aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Van demócratas por cambios en el TLCAN

J. Jaime HernándezCorresponsal| El Universal
Miércoles 20 de agosto de 2008
Buscan que acuerdo comercial sea bueno también para la clase trabajadora de EU

WASHINGTON .— Hace un año, Barack Obama prometía ante las huestes sindicales de la AFL-CIO que, en caso de llegar a la Casa Blanca, “llamaría inmediatamente al presidente de México y al primer ministro de Canadá para enmendar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para elevar las condiciones laborales” y conseguir que este acuerdo comercial fuera bueno “no sólo para Wall Street, sino para Main Street”, en alusión a la clase trabajadora.

Hoy, esta promesa, que le ha granjeado la animosidad de gigantes del comercio internacional como Wal-Mart, que ha generado inquietud entre los gobiernos de México y de Canadá y ha causado divisiones dentro de su propia campaña, vuelve a emerger como uno de los componentes principales de su plataforma política.

“Trabajaremos con Canadá y México para enmendar el TLCAN para que éste pueda funcionar mejor para nuestros tres países”, es el postulado que figura en el borrador de su plataforma bajo el enunciado: Por unas políticas comerciales más inteligentes, fuertes y justas que será debatido antes y durante la Convención Demócrata en Denver, Colorado, entre los días 25 y 28 próximos.

 

Considerado como uno de los capítulos más polémicos y divisivos, la apuesta en favor de enmendar el acuerdo ratificado por el Congreso de EU en 1993, durante la administración de Bill Clinton, es un reclamo impulsado por una poderosa coalición de sindicatos que consideran al TLCAN el principal responsable del cierre de empresas y la pérdida de empleos en algunos estados del medio oeste como Ohio, que serán claves en las presidenciales de noviembre próximo.

La defensa, en favor de “un comercio equitativo y sustentable” que “no sólo favorezca a unos pocos, sino a la mayoría” —según los términos del borrador de la plataforma—, ha sido respaldada además por una base electoral de centroizquierda que comulga con la necesidad de negociar acuerdos que destierren la práctica de “subsidios ilegales, violaciones a los derechos de los trabajadores y la contaminación medioambiental”.

Pero esta visión no es compartida por un sector del Partido Demócrata que sospecha del “dirigismo” de las centrales sindicales. Prueba de este intenso debate ha sido la protesta del grupo que encabeza el ex alcalde de Miami, Maurice Ferré, un demócrata de origen puertorriqueño y muy respetado a nivel nacional que considera que, si bien, el TLCAN con México y Canadá no ha tenido el éxito deseado en estados como Ohio, en otros como California, Texas y Florida sí ha permitido el crecimiento de la economía y la creación de empleos. En un memorándum interno dirigido a líderes demócratas de Florida en julio pasado, Ferré habló de la intención de pedir a Obama que “desenfatice” su oposición al TLCAN con México y Canadá.

 

 



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0