aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Discordia en Cozumel por extracción de arena

Adriana Varillas Corresponsal| El Universal
Lunes 01 de junio de 2009
Buscan utilizar 5.9 millones de metros cúbicos para rellenos

CANCÚN, QR.— Un ambicioso proyecto destinado a restituir la arena perdida por fenómenos meteorológicos en las costas de Cancún y en Playa del Carmen, alertó a los habitantes de Cozumel que se oponen a recobrar el atractivo del Caribe mexicano a costa de la seguridad en su isla.

El objetivo del proyecto es extraer 5.9 millones de metros cúbicos de arena del Banco Marino Punta Norte, localizado 17 kilómetros mar adentro frente a la costa norte de la isla de Cozumel, para depositarlos como relleno en las playas, principalmente de Cancún.

Autoridades, empresarios y pobladores de Cozumel rechazaron la medida y argumentaron que al extraer esa cantidad de arena, se propiciará la modificación de las corrientes marinas, lo que a incidirá negativamente en la zona costera, afectando lagunetas, manglares y especies de gran valor comercial, como el caracol rosado.

En cambio, advirtieron que lo que no está a discusión es la relevancia del proyecto, porque en ello va la subsistencia de los principales destinos turísticos del norte de Quintana Roo y de los empleos que dependen casi en exclusiva de la oferta de sol y playa.

“Es imperativo concluir con el rescate de playas en Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, que forman parte del destino Quintana Roo y así recuperar las posibilidades competitivas que apuntalen permanencia en el mercado que, a últimas fechas, se ha visto afectado”, dijo el director municipal de Turismo de Benito Juárez, Enrique Zárate.

Según el funcionario de Benito Juárez (Cancún), la pérdida de esa presencia “ha sido bien aprovechado por nuestros competidores, utilizando esta coyuntura para fortalecer su propia competitividad”.

Mal manejo de playas

Zárate participó en una reunión sobre el proyecto de Restitución de las Playas, donde la comunidad cozumeleña admitió la necesidad de recobrar el atractivo caribeño de sol y arena, pero no a costa de su seguridad y de la pérdida de atractivos en su isla.

Para los habitantes de Cozumel, extraer arena del banco marino podría dejar vulnerable a la isla, a expensas de tormentas y huracanes, lo que significaría poner en peligro la vida de 100 mil personas que la habitan.

“Señores, discúlpenme, pero esto pareciera un capricho. En Cozumel tenemos suficiente arena para nosotros y el primer beneficio es que mitiga el poder devastador del oleaje”, expresó durante la reunión un anónimo y veterano marino, que dijo haber surcado la zona desde hace más de 30 años.

“¿Para qué se quieren llevar la arena, si a ustedes les durará sólo dos años. A la naturaleza no se le engaña y si han perdido arena, es por el mal manejo que han hecho de sus playas, construyendo sobre su duna”, añadió el marino.

Sin embargo, los empresarios turísticos insistieron en que el imperativo para Cancún, para Quintana Roo y para México, es restaurar las playas a fin de mantener el liderazgo en materia turística, además de inyectar dinero y dinamismo financiero, y con ello conservar los empleos de toda una cadena productiva que da sustento a millares de personas y familias en el país.

Los empresarios de Cancún pidieron, antes que cerrarse a la discusión, esperar el resultado de la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto que analiza, desde el 2 de abril, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

 

 



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0