aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Laura Elizondo, una heroína tamaulipeca

Sonya Valencia| El Universal
Miércoles 01 de junio de 2005
No es fácil lograr el cuarto sitio en Miss Universo; por esa razón, la tampiqueña será recibida con todos los honores por sus paisanos

Los nervios comenzaron a tensarse a las nueve de la noche. Alejandra, una de las hermanas casadas de Laura, había reunido en su casa de Tampico a familiares y amigos para presenciar por televisión la final del certamen Miss Universo.

Se encendieron veladoras y en un momento dado todos los allí presentes formaron una cadena, tomándose de la mano, para rezar por el triunfo de Laura en Tailandia. Buena vibra fue lo que predominó en la casa en donde además hubo gritos, risas y hasta llanto cuando los jueces dieron su veredicto.

"Cuando supimos que había quedado en cuarto lugar nos desilusionamos; la verdad pensamos que estaba más bonita que la canadiense. Sin embargo, reconocemos que hizo un papel muy digno. Para nosotros es nuestra triunfadora", nos comenta Alejandra, vía telefónica.

Originaria de Tampico, Tamaulipas, Laura Elizondo Erhard es descrita por sus familiares como una joven alegre y moderna a la que le gusta vestir de una manera desenfadada.

Incidentalmente, su padre la llama "Wahuita" de cariño (aunque el sobrenombre no le gusta a ella), porque en Tampico se les dice así a las Lauras.

"A veces va con sus amigos a la playa a andar en moto, pero esa no es su principal afición."

De carácter tranquilo, lo que más le gusta es bailar ballet, disciplina que practica desde niña. Laura es huérfana de madre. Su progenitora, Cecilia Erhard, falleció hace 17 años en un accidente automovilístico. Aunque la mayor parte del tiempo la ha pasado con su padre en Tampico, lugar en donde vive actualmente, sus hermanas mayores han sido decisivas en su vida.

Verónica, 18 años mayor que Laura, y quien por cierto es su acompañante desde que participó en Nuestra Belleza México, también fue por mucho tiempo su madre sustituta. De hecho, la ahora reina de belleza pasó gran parte de su infancia con Verónica, en la casa de ésta en Monterrey.

Otra de sus hermanas, Ana Cecilia, hoy de 35 años, está confinada a una silla de ruedas a consecuencia del mismo accidente en el que murió su madre. Ha sido otro ejemplo de entereza para Laura. "Nunca se queja".



RUMBO A LA FAMA

Aunque desde muy joven Laura recibió invitaciones para concursar en certámenes de belleza, nunca las aceptó. Tampoco le atrajo participar en el modelaje y mucho menos en el medio artístico. No fue sino hasta que el gerente del Club Campestre, uno de los más prestigiados de Tampico, le propuso participar en el concurso para reina del lugar, que accedió.

"Esto fue en el 2003 y ganó. A partir de ahí, su vida cambió, se sintió más segura, se volvió más independiente y, animada por mi hermana Verónica, aceptó luego participar en Nuestra Belleza México", dice Alejandra.

"Entonces todos nos dimos cuenta que tenía facilidades para muchas cosas que desconocíamos, por ejemplo: habla muy bien, se relaciona y es una chica muy preparada e inteligente, características indispensable para triunfar en la vida".

La menor de cinco hermanos (cuatro mujeres y un hombre), Laura, quien recibió la corona de Nuestra Belleza México en septiembre de 2004, es amante de la cocina y la buena comida, sobre todo la italiana.

¿Cómo se mantiene tan delgada?

Ahora es su abuela, María González de Elizondo quien a sus 90 años está en perfectas condiciones, quien nos contesta.



Ver más @Univ_Estilos
comentarios
0