aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Se intensifican los fraudes por internet

Romina Román Pineda| El Universal
Lunes 02 de octubre de 2006
La CNBV suspenderá el servicio en línea de las instituciones que no acaten las medidas de seguridad

Jonathan Davis, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) advirtió que: "Las instituciones que no acaten las medidas de seguridad para evitar fraudes por internet o presenten recurrencia en este ilícito se les suspenderá ese servicio... y otros más".

En entrevista, el funcionario admitió que este delito "se convirtió en un foco amarillo". Por lo que dijo, sostiene reuniones con integrantes de la Asociación de Bancos de México (ABM), con el fin de evaluar las dimensiones del problema.

En la actualidad, dijo, todos los intermediarios destinan recursos humanos y materiales para fortalecer sus operaciones por la red.

Los encuentros con los banqueros, aseguró, pretenden entre otros aspectos cuantificar las contingencias que podrían involucrarse para actuar en consecuencia. Incluso, hace unos meses se creó una unidad dentro de la CNBV, que se encarga de monitorear y supervisar los sistemas informáticos de las entidades, es decir, "le dimos una categoría a este tema por la importancia que tiene".

Davis reveló, además, que hay una "línea directa" con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) -entidad que recibe las quejas de los clientes-, para determinar qué es lo que sale mal y tomar las acciones pertinentes.

Recordó que las disposiciones de seguridad que entraron en vigor hace unas semanas establecen que los clientes que utilizan internet deben tener contraseñas dinámicas que generan números aleatorios que cambian cada 10 segundos.

El presidente de la CNBV mencionó que el efecto de los lineamientos se verá en las siguientes semanas, "ahorita no hay ninguna necesidad de suspender el servicio a nadie".

Las reglas también obligarán a los intermediarios a adoptar controles mínimos para este tipo de operaciones por internet o por teléfono, en las que además del identificador del usuario y de clave de acceso o contraseña, se tendrá que utilizar un segundo factor de autentificación.

La longitud de las contraseñas o claves de acceso deberá ser de al menos seis caracteres en internet o teléfono, y de al menos cuatro caracteres en los cajeros automáticos.

Las disposiciones también prevén la posibilidad de que los bancos puedan aplicar, bajo su responsabilidad, medidas de prevención tales como la suspensión del servicio o, en su caso, de la transacción si se presume que la contraseña o clave de acceso no es la del cliente.

La dependencia obligará a los bancos a contar con áreas de soporte técnico y operacional, con personal capacitado, para atender y dar seguimiento a las incidencias.

Diversas organizaciones revelaron que el fraude por la red creció de manera alarmante en los últimos años. En 2005, las pérdidas estimadas en banca por internet significaron poco más de 50 millones de dólares.

Por lo general, los bancos cubren a los clientes menos de la mitad del monto defraudado.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0