aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Luz y sombra para el hogar

El Universal
Viernes 21 de julio de 2006
Los fabricantes de persianas registran una mayor demanda de sus productos en México, sin embargo, todavía tienen el reto de vencer el gusto por las tradicionales cortinas

P ara fines prácticos las dos sirven para lo mismo: cubrir ventanas. Sin embargo, su uso obedece a necesidades diferentes. Las cortinas y persianas son además una pieza fundamental en la decoración de habitaciones, por lo que su adquisición debe apegarse a criterios específicos.

Efraín Langarica Dueñas, director de Servipersianas, destaca que la regla número uno para elegir una persiana o cortina es optar por aquella "que haga realmente lo que uno quiere".

En la actualidad hay más de 10 modelos de persianas: verticales, horizontales, de madera, plisadas, enrollables y romanas, entre otras.

Las variantes en el caso de las cortinas son menores, pero el gran número de estampados, colores y texturas hacen de éstas una tarea igual o más difícil que la de elegir persianas.

Hunter Douglas, fabricante de ambos artículos, define en su página electrónica la diferencia básica que hay entre unas y otras.

La persiana, dice, permite regular la entrada de la luz, mientras que las cortinas se abren o cierran sin poder controlar la iluminación.

Uno de los mitos que hay para preferir las cortinas, explica Langarica, es que se tiene la idea de que la tela es más cálida y favorece en la temperatura de una habitación.

Pero, agrega, hay persianas que se diseñan con materiales térmicos que echan abajo esta falsa percepción.

Por costumbre, las cortinas son de uso doméstico y las persianas de oficinas.

Aunque de unos años a la fecha, la facilidad en el mantenimiento de las persianas hacen que su uso sea más frecuente en los hogares.

Gastos y costos

El costo de las cortinas y persianas se debe calcular por metro cuadrado.

Las primeras pueden cubrir sólo el área de la ventana o extenderse hasta rozar el piso, en cambio las segundas, deben utilizarse sólo del tamaño de la ventana.

El costo promedio de una persiana es de 3 mil pesos, aunque puede superar los 90 mil pesos cuando se trata de materiales finos y sus dimensiones rebasan los 6 metros de largo.

Para darse una idea, el metro cuadrado de una persiana vertical de PVC -polivinilo- varía entre 162 y 628 pesos.

Las horizontales de aluminio van de 251 a 410 pesos por metro cuadrado y las romanas alcanzan los mil 112 pesos por metro cuadrado.

En el caso del panel japonés, diseño que consiste en extensiones de tela que sustituyen las láminas de una persiana vertical convencional, sus precios van de 730 a mil 230 pesos por metro cuadrado.

En tanto, las cortinas son más económicas y en muchos de los casos su confección viene incluida en el precio de la tela.

Si se trata de fibras naturales como el algodón, lana, lino o seda, suelen ser más caras que las sintéticas, como acrílico, nylon o poliéster.

Mantenimiento y cuidados

Las cortinas implican mayores cuidados que las persianas.

"Al tratarse de telas, la limpieza de las cortinas debe realizarse en tintorería y debido a su capacidad de concentrar grandes cantidades de polvo, su mantenimiento debe hacerse al menos una vez cada cuatro meses", destaca.

En cambio, las persianas pueden mantenerse limpias con tan sólo pasar un paño húmedo sobre las láminas, o bien, un plumero cuando estén abiertas.

Sin embargo, cuando la persiana es de tela, su mantenimiento se dificulta aún más que el de una cortina.

Respecto a las dimensiones, Langarica recomienda que si el tamaño de la ventana mide más de tres metros de largo, se utilicen varias persianas para cubrir el claro de la luz.

En el caso de las horizontales, cuando las láminas son largas, éstas tienden a doblarse por el peso y, en consecuencia, se pierde la función de abrir y cerrar.

Arquitectura moderna

Langarica reconoce que debido a las nuevas tendencias en los diseños arquitectónicos, las persianas tuvieron que adaptarse.

Es común encontrar ventanas en forma de círculo, rombo, triángulo e, incluso, amorfas.

Para estos casos, la fabricación de la persiana se hace a la medida.

Cuando se trata de ventanas curvas, el riel puede diseñarse de modo que se ajuste a la curvatura del cristal.

Aunado a este concepto moderno, no es raro que la motorización comience a cobrar notoriedad en estos artículos.

A todas las cortinas y persianas es posible incorporarles motores.

Las funciones que pueden lograrse al automatizar un artículo de este tipo van desde su apertura y cierre hasta la modalidad de subir y bajar conforme a la intensidad que registre un sensor. Además, se puede programar para que cada determinado tiempo se realice un ajuste en la persiana y simule movimiento cuando se está fuera de casa.

Los costos de los motores pueden alcanzar cifras de hasta cuatro dígitos, pero para uso doméstico el promedio es de 2 mil pesos.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0