aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Banca, crédito y exclusión financiera en México

Gregorio Vidal*| El Universal
Viernes 27 de abril de 2012
Banca, crdito y exclusin financiera en Mxico

. (Foto: )


[email protected]

En días recientes se celebró la asamblea de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

La reunión conjunta casi coincide con el anuncio de la introducción en México de un sistema de depósitos y pagos bancarios utilizando los teléfonos celulares; la creación de una banca móvil.

Los funcionarios del ejecutivo federal y del banco central que participaron por cuenta de México en la reunión destacaron, según diversas notas de prensa, que se percibe bien a la economía del país. Según el secretario de Hacienda, en el complicado contexto internacional la economía mexicana tiene adecuados equilibrios, balance en sus finanzas públicas y un sector exportador dinámico. Para el gobernador del Banco de México, la inflación podría estar cerca de la meta de 3%, en un contexto en que el crédito y los mercados laborales no muestran señales de sobrecalentamiento. Si bien, se reconoce que la tasa de desempleo permanece por arriba de la registrada en mayo de 2008, en el inicio de la crisis financiera, se destaca la continuidad en el crecimiento de la economía.

En este contexto, contar con un moderno sistema de banca móvil es un dato altamente positivo que propiciará la inclusión de gran parte de la población en el sistema financiero formal. Las cuentas de poseedores de teléfonos celulares incluyen a un amplio número de la población, aún cuando la mayor parte tiene contratado sistemas de prepago. Sin embargo, como sucede con otros indicadores macroeconómicos, la estabilidad no se traduce en buenos resultados para la mayor parte de la población y la exclusión es un dato relevante incluso cuando se esta analizando el comportamiento del sistema financiero. En este terreno el dominio de lo informal tampoco puede ser descartado y más difícil aún reducido con la incorporación de nuevas tecnologías.

En un estudio publicado por el BM, en su serie de documentos de trabajo en abril, sobre la inclusión financiera se reporta, por ejemplo, que el año pasado en México recibieron un préstamo por parte de una institución financiera formal tan sólo 8% del total de adultos.

Los que contaban con tarjeta de crédito son el 13% de la población adulta. El resultado global es que únicamente 27% de los adultos tiene una cuenta en una institución financiera formal. Como se observa en la gráfica adjunta es una exclusión financiera mayor a la que tienen otros países de América Latina como Ecuador, Venezuela y Argentina. Aún en Bolivia el dato es ligeramente superior.

La distancia con Sudáfrica, Brasil y China es mucho mayor, dando cuenta de un proceso de profundización bancaria importante. México es un país de la OCDE con indicadores en este campo, como sucede en muchos otros, de países más pobres. Las cifras en Canadá, Japón, Francia, Reino Unido, Alemania, Australia, Holanda, Dinamarca y Finlandia van en ese orden de 96% a 100% de los adultos. Entre las mayores economías la que presenta el índice menor es Estados Unidos, con 88% de los adultos con cuentas en instituciones financieras formales. En México, según el BM, los adultos que perciben préstamos otorgados por amigos y familiares prácticamente duplican en número a los que tienen esa relación con el sistema financiero formal. Sin duda es posible documentar una amplia red de créditos y préstamos que se otorgan por fuera del sistema financiero formal. Hay una amplia red de financiamiento de operaciones de compraventa en vastos grupos de la población.

Además, en la actividad económica productiva el propio banco central documenta la relevancia del crédito de proveedores. En conjunto, el crédito se multiplica de muy diversas maneras e incluye a amplios sectores de la población por fuera de las instituciones financieras. Es otro espacio de la economía con un fuerte peso de la informalidad y caracterizado por sus altos niveles de exclusión, no obstante la incorporación de modernas tecnologías para facilitar las operaciones bancarias.

*Profesor titular, Departamento de Economía, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0