aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sufren en silencio mujeres acomodadas

TEXTOJUAN CEDILLO / CORRESPONSAL| El Universal
Sábado 27 de mayo de 2006
En Monterrey, Nuevo León, padecen violencia familiar sin posibilidad de denunciarlo, debido a su condición social. De 2000 a la fecha han muerto 130, la mayor parte de ellas a manos de su cónyuge, revelan

MONTERREY, NL.- Hasta hace pocos años en Monterrey, las empresas exigían a mujeres casadas permiso de sus maridos para trabajar, y ahora, en resistencia a una cultura machista, luchan por abolir el documento de "no embarazo" para ser empleadas y la práctica de algunas compañías que las desnudan para confirmar que no tengan tatuajes.

La ciudad de Monterrey, mil kilómetros al norte de la capital del país, ocupa el segundo lugar nacional en el índice de violencia familiar y, según expertos, a ello contribuye una rígida cultura machista que hace de las mujeres una propiedad más de los maridos.

Según el gubernamental Centro de Justicia Familiar, cada año se reportan poco más de 11 mil denuncias de violencia familiar y alrededor de 88% se trata de agresiones contra mujeres adultas y niñas.

Maltratos sin frontera económica

"Mi nombre es Érika y estuve casada 20 años con el padre de mis tres hijos. Mi ex esposo y yo venimos de familias acomodadas, con educación profesional", relató una de las mujeres que buscó refugio en ese centro, luego de constantes maltratos y amenazas de su pareja.

El de Érika es uno de miles de testimonios de mujeres de clase media alta, que acabaron con el mito de que en esta ciudad la violencia familiar se da sólo en zonas marginadas.

"Las mujeres acomodadas que reciben agresiones físicas y son víctimas de violencia sicológica tienen que sufrir en silencio, sin denunciarlo debido a su condición social", comentó Alicia Leal, fundadora de Alternativas Pacíficas.

Creada en mayo de 1996, Alternativas Pacíficas fue la primera organización no gubernamental del país que instaló un refugio para albergar a mujeres amenazadas por sus parejas.

Alicia Leal dice que Alternativas recibió asesoría técnica y experiencia del organismo Women Together (Unión de Mujeres), que opera en el estado de Texas, Estados Unidos.

La dirigente de Alternativas Pacíficas dijo que junto con un grupo de mujeres estaban preocupadas de que la creciente violencia de género en esa época no se denunciaba.

De manera inicial contó con un refugio para cinco familias, y ahora la organización cuenta con dos instalaciones, cada una con capacidad para albergar a por lo menos 20 familias, cuya ubicación se mantiene en secreto y además de contar con sistema de vigilancia de circuito cerrado, son protegidas por la policía.

La institución opera con trabajadoras voluntarias que, junto con sus directivos, reciben constantes amenazas de los mismos agresores de las mujeres que protegen, aseguró Leal.

La dirigente añadió que la situación de violencia familiar es de tal magnitud en la ciudad, que actualmente se tienen a decenas de mujeres y familias que han pedido protección en una "lista de espera", debido a que no cuentan con refugios suficientes.

Agresión, fenómeno "natural"

Érika asegura que tuvo que buscar refugio porque su familia consideraba "natural" las agresiones de su pareja, quien además la acusó de robo. "Fueron cinco años de angustia. He vivido situaciones horribles con él, maltrato sicológico y emocional constante; violencia física y sexual comprobada", añadió.

A ello se agregaba una "violencia económica y patrimonial, ya que todo lo que él ha logrado económicamente está a su nombre y yo no disponía de nada de esos beneficios", agregó.

"Él ha amenazado constantemente con matarme y con quitarme a mis hijos. Traté de buscar ayuda muchas veces, pero el miedo, el terror me detenía, además de que en repetidas ocasiones en que huí, me encontraba y me iba peor", añadió Érika, quien luego de un mes en el refugio abandonó el país con sus hijos, tras advertir que su marido tenía mucho poder económico.

Cifras del Instituto Estatal de la Mujer revelan que la violencia de género en Nuevo León fue causa de muerte de alrededor de 130 mujeres de 2000 a la fecha, la mayoría de ellas por agresiones de su pareja, además de que 48 de cada 100 mujeres sufren diversos tipos de violencia en sus casas, 22% de tipo emocional, 17% por motivos económicos, 5% agresión física y 4% de carácter sexual.

Leal asegura que en la última década, Alternativas Pacíficas atendió denuncias de 48 mil 241 personas en sus oficinas, y protegido a 3 mil 557 personas en sus refugios, además de ser pionera en gestionar cambios en las leyes del estado para proteger a las mujeres, además de promover refugios a nivel nacional.

De acuerdo con estudios realizados en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la violencia de género en Monterrey se inicia desde el noviazgo y una encuesta entre parejas de adolescentes y jóvenes reveló que 30% de ese grupo de mujeres son golpeadas por sus compañeros.

Aexa Alvarado, director del Centro de Justicia Familiar, aseguró que las denuncias de violencia familiar casi se triplican entre los meses de mayo y agosto de cada año, cuando en la ciudad la temperatura es de entre 26 y 38 grados centígrados.

"El alcoholismo, el calor y el hacinamiento son factores que contribuyen a la violencia familiar", añadió.

Más estudios, más violencia

El director del Centro de Justicia Familiar dijo que las mujeres con mayor nivel de estudios son las más agredidas al pretender defender sus derechos.

"La sociedad regiomontana estigmatiza a las víctimas y no a los agresores", añadió, tras reiterar que la angustia y el dolor de las mujeres golpeadas se mantiene en secreto en el hogar.

Además, Salvador Hernández, de la Asociación de Sociólogos del estado de Nuevo León, consideró que en Monterrey, una ciudad caracterizada desde los inicios del siglo XX por su carácter empresarial, la cultura laboral exige una fuerte competencia, en la que los empleados son exigidos, sometidos y en algunos casos humillados en sus trabajos.

"En muchas ocasiones, esas frustraciones son desquitadas con su parejas en casa", aseguró Hernández.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0