aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Arrastra Casa Saba adeudos y empresas

Miguel Ángel Pallares Gómez| El Universal
Lunes 16 de junio de 2014


El grupo toma mucho tiempo para pagos: acreedores; expertos ven posible la declaratoria de quiebra

miguel.pallares@eluniversal.com.mx

El emporio farmacéutico Grupo Casa Saba está en riesgo de caer en concurso mercantil o quiebra, debido a una deuda de 7 mil millones de pesos que acumula desde hace más de cuatro meses con más de 500 laboratorios productores de medicamentos mexicanos y trasnacionales, anticiparon fuentes involucradas en la proceso.

El pago de esta deuda con las farmacéuticas se realizaría con la venta de su negocio de distribución a los fondos estadounidenses Pharma Equity Global Fund y World Global Equity Fund, pero la transacción no ha sido concretada hasta el momento a pesar de que recibió la autorización desde el 13 de febrero pasado, la cual tiene una vigencia de 6 meses después de su notificación.

Cada día transcurrido representa un riesgo para los fabricantes de medicamentos en el país, debido a que Casa Saba llegó a representar hasta 30% de los ingresos de laboratorios, por lo que en la industria no se descarta que en caso de mantener el impago de los pasivos, y ante la ausencia de un comprador, más de una empresa mexicana pueda quebrar o caer en crisis financiera.

“En la industria son más de 500 empresas, 268 compañías están en la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica y les debe a todas; también hay otras 352 compañías fuera de la Cámara a las que también les debe. La cantidad que puedo avalar sobre la deuda de Saba con la industria son 7 mil millones de pesos”, dijo una fuente que pidió el anonimato por razones legales.

El corporativo, que preside y dirige Manuel Saba, aún no difunde su nivel de endeudamiento a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), y tampoco ha informado sobre la estrategia que tomaría para pagar sus pasivos a los laboratorios, dijeron analistas.

“Saba tendrá que resolver antes del mes de julio, simplemente porque ellos continúan adquiriendo deuda y son una empresa pública que cotiza en la Bolsa Mexicana; entonces, los tiempos de la bolsa y los tiempos legales en conjunto no pueden permanecer así, porque podrían ser acusadas de especulación”, agregó la fuente.

Concurso mercantil

Moisés Saba, hermano del director de Casa Saba, aseguró que el problema con la distribuidora de medicamentos se debe a que utilizó parte de los fármacos comprados a los laboratorios para abastecer a los establecimientos de Farmacias Benavides, cadena que también era de su propiedad, de ahí el crecimiento de sus deudas.

“Con los fondos, Casa Saba sólo está queriendo ganar tiempo para salirse del problema que tiene con los laboratorios. Los bancos obligaron a vender las farmacias a Alliance Boots y así cobrar, pero todavía falta lo que debe a los laboratorios; por eso están interponiéndose las primeras demandas”, dijo.

El hijo de Isaac Saba Raffoul, quien fue un destacado empresario judío, aseguró que las primeras demandas contra Casa Saba se han presentado ante tribunales del país y precisó que la deuda se originó por los intereses de 7% que pagaba la distribuidora por los créditos con los bancos HSBC y Banorte, tras la compra Farmacias Ahumada.

El concurso mercantil será una de las opciones para Saba en los próximos días, ya que este tipo de procesos busca que la empresa endeudada alcance un convenio con los acreedores. Tras agotar esta fase, en un periodo de 365 días, se procedería a declarar la quiebra de la empresa, lo cual significa rematar bienes y pagar deudas.

“(En el caso de Saba) Sí se podría declarar el concurso por haber incurrido en una cesación generalizada de pagos, y lo podría pedir cualquier acreedor”, precisó Joaquín Ortega, especialista en concursos mercantiles.

Casa Saba lleva más de cuatro meses con una deuda millonaria con las farmacéuticas y los afectados aseguran que la empresa había dicho que con la venta de su negocio de distribución pagaría los pasivos.

Sin embargo, esta transacción se pactó en 4 mil 500 millones de pesos, es decir, 35% menos en comparación con la deuda total que tiene con la industria.

Para José María Flores, analista de Banco Ve por Más, Casa Saba deberá informar en el futuro cuáles serán sus acciones: concurso mercantil, un acuerdo con sus acreedores o si seguirá operando, y anticipó que el plazo para que haga el reporte del segundo trimestre de 2014 será entre mediados y finales de julio.

“La situación permanecería así hasta que Casa Saba diga qué hará, si irá a concurso mercantil, seguirá operando o negociará la deuda con los proveedores”, dijo el especialista.

Mucho tiempo

“Para la industria y para nosotros está tomando mucho tiempo, lo que quisiéramos que se resuelva con todos estos ajustes en un plazo breve. La verdad ha tomado mucho tiempo”, comentó Ricardo Ramírez, director de asuntos corporativos de Pfizer México, quien no estuvo autorizado para dar el monto de la deuda.

