aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Daniel Ortega jura como mandatario de Nicaragua

José Meléndez| El Universal
Jueves 11 de enero de 2007
La ceremonia se retrasó casi dos horas en espera del jefe de Estado venezolano; al recordar que "el hermano Hugo Chávez" también asumió ayer un nuevo periodo presidencial, Ortega gritó al cierre de su retrasado acto de asunción que "somos gemelos: estamos renaciendo el 10 de enero"

MANAGUA.- De rojo y negro, desafiante y jubiloso, Hugo Chávez le impuso el ritmo a la toma de posesión de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua. Y en el epílogo de una atribulada ceremonia en la que los dos efusivos gobernantes se abrazaron una y otra vez -frente a la expectante y curiosa mirada de varios de sus colegas del resto de América Latina y el Caribe-, Ortega proclamó su lazo de hermandad y de "gemelo" con Chávez.

Al recordar que "el hermano Hugo Chávez" también asumió ayer un nuevo periodo presidencial, Ortega gritó al cierre de su retrasado acto de asunción que "somos gemelos: estamos renaciendo el 10 de enero", mientras levantaba el brazo derecho del venezolano.

Ortega lo disculpó por la tardanza. La "mano" de Chávez, proyectado como principal sostén externo de retorno al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), apareció con fuerza en un día vital de la historia de Nicaragua. Anoche, ante miles de nicaragüenses en la plaza La Fe, en un acto en el que Ortega daría su primer mensaje al país, Chávez intervino y lanzó un reto a Estados Unidos para impulsar la unidad de Nicaragua con Cuba, Venezuela y Bolivia.

Por el retraso, Ortega postergó y, lo que debía comenzar a las 15:30 empezó dos horas después. Puntuales, los presidentes y jefes de gobierno de México, Colombia y otros países de América Latina y el Caribe, una delegación de EU encabezada por el secretario de Salud y Bienestar Social, Mike Leavit, e invitados de todo el mundo, habían llegado al escenario a cielo abierto en la capitalina plaza de Los No Alineados.

Pero había que esperar a Chávez. No fue sino a las 17:20 cuando el presidente de Venezuela, junto al mandatario de Bolivia, Evo Morales, y al presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, apareció en la zona para gobernantes. De camisa roja y pantalón negro, saludó y levantó el brazo derecho. Desde un estrado secundario, la comitiva de Washington observaba.

Y cuando Ortega entró al recinto, de la mano de su esposa Rosario Murillo, se topó con Chávez y le dio el primero de uno de los tantos abrazos de la jornada. Ortega, que en 1979 entró triunfante a Managua al caer el somocismo, pero perdió el poder en elecciones en 1990, estaba en su día.

Vestido con camisa blanca, mangas arremangadas y pantalón marrón, avanzó hacia la última silla, que ocupó antes de sentarse en la presidencial. Pero hubo falta de coordinación. Murillo se levantó de su asiento y fue y vino varias veces para organizar. A las 17:46, el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, abrió la sesión y tras una invocación religiosa del cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo, llamó a Ortega a juramentarse.

El presidente saliente Enrique Bolaños entregó a Núñez la banda presidencial. A las 17:59- y con estrenduosa salva de 21 cañonazos-, Núñez pidió a Ortega que jurara, entre otros compromisos, "conservar la paz". "Sí juro", respondió. Siendo las 18:01, Núñez entregó la banda a Ortega, quien se la colocó primero de izquierda a derecha, pero se la quitó y se la volvió a colocar, ahora de derecha a izquierda.

Chávez se dirigió a los nicaragüeneses antes que Ortega, tras ser investido. Tras su discurso, el venezolano le cedió la palabra a Morales.

"Tenemos ya 3 comandantes -Fidel Castro, Hugo Chávez y Daniel Ortega- que van a liberar a América Latina en la lucha antiimperialista y neoliberal", proclamó Evo Morales en La Fe, antes de que Daniel Ortega confirmara allí mismo que se aliará a Cuba, Bolivia, Venezuela y otros regímenes en la unidad latinoamericana.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0