aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Nuevo diálogo AL-Washington

Luis Guillermo Forero C. El Tiempo/GDA| El Universal
Viernes 13 de abril de 2012
Nuevo dilogo AL-Washington

. (Foto: YOMAIRA GRANDETT EL TIEMPO/GDA )

Los jefes de Estado y de gobierno de los países del continente debaten una agenda que incluye replantear la lucha contra el narcótráfico y el fin de la exclusión de Cuba del sistema interamericano

La de Cartagena puede ser, para América Latina, la cumbre del “destete” de Estados Unidos. Mañana y el domingo los mandatarios de la región debatirán políticas de integración y desarrollo regional, pero también pondrán sobre la mesa temas que durante décadas han sido ‘tabú’ en el diálogo con Washington, como el replanteamiento de la lucha contra las drogas y la participación de Cuba en la política del hemisferio.

La fuerza con la que estos dos temas se tomaron la agenda del evento demostró, por sí misma, el peso político que ha venido adquiriendo la región, jalonada por el ascenso de bloques regionales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y por un rol cada vez más relevante de países como Brasil, hoy la sexta economía del mundo.

Colombia, México y los países de Centroamérica impulsarán un debate que necesariamente abordará el fracaso de la lucha antidrogas impuesta por Washington desde hace cuatro décadas, basada en la represión. Todas las opciones estarán abiertas, desde la legalización hasta el endurecimiento de penas por los delitos de tráfico y producción de drogas ilícitas. No será un debate nuevo para la región. América Latina ha sufrido como ninguna otra las consecuencias de este flagelo y ha sido de aquí de donde han surgido las propuestas más atrevidas para hacer frente al fenómeno. Los ex presidentes de Colombia, César Gaviria; Brasil, Fernando Henrique Cardoso; y México, Ernesto Zedillo, son reconocidos en el mundo como líderes en el debate por hallar respuestas más adecuadas al problema. Inclusive han hablado de “legalizar” algunas drogas y de atacar de manera más efectiva el negocio.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, fue el primero de los mandatarios en ejercicio en declararse abierto a acoger cualquier respuesta al problema, siempre y cuando sea el resultado de un consenso internacional. Recientemente se mostró de acuerdo con “la legalización” si es una decisión mayoritaria de las naciones del mundo.

La metodología que se empleará en la cumbre para examinar el tema será la de un análisis sobre ventajas y desventajas de cada escenario posible. Las conclusiones y consensos a los que lleguen los mandatarios alimentarán el trabajo de un grupo de seguimiento que irá más allá del encuentro de Cartagena. De esta Cumbre de las Américas no saldrá la solución al flagelo del narcotráfico. Pero sí sembrará la semilla, liderando un debate global que seguramente estará a la orden del día en septiembre, durante la Asamblea General de la ONU. A esto se suma que EU, a pesar de su oposición a la despenalización y la legalización, haya aceptado discutir el tema, lo que es una ganancia política para la región.

Cuba y los otros temas

Esta también sería la última Cumbre de las Américas en la que Cuba no esté presente. No sólo los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), sino Argentina, Brasil, Colombia y Perú, entre otros, se pronunciarán sobre la necesidad incorporar a la isla a este foro hemisférico.

El mandatario estadounidense Barack Obama estará “maniatado” electoralmente para variar la posición de Washington respecto a La Habana. Pero el deseo de que Cuba esté presente es un propósito unánime que va a jalonar procesos más allá de la cita de Cartagena y que marcarán un antes y un después en la dinámica política continental. La VI Cumbre de las Américas tiene, además, el reto de mostrar a los habitantes de la región que este tipo de eventos puede trascender lo retórico.

Si los mandatarios reunidos en Cartagena acogen las recomendaciones de los grupos de trabajo para adoptar como política pública en el hemisferio la necesidad de mejorar la seguridad ciudadana, el continente podrá mostrar al mundo un avance significativo en este campo. La integración física en el frente energético y de transporte, así como el impulso de la conectividad formarán parte de los compromisos a poner en marcha. En otros temas de la agenda, como atención de la pobreza y prevención de catástrofes, se esperan directrices claras. Los 34 presidentes de América que llegarán a Cartagena se encontrarán con un continente con menos tensiones políticas que el que vio pasar la cumbre de 2009, celebrada en Trinidad y Tobago. Para hacer la diferencia con respecto a otras cumbres, los mandatarios tienen que adoptar mandatos muy concretos que se hagan realidad, medibles y financiables, en temas muy sensibles.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0