aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Migrantes muestran su fuerza

El Universal
Martes 02 de mayo de 2006
El boicot económico afecta a firmas alimenticias y de transporte

Millones de indocumentados, en su mayoría hispanos, pararon ayer sus labores, realizaron un boicot económico y salieron a las calles de las principales ciudades de Estados Unidos para mostrar su fuerza, hacerse "visibles" y exigir una reforma migratoria integral.

La jornada "un día sin inmigrantes" que se desarrolló de forma pacífica, reunió a más de un millón de personas en Los Ángeles, donde hubo dos marchas, a cerca de 750 mil manifestantes en Chicago y a medio millón en Nueva York, según organizadores. Decenas de miles más en Orlando, Denver, Miami, Atlanta, Houston, Oakland, Nueva Orleáns y otras ciudades secundaron la protesta que busca la legalización de unos 12 millones de trabajadores indocumentados en este país, en momentos en que el Senado debate iniciativas para reformar las leyes migratorias.

Sin embargo, en la Casa Blanca, el portavoz presidencial Scott McClellan dijo que el presidente George W. Bush no es "fanático" de los boicots, aunque reconoce "el derecho" de "la gente a expresar pacíficamente sus puntos de vista" .

La adhesión a la huelga paralizó obras de construcción en todo el país y plantas industriales alimenticias debieron cerrar sus puertas, como Perdue Farms, procesadora de pollos, que suspendió la mitad de sus operaciones, y Tyson Foods, la mayor empacadora de carne vacuna y porcina del planeta, que cerró 15 de sus plantas, reportó DPA.

Según cifras de la Coalición 25 de Marzo, una de las convocantes de la manifestación, unos 5 millones de personas participaron en las marchas en todo el sur de California.

En una lucha orquestada desde distintos frentes, la comunidad latina dejó sin trabajadores a sectores clave del comercio, las finanzas y el transporte en decenas de localidades del sur de California, dijo Felipe Aguirre, vicealcalde de Maywood.

La jornada de brazos caídos se notó principalmente en la Central de Abasto de la calle 7 y en los puertos de Long Beach y Los Ángeles, donde sus administradores reconocieron un desplome de 80% de la actividad. En el aeropuerto de Los Ángeles, la actividad terrestre de la terminal se redujo en 70%, dijo Mike Zampa, de la empresa APL Gateway.

"No somos uno, no somos 100, pinche gobierno cuéntanos bien" se leía en pancartas que agitaban los manifestantes en Los Ángeles. El distrito escolar del condado reportó que 40% de los alumnos faltó a clases.

La amenaza de lluvia no disuadió a cerca de medio millón de personas para salir a las calles de Chicago y gritar: "Sí se puede". No había sólo hispanos; a la protesta se sumaron inmigrantes de origen irlandés y polaco.

En la Villita, la zona más poblada de mexicanos en esa ciudad, los comerciantes cerraron sus locales para apoyar la jornada.

Día de caos en restaurantes

Cientos de restaurantes, pizzerías, supermercados y cafeterías de Manhattan, Queens, Brooklyn, Harlem y el Bronx vivieron un día de caos, afectados por la ausencia de cientos de empleados sin papeles. En una concentración en Union Square de Nueva York, la actriz Susan Sarandon dijo: "Estoy aquí porque reconozco en su exigencia; mis padres son inmigrantes, al igual que ustedes".

El boicot nacional resaltó el papel que juegan los inmigrantes en mantener los sectores de vivienda, vestido y alimentación del país, aunque según especialistas el impacto económico de la protesta podría ser relativamente pequeño. "La pérdida económica por la protesta no sería tan grande como la comprensión de que (los inmigrantes ilegales) son una parte importante de la economía", dijo James Glassman, economista de JP Morgan de Nueva York. "Es probablemente muy pequeña, porque es una manifestación de un día".

Dirigentes de la Alianza 17 de Marzo estimaron que el boicot económico en el estado de Georgia tuvo un costo de 20 millones de dólares.

En el norte de California (San Francisco, Oakland, Sacramento y San José), parecía un día de asueto.

Políticos de EU favorables y adversos advirtieron en tanto de la posibilidad de que las marchas y el boicot realizados ayer provoquen una reacción negativa. "Me preocupa que esas manifestaciones puedan ser una distracción de lo que es el verdadero tema: la necesidad de una amplia reforma migratoria", dijo Bill Richardson, gobernador de Nuevo México. El senador Trent Lott calificó las marchas y el boicot como intentos de "intimidación y extorsión".

Dirigentes latinos, entre ellos Janet Munguía, presidente del Consejo Nacional de la Raza, hicieron notar que la jornada de protesta y boicot fue un éxito, pues alcanzó nivel nacional, pese a haber sido convocada por organizaciones locales.

(Con información de José Carreño, J. Jaime Hernández, Cristina Puig, Jael Aguilar, Wilbert Torre, Luis Felipe López, Araceli Martínez-Ortega, Patricia Zugayde, corresponsales, y Alejandro Torres, Enviado)



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0