aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La nieve que no llega

ANTHONY RAMIREZ/THE NEW YORK TIMES| El Universal
Domingo 07 de enero de 2007
En Nueva York, la temperatura en estos días es cálida y la gente se preocupa por la tardanza del invierno

NUEVA YORK.- La última vez que se tiene registrado que la llegada de las nevadas a Central Park se haya tardado tanto fue el 4 de enero de 1878.

Rutherford B. Hayes era presidente, la construcción más alta de la ciudad era la Iglesia Trinidad y no había Estatua de la Libertad (que se levantó en 1886). En cierta forma, no había Nueva York. Las municipalidades se consolidaron en 1898. Antes de eso, el Bronx se llamaba Annexed District, Queens eran granjas, Staten Island estaba casi vacío y Brooklyn era la tercera ciudad más grande de la nación.

El viernes, con algunas partes del país tiritando y las Rocosas y el medio oeste azotado por otra tormenta de nieve, se rompió con pocas fanfarrias el récord de la última aparición de nieve en la ciudad de Nueva York.

Por ahora, ni siquiera se prevé un torbellino. De hecho, la temperatura media ayer alcanzaba los 21.7 grados centígrados, lo que podría establecer otro récord. De acuerdo con el Servicio Nacional del Clima, la temperatura no estará ni cerca de lo frío hasta la noche del martes, cuando podría bajar a un grado bajo cero. Para mucha gente, la ciudad sin nieve es tanto un deleite como un desconcierto. En las calles casi no se veían suéteres o gorros.

Teherese Kahn, decoradora de interiores en el Upper East Side, usaba lo que describió como "cómodas" botas de piel Stuart Weitzman, en vez de las botas de nieve Gore-Tex. "Es sorprendente que esto esté tan bien", dijo Khan, de 50 años, quien también llevaba una delgada gabardina blanca con el cierre abierto. "Tengo dos hijas adolescentes y siempre estoy preocupada de que no usen ropa suficientemente abrigadora, así que esto me quita esa presión".

"No es normal"

Jan Kahn, de 53 años, ha sido portero del Central Park West durante 21 años. "Este es el primer año en que no veo caer nieve", dijo, "No me gusta, no es normal".

Khan, originario de Mansehra, en Paquistán, dijo que el invierno está invadiendo países de Asia usualmente más cálidos. El jueves pasado, se reportó que más de 30 personas murieron en la parte central de India y otras 20 en el norte, debido a las bajas temperaturas.

"En Paquistán ése es el problema", dijo Khan, "60 cm, 91 cm de nieve. El Ártico está pasando en mi país, y en India y en Bangladesh, Nepal y China, todos bajo la nieve".

En el este de Harlem, en el desfile de los tres Reyes Magos, Carlos Canales, de 36 años, de Queens, está preocupado por el clima.

"La gente ya no puede estar lista para el invierno. Nos va a tomar desprevenidos cuando finalmente nos pegue y mucha gente se va a enfermar". afirma. Cerca, en Central Park, Patrick Denehan, opina que la situación "se siente como si fuera la dimensión desconocida".

Sin embargo, existe algo positivo en relación al clima cálido en invierno: la situación de los baches. El Departamento de Transporte de la ciudad dijo que se repararon 17 mil 357 baches el mes pasado, cerca de una cuarta parte menos que los 22 mil 685 reparados en diciembre de 2005.

Un día apacible

En diciembre de 1877, cuando The New York Times tomó nota de una navidad sin nieve, el día fue descrito como fresco y soleado. El titular decía: "Un apacible día de Navidad. Miles de personas en Central Park".

La nota decía: "Se estima, y se cree que es una estimación moderada, que cerca de 50 mil personas estaban por la tarde en el parque; casi todas ellas visitaron el nuevo museo, que fue inaugurado el sábado por el presidente".

Sin embargo, el diario destacó que el clima afectó a ciertos negocios. "Tiendas de ropa y comerciantes de carbón han sido los principales afectados. Han visto cómo sus productos de invierno se les quedaron casi todos".

Cuando la nieve finalmente llegó aquel invierno a Central Park, el 4 de enero de 1878, el Times no lo reportó.

"Creemos que la fecha que tenemos de 1878 es precisa; no obstante, no queda nadie vivo a quien se le pueda preguntar lo que pasó", dice Jeffrey Tongye, del Servicio Nacional del Clima en la oficina de Long Island.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0