aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Plomo, peligroso "sabor al caldo"

Justino Miranda| El Universal
00:10Cuernavaca | Domingo 08 de junio de 2014
No se ha podido erradicar el uso del xido de plomo, conocido como greta, en la alfarera mexicana

RESISTENCIA. No se ha podido erradicar el uso del óxido de plomo, conocido como greta, en la alfarería mexicana. (Foto: CIUDADANOSMX )

Alertan que metal está en vasijas de barro; artesanos en Morelos mantienen tradición en trabajo

 

[email protected]

Le llaman el tóxico de "efecto silencioso" y las organizaciones internacionales que estudian sus daños en la salud humana, principalmente en niños, consideran que el problema en México es uno de los más grandes con los que lidian a nivel mundial debido a la alta penetración en toda la población.

El plomo es un tóxico severo para el humano y se encuentra en el medio ambiente, pero uno de sus principales medios de exposición son las piezas de barro abrillantadas con esmalte con plomo, conocida como greta. Su acumulación en niños está relacionado con impedir que alcancen su nivel de plenitud de inteligencia y su capacidad de atención, según estudios recientes practicados por Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

De alguna manera, el plomo ha convivido entre los mexicanos incluso, según los investigadores, le pone "sabor al caldo" en el cocimiento y guiso de comida; servido y exhibición de alimentos, pero en 1991 comenzó su persecución por las autoridades mexicanas.

En ese tiempo una niña de 7 años, de origen estadounidense, bebió una limonada elaborada y almacenada en un vitrolero (olla) de barro vidriado con la sustancia conocida como greta, cuyo componente mayor es el plomo.

La niña acompañaba a su padre John D. Negroponte, entonces embajador de Estados Unidos en México, pero de regreso a su país enfermó y en los exámenes resultó con niveles de plomo en sangre cuatro veces superiores al límite de seguridad norteamericano. El origen de la intoxicación se atribuyó al uso de alfarería vidriada con greta usada para guardar limonada.

Este hecho, sumado al trabajo de distintos grupos de investigación en México, posicionaron al uso de plomo en el barro como un tema prioritario de interés y estudio, "sin embargo, no se ha podido erradicar su venta y uso en la alfarería popular mexicana, afectando tanto a los productores como consumidores", refiere el informe "Uso de plomo en la alfarería en México", elaborado por la asociación civil Blacksmith Institute en 2010, en colaboración con el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart).

Este mismo informe cita que los hornos caseros de los alfareros no alcanzan las temperaturas adecuadas para fijar el plomo a las piezas y entonces ante ciertos alimentos, en particular los ácidos, se estimula la liberación del plomo.

Los frijoles saben ricos porque el plomo es dulce, pero cuando se hierve y se calienta en vasijas de barro con plomo hay un estímulo constante.

El esmalte vítreo se obtiene al mezclar el sílice y la greta (óxido de plomo) con agua y después la utilizan para decorar las piezas de barro cuando éstas son retiradas del horno y puestas a enfriar. Luego son colocadas otra vez en el horno para transformar el esmalte en una cubierta vidriada. La greta funde en un rango de 800ºC a 1,100 ºC, mientras que el esmalte libre de plomo lo hace en un rango de 850 a 1,200 grados centígrados.

 

Renuencia de alfareros

Blacksmith Institute (BI), con sede en Nueva York, es una asociación que trabaja para remediar la contaminación de legado y las industrias artesanales tóxicas, y en su informe documentó también que desde 1878 el doctor Gustavo Ruiz Sandoval registró que la greta era causante de inflamación de abdomen, vómitos, diarreas, rectitis, entre otros padecimientos comunes en alfareros y habitantes de Oaxaca.

Pero lo ocurrido con la hija del ex embajador estadounidense, aunado a una solicitud en 1991 del "Grupo de los Cien" solicitando la eliminación del plomo en la alfarería, fueron la gota que derramó el vaso para que la academia, la iniciativa privada y el gobierno mexicano coordinaran esfuerzos para desarrollar esmaltes libres de plomo, precisa Daniel Estrada, representante de Blacksmith Institute en México.

Los resultados de la investigación sobre el plomo en la sangre, sus daños y secuelas han sido expuestas a los alfareros de Tlayacapan, en los altos de Morelos.

