aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Entrevista "Labor del periodista es informar, no activismo"

Nurit Martínez| El Universal
Miércoles 30 de octubre de 2013
<b>Entrevista</b>

OPINIÓN. La tecnología ha hecho todo demasiado fácil, un joven podría presumir saber tantas cosas cuando en realidad no las ha experimentado en vida propia, en carne propia”. (Foto: RAMÓN ROMERO EL UNIVERSAL )


[email protected]

En algunas regiones de México no hay periodismo, y por ende, no existe en ellas, una democracia, asegura el experimentado periodista estadounidese Jon Lee Anderson.

En su participación en el seminario internacional “El estado del periodismo y de los medios”, Lee Andreson, quien forma parte del equipo de la revista The New Yorker, hace una reflexión sobre la labor y los desafios que las nuevas tecnologías presentan para los profesionales de la información.

Que alguien tenga un teléfono inteligente no lo convierte en un reportero como muchos creen, afirma.

Para él la crónica, el periodismo narrativo o de investigación, “es la madre patria de la comunicación”, porque de ella salen todas las formas de periodismo.

Al concluir su participación en seminario, un grupo de universitarios se acercó a él tras bambalinas en el Museo Interactivo de Economía y ante la diversidad de inquietudes ratifica su escepticismo frente a quienes se dicen periodistas ciudadanos.

“La función del periodista es informar no el activismo”, les lanza.

Les plantea que el mayor reto para los jóvenes será adquirir experiencia a través de ser testigos de las cosas. “Hasta que lo hueles, hasta que vas a los lugares se obtiene el bagaje, porque son los sentidos los que proveen lo esencial. Apelaría a salir y a conocer (la calle)”, les propone.

Tiene una agenda llena de reuniones y pide que la entrevista se haga mientras camina para llegar a su próxima cita.

¿Cuál es hoy el mayor desafío de un periodista?

Ser riguroso, salir a la calle, reportear de verdad, vivir la vida son de las cosas más apremiantes y quizá sea lo más inalcanzable y lo más difícil. Hasta cierto punto la tecnología ha hecho todo demasiado fácil, un joven podría presumir saber tantas cosas cuando en realidad no las ha experimentado en vida propia, en carne propia.

El mayor riesgo es salir de la arrogancia de la sociedad de consumo que lo sabe todo, porque tiene cosas. Es decir, tener algo no es una virtud. Tener esto (muestra su teléfono) en la mano no te hace más inteligente, esto lleva a la inteligencia, tú eres un operador. El mayor reto es eso, (adquirir) la experiencia propia”.

¿Cual es su opinión entre quienes plantean que la información debe ser portátil, que llegue a celulares en textos cortos y otra corriente que demanda textos de largo alcance?

No es para todo el mundo. No quiere decir que el periodismo de largo alcance va a desaparecer, nunca ha habido mucho, es decir, lo que pasa es que los pocos medios que se han dedicado a eso han estado en jaque, pero a la misma vez la creación de nuevos medios, aunque con pocos recursos, suplen la necesidad y deseo de sociedades de tener ese tipo de periodismo. Hace 15 años no había ningún solo medio en América Latina que publicara crónicas y perfiles de largo alcance de calidad, hoy en día hay más de 20.

Jon Lee, habla de las redes sociales y de su relación con el periodismo.

El Twitter es un elemento del periodismo. Hay una tendencia hacia lo corto, lo abreviado, lo telegráfico, pero siempre habrá gente interesada en leer a profundidad, aunque no sean las grandes masas y esas historias serán contadas e inspirarán a otros.

Decía que tener un teléfono inteligente no vuelve a una persona periodista, pero sí es una vía de sobrevivencia para el reportero. En el día a día, ¿cómo enfrenta ese reto Jon Lee?

Uno es rinoceronte y otro es elefante, no creo que uno reemplace al otro. Yo sí hago mis crónicas largas, además tuiteo, tengo Facebook y hago blogs en internet. Hasta ahora he podido balancearlo. El malabarismo no es fácil, pero se puede hacer... Hay que hacer malabares más que nunca, estamos en eso todos.

México está entre los países de mayor riesgo para ejercer el periodismo, ¿qué les falta a los periodistas para enfrentar esas amenazas?

El internet nos ofrece herramientas para organizarnos, para comunicarnos y estar atentos a la cosas, quizá crear alianzas. Los periodistas necesitan alianzas tanto como otros sectores de la sociedad.

El problema con México, y lo digo con cariño y respeto, es que como Estado moderno desde la Revolución, nunca ha creado un Estado pleno de derecho. Siempre ha habido un aspecto ilegítimo del poder en México. Por eso los mexicanos creen tantas maldades de sus gobernantes, a veces con razón, pero el poder no ha de ser nefasto. El poder no es en sí nefasto, ni ha de serlo.

A mí me gustaría ver que los mexicanos logran una relación con el poder en donde son partícipes y donde no ven al que tiene el poder como el rey azteca que destripa a la gente en una pirámide.

Opina que mientras esa relación no cambie se tendrá la misma conversación, y “muchos de los periodistas van a ser mensajeros de uno u otro grupo de poder dentro de la sociedad”.

Tener mejor periodismo ayuda a consolidar la democracia, se afirma, ¿cuál es su opinión de México?

El flujo de la información ayuda a la democracia, es un aspecto esencial. Si no tuviéramos una prensa libre y saludable no tendríamos sociedades democráticas. Ninguna democracia es perfecta, pero sí estaría en riesgo de desaparecer si no hubiera... tal es así que en partes en México. No hay periodismo y por ende tampoco democracia.



comentarios
0