Su milagro viviente

El 2 de abril de 2007, dos años después de la muerte de Juan Pablo concluyó la fase diocesana del proceso de beatificación, reuniéndose todos los testimonios sobre su vida y los presuntos milagros, destacándose el de la monja francesa Marie Simon Pierre, quien asegura que se curó de la enfermedad de Parkinson gracias a la intercesión del Pontífice, que había fallecido dos meses antes.

Simon Pierre dijo que sintió nueva fuerza interna y vitalidad al desaparecer repentinamente el mal de Parkinson que padecía en 2005, una recuperación que el Vaticano atribuye a la intervención milagrosa del papa Juan Pablo II.

La monja Marie Simon-Pierre, quien trabaja en una clínica de maternidad en París, dijo a reporteros en una inusual aparición ante los medios de prensa que sintió que nació nuevamente al despertar el 3 de enero de 2005, después de haber rezado a Juan Pablo II para sanar.

La religiosa de 49 años (que en gran medida ha sido protegida de la exposición a la prensa) afirmó que aún habla en ocasiones con el pontífice fallecido.

''¡Para esta conferencia de prensa, le dije que estuviera a mi lado!'', dijo Simon-Pierre, quien se presentó sonriendo y vistiendo un hábito blanco.

Las autoridades de la Iglesia han estudiado la curación de Simon-Pierre y determinaron que fue inexplicable y debida a la intervención de Juan Pablo II, quien también sufrió el mal de Parkinson. Benedicto XVI aprobó la calificación de milagro para el hecho, despejando el camino para la beatificación.

El año pasado hubo cuestionamientos sobre si fue correcto el diagnóstico inicial a la monja, pero en un comunicado emitido el viernes, médicos designados por la Congregación de las Causas de los Santos y el Vaticano estudiaron ''escrupulosamente'' el caso y determinaron que su curación no tenía explicación científica.

Las autoridades de la Iglesia han estudiado la curación de Simon-Pierre y determinaron que fue inexplicable y debida a la intervención de Juan Pablo II, quien también sufrió el mal de Parkinson.