aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Centroamérica es puente de ilegales

José Meléndez • Corresponsal| El Universal
Martes 20 de octubre de 2009
Centroamrica es puente de ilegales

NICARAGUA. Un grupo de migrantes chinos ilegales es detenido por la policía para su deportación. (Foto: ESPECIAL/ EL UNIVERSAL )

A la región llegan cada vez más migrantes africanos y asiáticos, traficados por bandas chinas y colombianas, con rumbo a EU

SAN JOSÉ.— Mafias chinas y colombianas aliadas a “coyotes” centroamericanos ampliaron el millonario negocio del ilegal tráfico masivo de personas que buscan llegar por tierra a Estados Unidos y Canadá, vía México, y convirtieron a Centroamérica en pasadizo de africanos y asiáticos— y no sólo latinoamericanos y caribeños, que enfrentan una peligrosa travesía con desenlace incierto, tras pagar grandes cantidades de dinero.

El fenómeno podría abrir un trillo a la infiltración del terrorismo internacional, por el ingreso ilegal de musulmanes fundamentalistas africanos, consideró la directora del Servicio de Migración de Panamá, María Cristina González. “Muchas personas vienen huyéndole a la guerra pero hay quienes han cometido delitos en sus países y nosotros no podemos prestarnos a colaborar con el terrorismo internacional”, alertó.

“Muchas de estas personas son extremistas fundamentalistas y tienen costumbres, idiomas y religión distintos y nosotros estamos acostumbrados a vivir en paz y armonía en Panamá. Esto se nos puede convertir en un problema de seguridad nacional”, recalcó.

Los africanos viajan en avión de Sudáfrica a Brasil y por tierra a Colombia, Centroamérica y México, para que penetren a Estados Unidos y Canadá. Por el control en Costa Rica y Panamá, las rutas cambian y a veces son trasladados por mar desde los puertos colombianos de Barranquilla y Cartagena, sobre el Caribe, hacia Nicaragua u Honduras, para que ingresen a Belice y de allí a México, Estados Unidos y Canadá. El cobro mínimo por cada migrante ilegal supera los 7 mil dólares.

En Nicaragua y Honduras “tienen redes sociales que les apoyan y les colaboran en el trayecto, y en el caso de población negra en Belice no llamarían la atención”, narró Mario Zamora, director del Departamento de Migración y Extranjería de Costa Rica. Ya en Belice, “procuran el cruce a México”, afirmó Zamora, en una entrevista con EL UNIVERSAL.

“El fenómeno prosigue”, agregó. “Por información que hemos logrado recabar, sabemos que hay unas dos mil personas de origen africano entre Colombia y el sur de Centroamérica, lo que demuestra que las detenciones han sido mínimas en comparación a estas informaciones que nos han sido suministradas”, subrayó.

Cerca de 275 africanos y asiáticos están retenidos en albergues migratorios de Centroamérica, a la espera de ser deportados o de que se acepten sus peticiones de refugio, pero la cifra puede ser superior porque tampoco hay registro oficial preciso. Del total, en su mayoría son oriundos de Guinea Ecuatorial, Eritrea, Etiopía, Ghana y Somalia, pero hay también incluidos ciudadanos de Afganistán, Nepal y Bangladesh que entraron como parte de la red “africana”.

El fenómeno empezó a ser detectado en 2008 y las bases clave del contrabando operaron en Costa Rica y Panamá.

En agosto de este año, la policía migratoria costarricense asestó un fuerte golpe a la cadena y capturó a tres colombianos que intentaban que un numeroso grupo de africanos desembarcara en el puerto costarricense de Limón y están acusados de tráfico internacional de personas.

Zamora explicó que una de las causas por las que se trafica africanos y asiáticos por América Latina es que Europa reforzó el control migratorio y de seguridad, lo que elevó el precio que cobran los contrabandistas por llevar a sus clientes a algún país europeo. Los traficantes están buscando nuevas rutas y destinos, puntualizó.

En el caso de los chinos, la estructura es controlada por una mafia china que es conocida como “Dragón Rojo” y que cobra hasta unos 60 mil dólares por persona para trasladarla de Hong Kong a París y Bogotá por avión y luego se escogen diversas opciones para tratar de llegar a EU.

En uno de los trayectos usados por los traficantes, de Colombia se les conduce por tierra al Tapón del Darién, en el oriente de Panamá, y de allí en transbordador marítimo a la capital panameña para que continúen por tierra por el resto del istmo a México.

Una modalidad de tráfico es ocultar a los chinos en buques que zarpan de puertos panameños a Estados Unidos. En otras ocasiones, los chinos son transportados por tierra a Panamá y luego en barco a Guatemala para que penetren a México y sigan hacia Estados Unidos. Una de las rutas detectadas es la que les traslada a Ecuador, y desde el puerto de Guayaquil se les envía a Guatemala para que continúen el viaje hacia el norte, por suelo mexicano, según fuentes migratorias costarricenses.

Pero también se usa el trayecto marítimo de Colombia a puertos de Nicaragua y Honduras en el Caribe, desde donde son reenviados por tierra a Belice, Guatemala y México.

Fuentes costarricenses confirmaron que la mafia china ha amenazado de muerte a autoridades migratorias por desbaratar operaciones de contrabando. Al advertir de la peligrosidad del Dragón Rojo, fuentes judiciales panameñas advirtieron que es difícil de infiltrar, ya que las comunidades chinas “son muy reservadas”, por cultura y por temor a sufrir secuestro y extorsión de las bandas.

 

 



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0