EL UNIVERSAL.MX Sección Mundo
COMPARTIR: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus
Ante el látigo de la violencia generada por el crimen organizado, pobladores de Guerrero se levantaron en armas a principios de este año para defenderse de los secuestros, violaciones, robos, extorsiones y asesinatos. Unas cinco mil personas buscan generar la seguridad que las autoridades no han podido conseguir.

Especial Multimedia

Especial Multimedia

<b>Ayutla de los Libres</b><br><br>Grupos de autodefensa en la cabecera municipal y en las comunidades de El Zapote, El Mesón, Azozuca, Ahuacachahue, Atocutla, Pozolapa, Tonala, Ahuehuezotla, Colotepec, El Cortijo, Zempazulco, Cerro Gordo, Tutepec, El Paraiso y El Bano. <b>Tecoanapa de los Libres</b><br><br>(Vigilancia en las comunidades de San Francisco, El pericón, Las Ánimas, Santa Rosa, Mecatepec, la Ceiba Chica, La Ceiba Grande, Rancho Viejo, Cruz Quemada, San Juan Las Palmas, El Potrero, Parota Seca, El Cortijo y sobre la carretera que conecta al municipio de Tierra Colorada). <b>San Marcos</b><br/><br/> Vigilancia en Las Mesas, Las Cruces, El Zaucito y Las Lomitas). <b>Florencio Villareal</b><br/><br/>Autodefensa en cabecera municipal y también se ha instalado un módulo con elementos de la sociedad civil. <b>Cuautepec</b><br/><br/>Colonias del municipio, cuenta con un módulo con elementos de la sociedad civil.

La Comandante

Oposición (Audio)

Los grupos de autodefensa han encontrado cuestionamientos de diversos actores de la sociedad. La procuradora de Guerrero consideró que las detenciones por parte de la sociedad civil han derivado en “hechos violentos”, por lo que ha abierto una averiguación previa.

Fotogalería

El 6 de enero de 2013 surgió un movimiento generado por la zozobra y el miedo a las acciones del crimen organizado: los grupos de autodefensa civil armada.
El secuestro del comisario Eusebio Alberto García, del Rancho Nuevo, municipio de Tecoanapa, ocurrido el 5 de enero, fue el detonante para que la sociedad civil se uniera a la Policía Comunitaria y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado para comenzar la autodefensa.
Actualmente, estos grupos se han extendido a por lo menos 15 municipios, donde los ciudadanos se han armado para defenderse de secuestros, violaciones, robos, extorsiones y asesinatos.
Cubiertos con pasamontañas, los integrantes de la autodefensa civil se mueven en taxis, vehículos particulares y camionetas de redilas. Llevan sus armas, machetes y palos, así como la lista de nombres de presuntos delincuentes señalados por el pueblo.
Día con día, al menos cinco mil guerrerenses recorren los poblados e instalan retenes para detener a los sospechosos del crimen organizado.
El llamado “comandante G1” dice que el pueblo está enardecido y por eso decidió levantarse en armas. Comenta que la autodefensa surgió para restablecer el orden ante problemas de inseguridad que aquejan a campesinos, comerciantes y hasta ganaderos.
Las mujeres abandonan por algunas horas los quehaceres del hogar y contribuyen en alimentar a los de la resistencia civil, guisan la comida, compran las tortillas y participan en las asambleas ciudadanas donde toman decisiones.
Por esta situación se suspendieron clases durante dos semanas en 44 escuelas del municipio de Ayutla y Tecoanapa; los padres de familia temían que se registraran enfrentamientos.
También los comerciantes refieren que la situación ha regresado a la normalidad; reanudaron sus actividades. La gente, dicen, comienza a lucir contenta por tener seguridad.
El “Comandante G1” afirma que no se debe descuidar “ni un centímetro” porque los delincuentes pueden regresar. “El movimiento llegó para quedarse”, enfatiza.

Video

Se organizan pueblos en Guerrero con autodefensa

CRÉDITOS

Información
Adriana Covarrubias
Juan Cervantes
Diseño web
María del Carmen Torres
Jhasua Razo Quintero
Edición
Sarahí Pérez Barrera
Fotografías
Jorge Serratos
NOTIMEX

Regresar arriba