aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Guanajuatenses podrán anticipar su voluntad

Xóchitl Álvarez / Corresponsal | El Universal
Martes 03 de enero de 2012
Guanajuatenses podrn anticipar su voluntad

PLAN. En la ley se señala que el enfermo deberá manifestar su voluntad en sus cinco sentidos, para determinar donde recibirá los cuidados. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Entra en vigor ley que permite decidir a las personas sobre lo que harán ante enfermedades en fase terminal o incurables

[email protected]

GUANAJUATO

Una especie de testamento contendrá la voluntad de aquellas personas enfermas que no tienen cura y que podrán decidir si aceptan o no tratamientos médicos para su estado.

El 1 de enero entró en vigor la Ley de Voluntad Anticipada que permitirá a los guanajuatenses decidir el tipo de asistencia médica que desean recibir cuando esté cercano su fallecimiento a causa de una enfermedad terminal.

La legislación establece que en cualquier tiempo una persona —enferma o sana— podrá manifestar su derecho para decidir o no sobre la aplicación de tratamientos médicos en caso de padecer una enfermedad derivada de una patología incurable e irreversible y estar en situación terminal.

El especialista Jorge Hernández, ex director del Centro de Investigaciones en Bioética de la Universidad de Guanajuato, señaló que con la vigencia de esa legislación, también llamada de “bien morir”, se evitarán los cuidados clínicos artificiales que prolongan la vida de los desahuciados.

La persona que opte por no someterse a tratamientos terapéuticos tendrá que hacerlo por escrito en documentos o formatos determinados cuando esté consciente o bien designar a un representante para que lo manifieste en su nombre, establece la ley.

Evitar la agonía

El vocero de la Arquidiócesis de León, Jorge Raúl Villegas Chávez, explicó que el enfermo deberá manifestar su voluntad en sus cinco sentidos, “no cuando se encuentre grave, porque obviamente que se influirá en su decisión”.

“Con la nueva legislación se evitará la agonía de pacientes en fase terminal en hospitales privados con fines de lucro y (el gobierno) atenderá a los enfermos pobres que no tienen acceso a hospitales de paga”, explicó el presbítero.

“No se trata de ayudarles a bien morir, se trata que de modo natural pueda llegar la muerte sin el ensañamiento terapéutico”, dijo Villegas.

La condición de enfermo terminal se actualiza cuando se tiene una enfermedad incurable o irreversible con un pronóstico de vida inferior a los seis meses.

El secretario de Salud del estado, Éctor Ramírez Barba, estimó que el siguiente año se tramitarán entre 40 y 50 documentos con la voluntad anticipada de guanajuatenses.

La Ley de Voluntad Anticipada, que entró en vigor el domingo pasado, fue impulsada por la bancada del PAN en el Congreso local, con el respaldo de la Iglesia Católica y de especialistas en bioética.

Los primeros formatos de voluntad anticipada podrán suscribirse a partir del próximo 1 de julio, cuando la Secretaría de Salud haya creado la Unidad Especializada de Voluntades Anticipadas y generado el modelo de atención de cuidados que deberán brindar las instituciones de salud.

Aclaraciones de la norma

El arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, afirmó que la Ley de Voluntad Anticipada está basada en la “ortotanasia” y “sustancialmente va en la línea de lo que la moral católica reconoce. Es legítimo que la persona en etapa terminal quiera morir con dignidad”.

Según el ex director del Centro de Investigaciones en Bioética de la Universidad de Guanajuato, Jorge Hernández, la persona competente manifestará por escrito lo que desea en cuanto a su asistencia médica cuando esté cercano su fallecimiento y esté en situaciones que le impidan expresar su voluntad o sobre el destino de su cuerpo una vez ocurrido el fallecimiento.

En la ley se señala que quienes se anticipen a expresar su voluntad deberán hacerlo de manera libre e informada ante un Notario Público y podrán revocar el documento cuantas veces quieran, en un procedimiento similar a los testamentos patrimoniales.

En apego a los principios de la bioética, el enfermo que renuncie a los tratamientos terapéuticos debe recibir las atenciones en el hospital que decida o en su casa. Los cuidados consisten en el control del dolor, la atención sicológica, social y espiritual, medidas de hidratación, higiene, oxigenación, nutrición o curaciones, señala la norma.

El vocero de la Arquidiócesis, Jorge Raúl Villegas Chávez, explicó que la manifestación de la Voluntad Anticipada “no es un pecado”.

“Que no se confunda la ortotanasia con la eutanasia. La eutanasia es más bien cerrar a la vida”, dijo Villegas.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0