aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los Fabulosos Cadillacs hacen temblar el estadio y a los fans

Nicolás Igarzábal / LA NACIÓN/ GDA| El Universal
Lunes 15 de diciembre de 2008
Tuvieron en Argentina una presentación de película

BUENOS AIRES.— Para la introducción, la cortina de James Bond. Para la despedida, la de la cinta Misión imposible.

En un regreso de película, Los Fabulosos Cadillacs hicieron temblar al Estadio Monumental, con un show que recorrió toda su discografía (desde Bares y fondas hasta La luz del ritmo) y coronó su gran año de regreso.

El repertorio, poderoso desde el comienzo, arrancó con las canciones “Manuel Santillán, El León”, “Mi novia se cayó a un pozo ciego”, “Carmela”, “Estoy harto de verte con otros” y “El genio del dub”.

Hasta que Vicentico saludó a la gente: “Hola, Arshentina”. Ironizando sobre la visita de Madonna, el cantante también improvisó estrofas de “Like a virgin” durante “Wake up and make love with me”… ¡Y saltó la soga!

La fiesta continuó con la llegada de Pablo Lescano para “Padre nuestro”, en uno de los mejores momentos de la noche.

“Las manos en el aire, tocando el cielo”, pidió el líder de Damas Gratis.

Le siguieron los temas “Saco azul” (solo de bajo a cargo de Flavio Cianciarulo), “Siguiendo la luna” (con Sergio Rotman, premio al cadillac más arengador del show, en guitarra) y “Los Condenaditos” (en recuerdo de Toto Rotblat).

Promediando el recital, llegó el bloque más movidito, con la seguidilla “Gitana”, “Carnaval toda la vida”, “Mal bicho” (¡mambo!) y “El satánico Dr. Cadillac”.

Era casi imposible quedarse quieto.

Luego de varios amagues, la banda se retiró del escenario y volvió con “Basta de llamarme así” (Vicentico en armónica), “Vasos vacíos” (otro gran momento, junto a Mimi Maura), “Vos sabés” (con guiños a The Who sobre el final) y toda la polenta de “Matador”.

El gran-cierre-gran fue bien informal, a puros covers de los Clash (“Guns of Brixton”), Dead Kennedys (“Let’s Lynch The Landlord”), y un escenario repleto de invitados, como Luciano Jr., legendario cadillac de la primera época, y Astor Cianciarulo. Incluso Vicentico y Flavio intercambiaron roles; uno pasó al frente a cantar, y el otro a las cuatro cuerdas.

La despedida, fue con “Yo no me sentaría en tu mesa”.

 

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0