Hasta esa zona norte han ido investigadores del INSP, del sector Salud y de Blacksmith, así como personal de Fonart para concientizar a la población, pero los representantes de los fabricantes de barro son contundentes: "podemos usar greta sin plomo en piezas pequeñas, pero no en cazuelas moleras u ollas para cocimiento de granos. La gente no compra, dice que no brilla como las otras. Ya lo hicimos una vez y perdimos casi 40% de la producción", comenta María Ángela Ortiz Santamaría, presidenta del Comité de Alfareros de Tlayacapan.

"A nuestros clientes les decimos que tengan miedo pero a los sartenes de teflón porque antes nuestros antepasados no se enfermaron de cáncer; siempre hemos guisado en cazuelas de barro y no pasa nada. Yo pienso que el cáncer viene por tantos químicos en las verduras o en la crianza de los pollos, incluso en los medicamentos", argumenta la dirigente de alfareros.

La situación, indican los investigadores, se repite en los estados de mayor producción de alfarería con plomo como Hidalgo, Michoacán, Tlaxcala y centro de Oaxaca, donde -con algunas excepciones- hay renuencia de los alfareros por sustituir la greta por esmalte sin plomo, pero también comparten los niveles de contaminación debido a que sus talleres son similares, con deficiencias en infraestructura y condiciones propicias para multiplicar la contaminación de sus familias, principalmente los niños.

 

Hay "niveles"

Alejandra Cantoral, co-investigadora del proyecto de "Promoción del consumo de alfarería libre de plomo", urge programas de medición para conocer los niveles de plomo en la sangre de los mexicanos.

En el estado de Morelos la única referencia que se tiene hasta ahora es un estudio en 1996, donde aún había exposición al plomo por la gasolina, ya que no fue sino hasta 1997 que se eliminó por completo dicho metal pesado de los combustibles en México. En ese grupo participó la hoy secretaria de Salud de Morelos, Vesta Richardson.

El estudió encontró que en ese tiempo el nivel de metal tóxico en niños fue de 8.2 microgramos por decilitro, pero hubo muestras que arrojaron niveles cercanos a los 15, aunque la preocupación de los investigadores es que los familiares de los alfareros registraron hasta 15 y 20 microgramos por decilitro.

La NOM-199-SSA1-2000 "Salud ambiental niveles de plomo en sangre y acciones para proteger a la población no ocupacional", marca como nivel de acción 10 microgramos por decilitro en menores de 15 años y mujeres embarazadas o lactantes, sin embargo, la tendencia internacional es reducir dicho nivel ya que existen afectaciones a la salud aún en niveles tan bajos como 2 microgramos por decilitro.

En Estados Unidos el límites de acción es de 5 microgramos por decilitro, mientras que el promedio nacional es de 1.8 microgramos por decilitro.

"Lo que es muy doloroso es que no tenemos datos poblacionales para conocer las concentraciones de plomo en la sangre en México", afirma Martha María Téllez Rojo, investigadora del INSP.

En el grupo multidisciplinario que lucha por la sustitución del plomo en la elaboración de vasijas de barro hay preocupación por conocer los niveles de plomo en los alfareros, porque en Tlayacapan como en otros estados con uso de la greta, todo indica que deben tener valores elevados en sangre.

 

Efectos negativos

La investigadora Alejandra Cantoral refiere que en un estudio de conjunto realizado en la ciudad de México, se descubrió que a mayor concentración de plomo en la sangre el promedio en la estatura es menor en niños con niveles por arriba de los 10 microgramos por decilitro.

También hay evidencias que una buena nutrición puede, hasta cierto punto, disminuir el efecto negativo del plomo sobre la estatura, "pero por desgracia en México los niños más expuestos al plomo coinciden que también tienen una deficiente alimentación o carente de algunos nutrimentos", señala Cantoral.

Estudios recientes arrojan que el plomo en la sangre también está relacionado con actitudes violentas y comportamientos agresivos, afirma Martha María Téllez Rojo, investigadora del INSP.

Por eso propone la instalación de un sistema de vigilancia constante como la tienen otros países, para que cuando un niño asista al preescolar o primaria se le practique una prueba de plomo en la sangre porque el efecto es silencioso.

A su vez, Daniel Estrada menciona que el objetivo es convencer a los alfareros a cambiar su técnica de esmaltado en un barniz sin plomo, y al mismo tiempo buscar que los restauranteros compren las piezas de barro, certificadas de libre de plomo.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0