aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alertan de aumento de cáncer mamario

Textos: Ruth Rodríguez| El Universal
Sábado 19 de octubre de 2013
Alertan de aumento de cncer mamario

. (Foto: )

Se detecta en etapas tardías 70% de casos, lamenta Ssa

[email protected]

El cáncer de mama va en aumento en México, a pesar de las campañas y programas de prevención. Cada 45 minutos, se diagnostica a una mujer con este padecimiento y cada 90 minutos una de ellas pierde la vida por esta enfermedad.

En la última década, de acuerdo con reportes del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, la mortalidad por cáncer de mama aumentó 46%.

Al celebrarse el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, para los especialistas y representantes de organizaciones civiles, los principales barreras que contribuyen a que este problema no se resuelva son, entre otros:

La falta de acceso a la detección especialmente para las mujeres más pobres; la carencia de servicios de calidad, el estigma, el machismo y la ausencia de información sobre lo que es esta enfermedad.

El número de defunciones por cáncer de mama se incrementó entre los años 2000 y 2010, al pasar de 3 mil 432 a 5 mil 044 en el 2010. En el año 2000 la tasa de defunciones por cáncer de mama era de 14.6 por cada 100 mil mujeres vivas de 15 años y más, mientras que para el 2013 está tasa es de 16.6.

De acuerdo con cifras oficiales, cada año se diagnostican más de 14 mil mujeres con cáncer de mama y mueren alrededor de 5 mil 200, es decir, más de 14 mujeres cada día.

Desde su análisis, Pablo Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Ssa, considera que “este aumento de casos de cáncer, se debe en parte a que al mejorar la esperanza de vida de la población, ésta es más proclive a enfermedades crónicas no trasmisibles, sumado a estilos de vida que conllevan a tener más riesgos de adquirir un cáncer”.

Otro argumento, dice, es que las mujeres no están llegando a los servicios de salud, “y muchas veces no porque no tengan acceso, sino porque simplemente no van”, subraya.

Kuri agrega que 70% de los casos se detecta en etapas tardías, cuando el tumor ya se diseminó a otros órganos.

Por eso, afirma, hay que fomentar en la mujer, que a partir de los 40 años de edad, se haga su tamizaje vía anual —como está determinado en la Norma Oficial Mexicana— para detectar un cáncer, que es curable cuando se atiende a tiempo.

Si bien México ha avanzado en la cobertura de detección del cáncer de mama (21.6%), todavía los porcentajes son bajos si se compara con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, que se ubican en 70%.

Felicia Knaul, presidenta fundadora de la asociación civil Tómatelo a Pecho, lamenta que en nuestro país la mayor parte de los casos de cáncer de mama son diagnosticados en etapas avanzadas cuando ya no hay posibilidad de curación.

Con detección temprana y tratamiento adecuado, la probabilidad de sobrevivir el cáncer de mama alcanza 98%.

La especialista comenta que de acuerdo con estadísticas del 2012, sólo una de cada cinco mujeres entre los 40 a los 69 años de edad reportaron revisión clínica y mamografía, lo que indica que en México existe una baja cultura de la prevención sobre este tema.

Segunda causa de muerte

Alerta que el cáncer de mama es la segunda causa de muerte en mujeres de 30 a 54 años de edad, por debajo de la diabetes.

Para Felicia Knaul, quien también es una sobreviviente del cáncer de mama, se requiere de un plan nacional de cáncer, donde no sólo se cuente con un registro nacional, sino también con acciones puntuales para cada segmento poblacional.

Y es que para la investigadora, se requiere de una política especial para prevenir el cáncer de mama en mujeres jóvenes, que es donde se están incrementando los casos.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Salud Global del Instituto Nacional de Salud Pública, la incidencia de cáncer de mama en América Latina (donde México también fue estudiado) está creciendo a una tasa dos veces mayor que la presentada en Estados Unidos y Canadá.

En tanto, las pacientes de la región son más jóvenes que las canadienses y estadounidenses, con entre 20 y 38% de los casos detectados en mujeres de entre 20 y 44 años contra sólo 13% en Estados Unidos y Canadá.

Para Felicia Knaul, los programas y campañas de prevención han funcionado, pero no se ha podido llegar a todas las entidades del país.

“Se requiere de mejorar la información que tienen las mujeres sobre esta enfermedad”, afirma.

Desde su reflexión, hay muchas mujeres que tienen miedo de tocarse, de explorarse y no acuden al médico.

En ese mismo sentido, María Antonieta Crestani Torres, presidenta de la organización civil Grupo Reto, coincide con Felicia Knaul, en que todavía hay muchas barreras que vencer principalmente generadas por la misma mujer.

La mujer de hoy, dice la activista quien sufrió cáncer de mama hace 40 años, cuenta con más información sobre esta enfermedad, pero desafortunadamente sigue llegando tarde al médico, “cuando su tumor se encuentra en las últimas fases”.

Considera que son las zonas rurales e indígenas donde esta información no ha permeado en las mujeres y prueba de ello es que todavía hay muchas que les da vergüenza que un médico las examine.

En otros casos, agrega, son los esposos los que no permiten que el médico toque a sus mujeres.

A pesar de estos obstáculos, afirma que ha sido una gran bendición el Seguro Popular, pues desde el 2007 da protección a todas las mujeres con cáncer de mama que no pueden pagar sus tratamientos.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, un tratamiento para cáncer de mama oscila entre los 70 mil a los 250 mil pesos mensuales por paciente.

Compromiso preventivo

La meta —subraya María Antonieta Crestani Torres— es que haya un mayor compromiso por parte de las asociaciones e instituciones por promover la prevención del cáncer de mama, y que no solamente sea en el mes de octubre que es cuando se celebra esta fecha.

Asegura que mientras más oportuna sea la detección más posibilidad hay de tratamiento.

Por ello, recomienda a las mujeres explorar sus senos una vez al mes, de preferencia cinco días después de la menstruación, así como acudir al médico al notar cualquier cambio.

“Entre más oportuna sea la detección hay más posibilidades de tratamiento y también se reduce el riesgo de una mastectomía radical, es decir, extirpar uno o ambos senos, incluyendo parte del músculo y los ganglios linfáticos de las axilas”, comenta.

Para los especialistas y organizaciones civiles, el gran reto es la detección temprana.



comentarios
0