aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ven impacto a los bolsillos por reformas

Ivette Saldaña y Gustavo de la Rosa| El Universal
Jueves 08 de mayo de 2014
Inflación nulificó aumento en salario mínimo, revelan analistas

cartera@eluniversal.com.mx

El alza que han registrado los precios en lo que va del presente año, ha terminado por absorber el incremento que observó el salario mínimo, que a finales de 2013 se pactó en 67.29 pesos, que descontando el efecto inflacionario se ubica hoy en 59.41 pesos, en términos reales.

Así, un salario mínimo diario no alcanza para cubrir productos básicos de consumo en un hogar, ya que con 67.29 pesos apenas se podrían adquirir: dos boletos de Metro, un kilo de tortilla, dos kilos de azúcar, un litro de leche, una lata de atún, con los precios actuales.

A la inercia del alza de precios que ya se tenía, se agregaron los efectos de la Reforma Fiscal que a inicio del presente año se reflejó en un incremento inflacionario de 4.63 % en la primera quincena de enero.

El 1 de enero de 2014, las familias enfrentaron mayores impuestos en productos de consumo diario como refrescos, botanas, tabaco, bebidas alcohólicas, entre otros, algunos de ellos dentro de la canasta básica.

En ocho años el salario ha retrocedido poco más de dos pesos, lo que ha mermado la capacidad de compra de la población.

De acuerdo con datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) una canasta de 10 productos básicos puede llegar a costar 173.6 pesos la cual incluye: huevo, pollo, azúcar, frijol, leche, atún, jabón de tocador, tortilla, una botella de agua y un boleto del Metro. Se requieren 2.6 salarios mínimos para cubrir este consumo.

Además, en las últimas tres décadas la pérdida del poder adquisitivo ha sido consistente. Hasta el cierre del primer cuatrimestre de 2014 un salario mínimo permitía comprar 5.3 kilos de tortillas, este nivel casi se mantuvo sin cambio desde 2007, el más bajo registrado desde 1984 cuando las familias podían adquirir casi 32 kilos de tortilla, dijo Samuel Ortiz Velásquez autor del Tortillómetro, junto con el investigador de la UNAM Enrique Dussel Peters.

A consecuencia de las alzas muchas familias dejaron de comprar con la misma frecuencia, calidad y cantidad carne, leche, huevo y pan, afirmó el Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM, que coordina el investigador, Luis Lozano Arredondo.

Otro de los fenómenos que se presentan es que se redujeron las porciones de los productos y se mantuvo el precio, pero ya no rinden lo mismo, como se ha visto en el tamaño de los bolillos, bebidas azucaradas, artículos de higiene personal, entre muchos otros.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0