Pfizer por ahora no ha demandado a Casa Saba por los créditos, ya que el directivo dijo que esperan que la distribuidora resuelva de forma satisfactoria su situación financiera y salde sus cuentas en los próximos días.

Hasta el pasado viernes, el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom) del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) no había recibido ninguna solicitud de concurso mercantil por parte de los acreedores de Casa Saba, lo cual representa un breve respiro para la compañía.

“No tenemos ninguna noticia de que (Saba) esté en concurso. Primero se presenta en una oficialía de partes común para que le asignen un juzgado que va a conocer de la demanda y una vez que el juzgado la tiene nos dan aviso; aunque de cualquier manera tenemos el aviso diario de la oficialía de partes, pero hasta este viernes no tenemos ningúno”, confirmó Griselda Nieblas, directora del Ifecom.

Sobre la confiabilidad de los fondos que buscan adquirir a Casa Saba, la Asociación Mexicana de Capital privado (Amexcap) aseguró desconocer a los inversionistas detrás de ellos, aunque explicó que es común que este tipo de fondos se levante para obtener tratamientos fiscales favorables.

“La Amexcap no tiene asociados a fondos extranjeros, aunque los conocemos porque son fondos que son conocidos en el medio, aunque no hay relación”, dijo Antonio Ruiz, presidente de la Amexcap, quien también explicó que no habría ninguna ilegalidad en que Manuel Saba hubiera creado esos fondos para adquirir él mismo a su empresa.

En una entrevista reciente, Ricardo Ríos, director de relaciones públicas de Casa Saba, explicó que los fondos fueron creados por un grupo de inversionistas estadounidenses con el único objetivo de adquirir el negocio de distribución de la compañía, por lo cual no había un historial sobre ellos en internet.

En diciembre de 2013, Saba anunció el acuerdo de compra de su negocio de distribución con los fondos y, según el vocero, tras esta negociación apareció Alliance Boots con el interés por comprar dicha parte de la empresa, pero ahora negociaría con los fondos, ya que podían recibir una penalización en caso de modificar el acuerdo.

Esta versión fue negada por Alliance Boots en un comunicado y aseguró que nunca había tenido la intención de adquirir el negocio de distribución de Saba.

Dentro de estas negociaciones, que Saba nunca hizo públicas a los inversionistas como establece la Ley del Mercado y de Valores, se gestó la venta del negocio de farmacias y fue hasta enero de 2014 cuando la empresa hizo público el acuerdo con Alliance Boots para venderle Farmacias Ahumada y Farmacias Benavides.

“Alliance Boots se acercó y nos dijo que también estaba interesada en comprar la distribuidora, porque ya que estaba en México (tener) las farmacias y la integración de la distribuidora, hacía todo el sentido del mundo. Les dijimos que nosotros ya les habíamos vendido a estos dos fondos”, comentó el vocero.

La contradicción de Saba es que primero anunció la venta de su negocio de distribución y casi 20 días después anunció que se desprendía de las farmacias; no obstante, la explicación de Saba revela que primero se acordó la venta de sus farmacias a la inglesa Alliance Boots y después a los fondos, contrario a lo reportado al mercado.

Falta de transparencia

Otra de las aristas del problema que enfrenta Casa Saba, por la falta de transparencia, está relacionado con el nivel de su deuda hacia los inversionistas, ya que ni siquiera reportó su información financiera anual 2012, por lo que su acción se mantiene suspendida desde el pasado 30 de mayo de 2013, en la Bolsa Mexicana.

“Las empresas públicas deben reportar todo al mercado, porque toda la información debe ser difundida, aun cuando la acción esté suspendida. Los inversionistas que tienen su dinero en la emisora se tendrán que esperar para recuperarlo, es parte de los riesgos”, explicó el director de análisis de Grupo Financiero Monex, Carlos González.

María Fonseca, directora del Centro de Estudios en Economía y Negocios del ITESM, consideró que la BMV y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tendrían la responsabilidad de hacer cumplir no sólo el envío de información hacia los inversionistas, sino también que se reporte de manera clara la situación financiera de la empresa.

“En el proceso tendrían la obligación de revisar a la empresa, desde la Bolsa de valores hasta la CNBV, porque una compañía que cotiza en Bolsa debe cumplir con documentación, auditorías y todo debe ser revisado por estas instituciones”, precisó la investigadora.

Se buscó a Casa Saba para conocer su posición sobre la posibilidad de llevar a la empresa a un proceso de concurso mercantil, así como detalles sobre su deuda y el estatus en la venta pactada con los fondos, pero la respuesta no fue recibida hasta el cierre de esta edición.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0