aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




De la “web” a la televisión

María Elena Meneses*| El Universal
Viernes 11 de junio de 2010

marmenes@itesm.mx

Google, una de las empresas emblemáticas de la sociedad digital, se propone entrar a la sala de los hogares a través de su servicio de navegación para TV y, con ello, cristalizará el anhelo hasta ahora fallido de las empresas tecnológicas desde hace casi dos décadas: la fusión de la televisión, eje de la industria del entretenimiento con los servicios de internet.

En alianza con empresas de hardware como Sony, Logitech e Intel, Google TV consta de un dispositivo como el de cable o satélite que permitirá navegar no sólo la inagotable red, sino los canales televisivos.

Sony venderá televisores con el software Google TV instalado.

De tener éxito, esta innovación acarreará modificaciones en las prácticas culturales de las audiencias televisivas, que hasta ahora habían sido invitadas por la industria del software a mirar TV en la computadora, lo cual forzó a la industria de la televisión a migrar su programación a la tercera pantalla (computadora) y, algunas más avezadas, a pensar en la cuarta pantalla, la de los teléfonos celulares.

Sin embargo, la migración a la tercera pantalla no ha sido exitosa en todos los contextos, ya que depende por un lado de la conectividad y de la edad de las audiencias y, por otro, de cuan arraigada está la televisión en la cultura de una sociedad como es el caso de México, donde la televisión —según datos del INEGI— alcanza una penetración de 93% de los hogares contra el 27% de internautas.

El mercado del entretenimiento para 2013, de acuerdo con PriceWaterhouse Coopers, constituirá un negocio de 1.6 trillones de dólares a nivel global y el gran pedazo del mercado lo seguirán teniendo los medios no digitales en una relación 69%-31%, si bien existe un crecimiento innegable de estos últimos.

En Estados Unidos y Europa, las audiencias migran paulatinamente para su consumo de entretenimiento a la computadora, lo que ha motivado a que muchos estudiosos anticipen la muerte de la televisión, sugerencia arriesgada cuando hoy el gigante de las búsquedas en internet reconoce la centralidad de la televisión como medio eje de una millonaria industria que en muchos contextos sigue contando con la fidelidad de las audiencias, entre otros motivos por la escasa penetración de internet.

Las cifras de penetración de medios en el mundo, como las que proporciona la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), apuntan a un 90% de hogares con TV contra un 25% de computadoras.

Ya hace varias décadas que el cine (la primera pantalla) entró a los hogares a través del video, reconociendo esta centralidad televisiva en el gusto de las audiencias, y no es raro que las empresas de hardware y software, lleven dos décadas intentando la convergencia con la denominada televisión interactiva.

Google apuesta a que es el momento idóneo, tanto tecnológico como cultural, para concretar la convergencia entre la web y la TV, que son dos medios diferentes y, por tanto, complementarios. La televisión es un medio integrador y la web fomenta la fragmentación que se expresa en el consumo individual.

Por otro lado, la televisión es un medio que supone una audiencia pasiva, en tanto que la web requiere de la participación de los usuarios, quienes deciden qué ver y cómo verlo. Estas diferencias pueden resultar complementarias y ser el talón de Aquiles de la convergencia.

El reto que tiene por delante Google con su servicio integrado a la TV no es sólo un asunto tecnológico y cultural, su trasfondo es un jugoso mercado. Las cifras del negocio publicitario televisivo, de acuerdo con la propia empresa fue, tan sólo en 2009, de 74 mil millones de dólares, una cifra muy por arriba de lo que se genera en la red.

La televisión y la web han sido utilizadas por las audiencias-usuarias para actividades diferentes, no se puede soslayar que en países como México ambas marcan una brecha profunda tanto socioeconómica como generacional.

La tecnología es una construcción social, no sólo depende de las empresas sino de un sinnúmero de variables. El éxito de Google TV dependerá en economías emergentes, por un lado, del poder de compra y de la disponibilidad de banda ancha y, por otro, del gusto de las audiencias quienes decidirán si es el momento de la convergencia o si ha sido demasiado pronto para consumar el cambio.

*Directora de la Cátedra Sociedad de la Información del Te de Monterrey / CCM



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0