Sus viajes

Se le conoció como el Papa viajero, pues visitó 129 países y adoptó como costumbre besar la tierra de cada nación que visitaba al bajar del avión.