aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El celular, herramienta vital en el autoempleo

Angelina Mejía Guerrero| El Universal
Jueves 17 de enero de 2008
Para muchos mexicanos el teléfono celular es una herramienta de trabajo. Es a través de este equipo móvil que sus clientes los contactan para solicitar sus servicios, e incluso es la única forma de encontrarlos

angelina@eluniversal.com.mx

Para muchos mexicanos el teléfono celular es una herramienta de trabajo. Es a través de este equipo móvil que sus clientes los contactan para solicitar sus servicios, e incluso es la única forma de encontrarlos.

El teléfono móvil no sólo dejó de ser accesible y útil para profesionistas y personas con alto poder adquisitivo desde hace algunos años, sino que se ha convertido en un aparato del que trabajadores como plomeros, electricistas, carpinteros o taxistas, entre otros, no pueden prescindir para tener empleo.

“Un celular se tiene que comprar como cualquier cosa que a uno le hace falta, mas para el trabajo, por eso lo uso. Es de mucha utilidad aunque sí sale un poquito caro pero se compensa con el trabajo”, dice Jesús Salazar Martínez, quien se dedica a la carpintería y desde hace 8 años tiene el mismo equipo.

Para él, este aparato es la única forma de estar comunicado con sus clientes y familiares, pues en su casa no tiene un teléfono fijo. Asegura que en un día puede recibir hasta tres llamadas de clientes, pero en general son cinco a la semana.

De la misma forma, Raúl Olvera Jiménez, electricista y José Manuel del Río, plomero, coinciden en que desde que tienen un celular reciben más solicitudes de sus servicios, sobre todo de emergencias.

Este fenómeno ha generado que 49% de los mexicanos que pertenecen a los niveles socioeconómicos D y E, en los que el ingreso máximo por familia es de máximo 6 mil 800 pesos, tenga un teléfono celular, de acuerdo con un estudio de The Competitive Intelligence Unit.

En gran parte de estos hogares no sólo un integrante es el que cuenta con un móvil, sino que otros miembros, principalmente los jefes de familia y los hijos mayores de 15 años también cuenta con su propia línea celular.

José Manuel del Río, plomero, Raúl Olvera, electricista, Jesús Salazar, carpintero, Bernardo Blas, guía de turistas y Oscar Conde Villagran, taxista, aseguraron que en su familia todos tienen celular.

Los analistas aseguran que las consistentes reducciones en los precios y las estrategias de los operadores por atacar los segmentos de menor poder adquisitivo con el fin de ampliar su mercado han permitido que el servicio telefónico celular permeé hacia estos estratos económicos, en los que la rotación de los equipos es más común.

“A mí me lo regaló una de mis hijas, pero si no yo lo hubiera comprado porque es muy importante para que mis clientes me llamen. Yo le meto una tarjeta de 100 pesos cada 15 días o cada 8 días, depende”, dijo José Manuel.

“Yo tuve que comprar mi celular, he tenido sólo uno, tengo con él desde 1998, con fichas, como es mi número no lo puedo cambar porque todos mis clientes tienen ese teléfono y si lo cambio tengo que volver a hacer tarjetas y volver a buscar a todos mis clientes”, comenta Raúl.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0