aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Management. Tic, tac, tic, tac

Mariana Maldonado| El Universal
Miércoles 10 de septiembre de 2014
<b>Management.</b> Tic, tac, tic, tac

CUIDADO. No dormir bien favorece tanto los accidentes laborales como los de tráfico, de acuerdo con diversos estudios. (Foto: ILUSTRACIÓN: ISMAEL ANGELES / EL UNIVERSAL )

Dormir bien no es sólo un gusto sino que es una necesidad. Evita accidentes de trabajo y mejora tu productividad

mariana.fernandez@eluniversal.com.mx 

A la 1:23 de la mañana del 26 de abril de 1986, comenzaba uno de los peores desastres medioambientales de la historia.

En Ucrania, los operadores de la planta nuclear ubicada en el pequeño pueblo norteño de Chernóbil –que en consecuencia se volvería un símbolo de la actuación de la entonces URSS en la Guerra Fría— retiraban la mayoría de las barras de control y de seguridad de la central y apagaban algunos de los sistemas de seguridad más importantes.

El siniestro, que cobró la vida de 30 trabajadores e hizo a Chernóbil un pueblo fantasma hasta el día de hoy, fue provocado por una mezcla de factores humanos, pero el principal de ellos apunta a la falta de sueño de los trabajadores que apretaron los interruptores.

Dormir mal hace que la gente se equivoquen más fácilmente, lo cual deriva en que estas personas sean más proclives a accidentes, no sólo laborales sino también de tráfico, por ejemplo.

“Son muy altos los costos de no dormir bien, afecta en la productividad, no sólo de la persona sino de las empresas”, explica Reyes Haro, profesor e investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM y director de la Clínica Especializada en Trastornos de Sueño.

Otro ejemplo: Un estudio realizado por la división de medicina de sueño de la Harvard Medical School encontró que 36% de los errores cometidos por doctores podrían evitarse si se les reducían los horarios a no más de 16 horas por día (en algunas ocasiones, los médicos trabajan entre 24 y 36 horas sin tener tiempo para dormir). Otra cifra significativa: al año, entre 50 mil y 100 mil muertes son causadas por errores médicos evitables.

Una investigación publicada en el Independent Journal of Management and Production, la cual analizó distintos factores que afectan la productividad laboral, concluyó que es el sueño –y su falta– el que más afecta el desempeño laboral.

Otros análisis son consecuentes y demuestran el daño que hace no dormir o, en general, dormir mal. Según un estudio publicado en la revista Sleep titulado “Insomnia and the Performance of US Workers: Results from the America Insomnia Survey”, éste provoca una condición que se ha llamado “presenteísmo”, y que se refiere a que el colaborador asiste a trabajar, pero no rinde ni produce lo que debiera.

Las cifras son contundentes: aquellos que sufrieron insomnio y asistieron en estas condiciones al trabajo, perdieron 11.3 días de desempeño laboral. Esto representó un costo anual de 2 mil 280 dólares por persona y más de 63 miles de millones perdidos en productividad entre la población.

En México

Tener algún trastorno de sueño afecta a un tercio de los mexicanos. No dormir bien genera un desequilibrio en el cuerpo, ya que éste no se restaura exitosamente.

Reyes Haro explica que existen cuatro etapas que conforman el sueño. Mientras la tercera restaura al cuerpo físicamente, la cuarta lo hace a la mente. Esto, en una persona que sufre algún tipo de trastorno no se cumple, lo que lleva a un desequilibrio.

Al no haber un balance en todos aquéllos que no duermen bien –los cuales son 1 de cada 3– se puede inferir también que 1 de cada 3 ve afectada su productividad por dormir mal, estima Haro Valencia.

“El equilibrio físico y mental se rompe cuando hay un problema de sueño y eso afecta funciones mentales. Una persona con insomnio, somnolencia o cualquier otro trastorno no funciona adecuadamente durante el día”, explica.

El insomnio afecta alrededor de 10% de la población y el crónico, asociado a la dependencia de ciertos medicamentos, está presente en alrededor 3% de la población, según cifras proporcionadas por Ulises Jiménez, director de la Clínica del Sueño de la UNAM.

Grrr, los ronquidos

¿Roncas? 30% de los hombres en este país lo hacen, pero también es una afectación que puede involucrar a mujeres. No, no significa que estás durmiendo bien, en realidad, es al contrario.

“Hay quien considera que el ronquido es benigno. Creen que cuando alguien está roncando está durmiendo profundamente y para nada. La estimulación auditiva que tú produces cuando estás roncando te mantiene en sueño ligero. Aunque estés durmiendo ocho horas hay disminución del sueño profunda y uno no se siente bien”, explica Ulises Jiménez, director de la Clínica del Sueño de la UNAM.

El ronquido es un síntoma de una afección llamada síndrome de apnea obstructiva del sueño, el cual hace que dejes de respirar durante varios segundos durante la noche, lo cual, hace que tu corazón se esfuerce más para trabajar y, a su vez, derive en problemas cardiovasculares como hipertensión arterial, por ejemplo, explica el estudio Medicina del Dormir: Desarrollo, contribuciones y perspectivas.

Duermes, ¿o no?

Si te acuestas y no puedes dormir inmediatamente; te despiertas varias veces durante la noche y no puedes volver a dormir; se te acaba el sueño antes de que llegue el tiempo de despertarte o echas constantes cabeceadas, es probable que tengas algún trastorno de sueño, explica el director de la Clínica del Sueño de la UNAM.

Esto en el caso que se presente tres veces a la semana, al menos, y lleve más de un mes.

Además, si estás cometiendo errores constantes en el trabajo debido a este problema, empezaste a engordar o a estar más irritable, también podrías tener algún trastorno de este tipo, asegura Haro. Esto debido a que durante el sueño se generan varias hormonas que evitan el estrés y favorecen la saciedad y evitan que comas de más.

¿Has tenido una noche larga y sin sueño?



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0