aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Entrevista. "El emprendedor nace por supervivencia"

Mariana F. Maldonado| El Universal
Sábado 23 de agosto de 2014
<B>Entrevista.</b>

OPINIÓN. "Quiero ser un emprendedor con la intención de hacer que las cosas suban al siguiente nivel. Entonces me convertí en emprendedor de tecnología". (Foto: MARIANA F. MALDONADO EL UNIVERSAL )

Faisal Hoque, escritor y emprendedor

mariana.fernandez@eluniversal.com.mx  

A sus 17 años, Faisal Hoque salió de Bangladesh, un país situado en el sur de Asia y uno de los más poblados del mundo, con el objetivo de emigrar a Estados Unidos. Su país de origen tiene más de 100 millones de habitantes —de hecho, tiene cerca de 138 millones—, los cuales, más de la mitad son pobres.

Antes, a los 14, Faisal ya se había convertido en emprendedor. Suena a historia de éxito —ahora de hecho lo es, ya que es considerado uno de los 100 emprendedores más influyentes en tecnología al lado de Bill Gates o Steve Jobs— pero en ese tiempo Hoque emprendió por la misma razón que la hacen también millones de mexicanos: por necesidad. Faisal como emprendedor y Bangladesh como país (en México más de la mitad son pobres) tienen ciertas similitudes.

Cuando era adolescente, tenía planeado emigrar a Estados Unidos y para juntar dinero, comenzó a vender piezas de estéreo.

Las cosas no comenzarían fáciles y desde que llegó tuvo que trabajar medio tiempo para poder costear sus gastos. Pero a costo de fracaso tras fracaso, hoy es un emprendedor serial —es fundador de SHADOKA, MiND2MiND Exchange, B2B ForeSight, Agamie y otras empresas—, autor de siete libros sobre innovación, liderazgo y emprendimiento y una especie de Krishnamurti empresarial. “Tú eres quien piensas tú que eres”, asegura. La frase es de Buda y platicar con él implica adentrarse en una mezcla entre filosofía oriental y expertise en los negocios.

Sé que usted es un emprendedor serial pero, ¿es posible convertirse en uno o simplemente se nace siéndolo?

Todo puede aprenderse. Me encanta la cita esa de Buda que dice: “tú eres quien piensas tú que eres”. Básicamente te manifiestas a ti mismo a quienquiera que tú deseas ser.

¿Cuál es la lección más importante como emprendedor?

Hay muchas similitudes entre los guerreros y el emprendimiento. No importa cuánto sangres. Tienes sangre, mugre y lágrimas, pero ahí vas a intentarlo de nuevo y nunca te rindes.

Realmente tenemos que aceptar el emprendimiento como un viaje de vida. Después de todo, ¿quién no es emprendedor? Un freelance, un artista, un autor. Todos somos emprendedores: solo es cuestión de aceptar y gozar tu viaje.

Un estudio del Banco Mundial dice que los emprendedores latinoamericanos y en especial los mexicanos, se convierten en emprendedores porque no tienen otra oportunidad en la fuerza de trabajo y por ello no innovan. ¿Qué piensa de ello?

Casi cada emprendedor se convierte en emprendedor por supervivencia.

Vengo de un país mucho menos desarrollado que México llamado Bangladesh. Cuando me fui a los Estados Unidos no tenía mucho dinero, de manera que hice todo tipo de trabajos. Trabajaba como conserje más o menos de la media noche a las tres para que me diera tiempo de ir a la escuela.

Todo esto comienza con la supervivencia, pero el truco está en que te preguntes: “Ya cumplí con dominar el arte de la supervivencia, ahora ¿puedo buscar el logro de mi sueño?”. Es ésta la segunda fase de tu emprendimiento.

¿Cuál fue su historia?

En mi caso me dije: “quiero ser un emprendedor con la intención de hacer que las cosas suban al siguiente nivel”. Entonces me convertí en emprendedor de tecnología, comencé a construir compañías, a reunir fondos. Quería ser como cualquier emprendedor del tipo de Silicon Valley.

No intento ser el siguiente Bill Gates, no intento ser el siguiente Zuckerberg, trato de ser quien yo pueda ser, yo soy mi competencia, nadie más. De manera que te transformas, todos los seres humanos se transforman. Eso es todo: es cómo dirijo mi viaje.

¿Los emprendedores mexicanos necesitan subir al siguiente nivel?

Necesitan subir al siguiente nivel y a dominar el arte.

No importa si te sientes bien, mal, o si perdiste todo tu dinero invertido, si todos se ríen de ti, si te despidieron de tu propia empresa, (que a todos les sucede), tienes que ser devoto de tu arte y perfeccionarlo.

Se puede decir que el emprendimiento es como un músculo que ejercitas todos los días.

Exacto. Tú ejercitas tu mente, ejercitas tu arte, eres devoto de tu arte, tienes que resolver un problema a la vez.

¿Cómo aplicar esto de resolver un problema a la vez, es decir, concentración de la atención (mindfullness) en los negocios?

Primero tienes que estar alerta de tu auténtica vocación, de tu auténtico arte. En segunda, tienes que ser consciente de ti mismo, de tu mercado y de tus socios, es así como puedes lograr una conexión emocional con ellos.

Cuando estás consciente de quién eres, y de tus alrededores, entonces también tienes que ser consciente del valor que intentas crear. El valor no tiene que ver con ganar más dinero. Hay muchos emprendedores, cuyos nombres ignoramos, quienes están trabajando para mejorar al mundo.

México está lleno de pequeñas compañías que no crecen, ¿es posible hacer que estas compañías se conviertan en gigantes? ¿Cómo hacer esto?

El crecimiento consiste en, con habilidad, poner tus ideas y conceptos en el siguiente nivel. Con frecuencia lo que sucede es que la gente no puede crecer porque no tiene el conjunto de destrezas requeridas: no saben cómo construir la marca, no saben cómo escalar la distribución, no saben cómo lidiar con la economía global. Eso es los que los retiene. Es ése el siguiente nivel de conjunto de destrezas que se tiene que alcanzar.

¿Es un error tratar de hacer todo solo? Uno de los principales errores de los emprendedores mexicanos es tratar de hacerlo así.

Absolutamente. Puedes ser un emprendedor pero no tienes que ser un oficial ejecutivo en jefe. No sabía yo eso cuando tenía 22 años, ahora lo sé. Con la edad viene la madurez, afortunadamente, aprender y fracasar y reaprender uno todo de nuevo una y otra vez.

No puedes compararte con otras personas.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0