aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los republicanos doblegan a Obama

J. Jaime Hernández Corresponsal| El Universal
Jueves 01 de septiembre de 2011
Los republicanos doblegan a Obama

WASHINGTON. Obama, durante un evento en La Rosaleda de la Casa Blanca, ayer. (Foto: SHAWN THEW EFE )

Lo obligan a cambiar fecha de mensaje, que se empalmaba con debate electoral

WASHINGTON.— En una decisión sin precedentes que ha tomado por sorpresa a la Casa Blanca, el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, negó ayer al presidente estadounidense, Barack Obama, la posibilidad de dirigirse a la nación desde un pleno del Congreso para presentar su ambicioso plan sobre empleo el próximo 7 de septiembre.

Poco después, la Casa Blanca anunció que Obama posponía su discurso al 8 de septiembre. El desaire del líder republicano, quien ha esgrimido como argumento “problemas de agenda”, representa un duro revés para la presidencia de Obama y confirma sobre los hechos la impresión, cada vez más extendida entre la opinión pública, de que el presidente y los líderes republicanos en el Congreso son incapaces de ponerse de acuerdo sobre casi nada.

Con el cambio de fecha, el mensaje de Obama coincidirá con la inauguración de la temporada de la NFL, una situación que la Casa Blanca quería evitar.

Obama había solicitado al Congreso convocar a una sesión extraordinaria conjunta para el miércoles para exponer sus propuestas de fomento al empleo. En una carta dirigida a Boehner y al líder del Senado, el demócrata Harry Reid, el mandatario dijo que en la sesión presentará una serie de planes “bipartidistas que el Congreso puede adoptar de inmediato para seguir reconstruyendo la economía estadounidense”.

En la misiva, subrayó que tanto los demócratas como los republicanos tienen la “responsabilidad de encontrar soluciones bipartidistas para ayudar a crecer la economía. Y si estamos dispuestos a anteponer el país ante el partido, confío en que podremos hacerlo”.

Sin embargo, el mandatario escogió para dar su discurso el mismo día, y la misma hora, en que los aspirantes republicanos a la presidencia celebrarán un debate, lo que para algunos no fue sino un intento por eclipsar este evento electoral, que se celebrará en la biblioteca Ronald Reagan en Simi Valley, California, y que marcará la entrada en escena del gobernador de Texas, Rick Perry, actual favorito para obtener la nominación de su partido.

La respuesta de Boehner no se hizo esperar. “Respetuosamente le invito a dirigirse a una sesión conjunta del Congreso el jueves 8 de septiembre en la Cámara de Representantes”, dijo, aludiendo a “impedimentos logísticos” que no permiten acceder a la petición presidencial en la fecha prevista por la Casa Blanca.

“Es mi recomendación que celebre su discurso la noche siguiente”, indicó Boehner, quien se refirió al complejo proceso que implica preparar la logística de una visita presidencial en sesión plenaria. “Como usted sabe tanto la Cámara de Representantes como el Senado requieren adoptar una resolución concurrente para convocar una sesión plenaria y para recibir al presidente”, insistió Boehner al señalar que la Cámara Baja no estará en sesión sino hasta el 7 de septiembre, precisamente el día solicitado por Obama para dirigirse al Congreso.

La decisión de Boehner le negó la posibilidad a Obama de dirigirse a la nación en una fecha anunciada poco antes y de forma pública ante distintos grupos y organizaciones sindicales. Por regla general, la Casa Blanca y el Congreso negocian en privado la fecha más apropiada para este tipo de comparecencias antes de hacerlas públicas. Si hay alguna objeción, se discute y se resuelve de forma privada. La Cámara Baja, dominada por los republicanos, y el Senado, controlado por los demócratas, deben aprobar una resolución conjunta para que el Congreso se reúna para el discurso de Obama.

El mensaje de Obama sobre el empleo es considerado como la piedra de toque de su campaña a la reelección. Y aunque la Casa Blanca no había confirmado ayer a última hora su intención de cambiar de fecha, la negativa de Boehner reduce considerablemente las posibilidades del mandatario de dar su discurso ese día.

Ayer mismo, Richard Trumka, presidente del sindicato AFL-CIO, el mayor de EU, con 12 millones de afiliados, llamó a Obama para ofrecerle un ambicioso plan de empleo y dijo que los sindicatos estarían analizando su plan mientras deciden si apoyarán su candidatura a la reelección en el 2012. “Este es un momento para ser audaz. Y este es un momento en el cual los trabajadores van a juzgar a sus líderes”, dijo.

Antes de que se anunciara que Obama posponía el mensaje, los productores de la cadena NBC encargados de la transmisión del debate republicano veían la posibilidad de ajustar los horarios para evitar que se empalmara con la comparecencia del presidente ante el Congreso. (Con información de agencias)



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0