aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Año nuevo, pendientes viejos

José Luis De la Cruz Gallegos*| El Universal
Lunes 09 de enero de 2012
Ao nuevo, pendientes viejos

. (Foto: )


jldg3@hotmail.com

Para el último año de gobierno de Felipe Calderón es imprescindible realizar una evaluación sobre los avances, desaciertos y pendientes que su administración pública hereda a su predecesor. Desde la óptica oficial los resultados de estabilidad macroeconómica son esgrimidos como los mayores logros alcanzados. El control de la inflación, de las tasas de interés, el aumento en las reservas internacionales y el moderado endeudamiento, son los resultados macroeconómicos y de finanzas públicas bajo los cuales sustentan su evaluación positiva.

Por otro lado, el incremento en la pobreza, la falta de generación de empleo suficiente y bien remunerado, el bajo crecimiento económico y el exponencial aumento de la inseguridad son elementos que permiten plantear severas dudas sobre la eficacia de la política económica y de las políticas públicas instrumentadas durante su gestión.

Partiendo del objetivo de alcanzar mejores niveles de bienestar social, solucionar los problemas como el de la pobreza deberían ser considerados como prioritarios. Lo anterior no implica que se descarte el mantener el equilibrio macroeconómico del país, sin embargo, sí plantea que esto último es una condición que debe cumplirse, pero la cual además debe estar asociada a la mejora sostenible en la calidad de vida de la población. En el caso mexicano, uno de los problemas es que el control de la inflación, de las tasas de interés, del tipo de cambio y del déficit fiscal, por citar algunos ejemplos, se da en función de una afectación tanto al sector productivo como a la población en general.

El control de los salarios afecta la capacidad de compra y el desarrollo del mercado interno, la intervención en el tipo de cambio resta competitividad a las empresas exportadoras. El aumento en los precios de la gasolina, electricidad, gas e impuestos, así como la creación de nuevos gravámenes, genera ingresos adicionales al sector público pero lo hace a costa de un sector privado, que al no disfrutar de una mayor crecimiento económico debe transferir parte de su riqueza y capacidad de inversión a un gobierno que ejecuta un gasto de manera poco transparente e ineficaz.

El crecimiento económico alcanzado en los primeros cinco años de gobierno no supera, en promedio anual, el 1.5%, lo cual se traduce en una limitante para el desarrollo de las capacidades productivas del país, al igual que para la generación de empleo. Esta situación revela otras restricciones y consecuencias importantes a considerar: escaso crecimiento que exacerbó los precarios equilibrios sociales, políticos y económicos con los que se inició la administración pública del periodo 2006-2012. La estrategia económica implementada durante el gobierno de Felipe Calderón erró en el diagnóstico que realizó sobre los desequilibrios internos y externos que a inicios del sexenio afectaban al país. Tratando de ver el vaso medio lleno, podría indicarse que la propuesta de campaña en la que se hizo referencia a que se tendría una presidencia generadora de empleo era correcta. No obstante, la realidad como gobierno es que no existió la implementación de una política integral en la que dicho objetivo se cumpliera a cabalidad, más aún puede observarse que el mercado laboral continuó su ritmo de precarización, es decir, se mantuvo la pérdida de prestaciones sociales y la incapacidad para poder recuperar el poder adquisitivo de los salarios.

La falta de oportunidades ha sido el común denominador en torno al cual las empresas y ciudadanos han debido batallar para salir adelante. La exigua generación de empleos es la consecuencia y el origen de la mayor parte de los problemas que el país debe resolver en los siguientes años.

Por tanto los desafíos para el nuevo sexenio conllevan a buscar la implantación de un nuevo modelo económico, uno que considere al crecimiento y al bienestar de la población como su prioridad.

*Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0