienen un incremento más grande en tasas de suicidio son Aguascalientes, Distrito Federal y Jalisco.

Población más afectada

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el periodo 2000-2010 se detectó en México un incremento de hasta 42% de suicidios, en una población de cinco a 14 años de edad, y el trastorno se convirtió en la tercera causa de muerte en el país.

Reveló que los factores más comunes de suicidio en México son problemas económicos, depresión, problemas familiares, violencia conyugal y bullying.

Datos de la OMS reportan que cerca de un millón de personas en todo el orbe se quitan la vida cada año: casi 3 mil al día. Por cada 20 intentos, alguien lo consuma, y los jóvenes de entre 15 y 24 años son el sector más vulnerable.

El organismo refiere que el suicidio es la segunda causa de muerte en la población mundial de entre 10 y 24 años, y la tercera de los 15 a los 44 años.

Diferentes tipos de depresión

La depresión es una enfermedad que se diagnostica con cierta facilidad, sin embargo, para Francisco López Muñoz, director de la Escuela de Doctorado de la Universidad Camilo José Cela, de Madrid, hay que tener cuidado porque lamentablemente el tratamiento que se suele dar no siempre es el adecuado.

En su opinión, la depresión, dentro de los trastornos siquiátricos, es el segundo grupo en el que mayores tasas de suicidio se presentan, sólo superado por el trastorno bipolar, donde hay cuadros maniacos y depresivos, al grado de que el índice de suicidio por depresión es de 15%.

Señala que hay varios tipos de depresión, por ejemplo la Distimia, muy común, cuyos síntomas son leves pero de largos periodos, que se caracteriza por el bajo estado de ánimo y tristeza por tiempo prolongado. La persona que la padece puede estar irritable y suele ser muy difícil de tratar.

Otro tipo es el Trastorno por Depresión Mayor o común (TDM), en el que existe la pérdida de interés o placer, dificultad para contraer sueño, humor, cambios de peso, insomnio o hiperinsomnio, agitación o retardo sicomotor, fatiga, desvalorización [se culpan de todo], pérdida de capacidad de concentrarse, conductas indecisas y hasta llegar al suicidio.

En México, el TDM tiene una prevalencia a lo largo de la vida de 3.3%. Ocurre en cerca de 1.5% de la población adulta a lo largo de un año, y las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres en relación dos a uno.

López Muñoz considera que poeta o jugador de futbol, tímido o extrovertido, cualquier persona puede desarrollar depresión. La enfermedad es dos veces más común en mujeres que en hombres, pero es más frecuente que ellas busquen ayuda.

A menudo se observa por primera vez en la adolescencia o alrededor de los 20 años, pero un episodio puede aparecer a cualquier edad. Experiencias personales difíciles pueden desencadenar la depresión o desarrollarse a partir de la nada.

Hombres, menos comunicativos

Los hombres pueden no percibir su depresión, por lo que es probable que sus seres queridos e incluso su médico no reconozcan su situación, ya que los varones son menos propensos que las mujeres a hablar de sus sentimientos y a simple vista algunos no parecen tristes o deprimidos.

Es más común que estén irritables, enojados o inquietos. Incluso pueden atacar a otros. Algunos tratan de hacer frente a la depresión a través de la conducta imprudente, ingerir bebidas alcohólicas o consumir drogas.

En las profundidades de la depresión la gente puede pensar que no hay esperanza de una vida mejor. Esta desesperación es parte de la enfermedad, no una realidad, afirma López Muñoz. Con tratamiento, comenta la experta, el pensamiento positivo reemplaza gradualmente las ideas negativas.

“Sueño y el apetito mejoran a menudo como los ascensores del estado de ánimo deprimido. Y las personas que han visto a un consejero de sicoterapia pueden ser equipados con las mejores estrategias para hacer frente a las tensiones de la vida que pueden ayudarle a mejorar”, asegura.

Estudios recientes demuestran que practicar algún deporte de forma regular y de intensidad moderada puede mejorar los síntomas de depresión leve y moderada. Realizar algún ejercicio con un grupo o con un buen amigo añade apoyo social, otro estimulante del buen humor.



comentarios
0