aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




EU gana a Rusia en canje de espías

J. Jaime Hernández Corresponsal| El Universal
Sábado 10 de julio de 2010
Entrega a 10 agentes “incompetentes” por cuatro de alto rendimiento

WASHINGTON.— “El intercambio de espías se consumó con éxito”, confirmó, en una escueta declaración, el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Pero mientras que Washington entregó a 10 espías “durmientes”, que nunca lograron penetrar los círculos del poder, ni supusieron una inminente amenaza a la seguridad nacional, Moscú entregó a cuatro agentes de “alto valor”.

En un incidente sin precedentes desde el fin de la Guerra Fría, los 10 espías eran canjeados en el aeropuerto austríaco de Viena por otros 4 espías, que ayer mismo llegaron a Estados Unidos.

Entre ellos, los ex coroneles Sergei Skripal y Alexander Zaporozhsky, dos agentes del servicio militar de inteligencia ruso SVR, quienes habían sido sentenciados a 13 y 18 años de prisión, respectivamente, por haber trabajado como dobles agentes al servicio de EU.

Los otros dos son Igor V. Sutyagin, un reputado científico acusado de vender alta tecnología de submarinos a Estados Unidos y el Reino Unido, y Gennadi Vasilenko, un ex agente del KGB que habría trabajado al servicio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

A cambio, la administración Obama se deshizo de 10 espías que hoy son la burla de la comunidad internacional de inteligencia, entre ellos Anna Chapman, una pelirroja despampanante que, a pesar de su belleza y glamour, no ha estado a la altura de antiheroínas como las que retratan las películas de James Bond. La única que encajaría en el patrón de una espía avezada es la periodista Vicky Peláez, quien ahora vivirá un exilio con cargo al erario ruso.

El carácter desigual de la transacción ha servido de caldo de cultivo a las burlas y críticas que le han llovido al presidente ruso, Dmitri Medvedev, quien indultó a cuatro traidores de alto valor a cambio de una banda de inútiles que disfrutaban del American way of life sin ofrecer ningún tipo de contraprestación estratégica para los servicios de inteligencia.

“Es como si unos niños de kínder hubieran decidido incursionar en el mundo del espionaje internacional”, criticó sin contemplaciones Viktor Cherkashin, el legendario agente de la KGB que consiguió reclutar a Aldrich Ames y Robert Hanssen, los dos agentes de la CIA descubiertos y detenidos en 1994 y 2001 respectivamente y que todavía hoy simbolizan la peor traición a la patria en Estados Unidos. “Este no es el servicio de inteligencia que yo conocí”, aseguró indignado Cherkashin, hoy un próspero consultor de seguridad en Moscú.

En cambio, en el Departamento de Justicia y la Casa Blanca cundía una sensación de placidez y satisfacción. El fiscal general, Eric Holder, aseguró ayer que con esta operación Estados Unidos había conseguido irrumpir en una organización que se había incrustado en el seno de la sociedad estadounidense:

“Este ha sido un caso extraordinario que ha demandado años de trabajo de agentes federales y abogados y que se ha resuelto de la forma más satisfactoria para EU”, aseguró Holder, al reconocer sin embargo que ninguno de los detenidos consiguió hacerse o transmitir información sensible o clasificada a los servicios de inteligencia rusos, los grandes perdedores de este canje que sólo ha buscado mantener a toda costa el ambiente de conciliación y entendimiento que hoy flota entre las dos potencias.

Según un alto funcionario que pidió el anonimato, la idea del intercambio se presentó en Washington a Obama, hace casi un mes, cuando funcionarios de la CIA y de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) informaron al presidente de la existencia de la red de espionaje —a la que llevaban casi una década dando seguimiento— y le alertaron de que había llegado el momento de comenzar a planear los arrestos, pues al menos dos de los “topos” planeaban abandonar el país. Se evaluaron los cargos que se podrían presentar contra los espías, así como el impacto que las detenciones podrían tener en las relaciones entre Washington y Moscú. Fue entonces cuando se pensó en la posibilidad de buscar el intercambio. (Con información de agencias)

 

 

 

 

 

 

 

 



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0