aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Rompe con la música grupera

Claudia Contreras| El Universal
Viernes 15 de enero de 2010

Sitios Relacionados:

  • Audio Ana Bbara en el pop
Ana Bárbara grabó un disco pop con canciones que había escrito para Gloria Trevi. Si no lo hacía, su hijo mayor la hubiera considerado "una cobarde"

claucon@eluniversal.com.mx

El título del nuevo álbum de Ana Bárbara, Rompiendo cadenas es realmente atinado, pues describe perfectamente lo que es su regreso a la música luego de cuatro años sin grabar; por un lado se trata de una producción independiente en la que ella es dueña de todas las ideas y todas las letras, pero además decidió darle un giro inesperado y arriesgado a s u estilo, alejándose de la música grupera para incursionar en el pop, riesgo que aceptó con el apoyo de su hijo mayor.

Decidida a dejar atrás sus miedos e inseguridades y retomar su carrera musical con un disco que reflejara lo que es actualmente Ana Bárbara, la cantautora terminó su relación con Fonovisa, que ahora es un subsello de Universal Music, quienes no creyeron en este proyecto y asumió el reto de ser ella quien llevara las riendas de este proyecto.

La cantante, quien el mes pasado celebró 39 años de vida, narró en entrevista que fue su hijo mayor, Emiliano, quien la impulsó a grabar temas que nunca hubiera pensado en incluir en un disco porque no es lo que el público está acostumbrado a escuchar de ella.

“Es muy curioso, estaba grabando el tema que será mi segundo sencillo (“Qué ironía”) en mi cuarto, con la guitarra, cuando subió mi hijo mayor y me dijo: —Está padrísima esa canción, mamá, me gusta, ¿es para tu disco?, y le dije que no, que la estaba ensayando para dársela a Gloria Trevi”.

“Entonces que me dice ¿Y por qué no la grabas tú?, le respondí que no, porque está muy popera y yo creo que no me va a creer la gente, pero él me dijo, pues qué cobarde eres, cómo que no te va a creer la gente. Tú haz lo tuyo y enséñale a la gente lo que haces, seguramente le va a gustar’. Fue una sacudida, porque de repente uno como artista tiene miedos y acepto que de repente soy muy insegura para ciertas cosas, pero bastó un empujoncito de mi hijo y de Dios, porque seguramente esto estaba para mí”, dijo.

El reto de ser independiente

Luego de resolver que era lo que quería plasmar en un nuevo disco, que además marcaría su regreso a la escena musical, la originaria de Río Verde, San Luis Potosí, se sentó a platicar con la gente de su discográfica para presentarles su propuesta, pero le dijeron que no les interesaba y le entregaron su carta de retiro, pese a que aún le faltaba un año de vigencia a su contrato.

“No fue mía la decisión (de volverse independiente), la disquera no creyó en este proyecto. El hecho de que todo el disco fuera de mi autoría les llamó la atención y en esta época en la que la gente cuida mucho sus inversiones me dijeron: —La verdad es que está arriesgado y no le vamos a entrar”.

Fueron honestos y les agradezco porque no tiene caso sacar un disco y no creer en él, les ha pasado a varios compañeros artistas, entonces les agradecí enormemente que me liberaran porque había un contrato de cinco años (de los que aún faltaba uno).

La dueña de su proyecto

Para la grabación de Rompiendo cadenas la intérprete contó con el apoyo de los reconocidos productores Guillermo Gil, Javier Calderón y Luny (Luny Tunes), pero ella es la productora ejecutiva y por lo tanto la encargada de tomar las decisiones. “Este disco soy yo. No es por presumirles pero me he juntado con gente bonita, con personas talentosas, con compositores tan grandes como Marco Antonio Solís, Jorge Avendaño, Aníbal Pastor o Fato, todos cantautores, y algo se me quedó; bueno de hecho tú lo traes, lo de escribir no lo inventas, hace años que escribo. Es muy padre sentirte avalada por esas personas (los compositores) y que un día tú tomes también las riendas de tu discografía de tus canciones, de lo que quieres darle a la gente es padrísimo, me siento liberada, feliz, y no porque me haya sentido con un lastre con la disquera, creo que vivimos un ciclo y se acabó. Ahora yo soy la dueña de mis ideas, de mi proyecto y estoy encantada”.

Sin etiquetas

Ana Bárbara, quien actualmente radica en Cancún al lado de su marido José María Fernández “Pirru” y sus cuatro hijos (el de Ana Bárbara, Emiliano; los dos de Pirru y Mariana Levy, Paula y José Emilio; así como José María hijo de ambos), aseguró que ahora es una mujer más segura de sí misma y por ello se atrevió a darle un giro a su música, pese a que eso pueda causar algunas críticas.

“De repente lo casan a uno como ‘la reina de la música popular’ o ‘La reina grupera’, pero la verdad es que yo soy muy romántica, de hecho este disco es muy íntimo, para escucharse, no para bailar. Los 11 temas que compuse están más encaminados a la balada pop, tal vez por eso León Polar aceptó colaborar con coros y rapeando.

“Lo más padre es que creo que a la gente le está gustando a pesar del cambio, porque hay una transición, cuatro años de vivir otras cosas, de hacerla de ama de casa, madre de familia, esposa y todos esos menesteres que requieren de mucho tiempo y energía”.

La intérprete iniciará a finales de marzo su gira por EU y para fin de año planea presentarse en el Auditorio Nacional.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0