aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Jarris Margalli, eterno Hippie

Alberto Castillo| El Universal
Sábado 22 de enero de 2005

En su ruta vital, Jarris Margalli ha conocido lo mis mo los sótanos que la zona VIP del rock mexicano: en la primera parte de los años 80, sin infraestructura y con canciones en inglés, ganó más prestigio que dinero con Mistus y hasta Saúl Hernández era su fan; al final de esa década participó en el auge del rock en español con Ninot y luego vivió el cambio de milenio como parte del grupo Jaguares.

Tocó afuera del metro Insurgentes y también en grandes estadios, pero ahora que tiene listo un disco solista, este músico, cantante y compositor mexicano afirma que su premisa es no dejar de ser un hippie , no dejar de soñar que la música conduce a la paz interior.

¿Qué significan Mistus y Ninot en tu vida?

Mistus se ha convertido en algo muy grande cultural y espiritualmente en este país. Si preguntamos qué fue Mistus ni mi abuelita sabe, pero qué importa: no le importó a Tarkovski que 14 personas vieran sus filmes.

Mistus queda como una banda de rocanrol eternamente subterránea y entre menos la desentierren mejor. Ninot tenía más pretensiones de irse al pop, por naturaleza propia, todos venimos de los Monkees; me gusta el pop porque es la música más difícil de hacer.

Con Jaguares conociste los privilegios del rock star, aunque luego te pidieron salir. ¿Qué aportaste a ese grupo?

A Jaguares fui a entregar el corazón, a integrarme a una fuerza suprema de artistas, al hacer el disco (Bajo el azul de tu misterio , 1999) hubo una competencia creativa y eso le dio garra. Fue una etapa maravillosa, a Saúl lo quiero, pero se perdió el encanto.

Eso me dio la oportunidad de hacer un disco solista e imprimir mis sentimientos. Al día siguiente de mi salida me puse a trabajar inmediatamente en lo mío, me di cuenta de lo efímero de las cosas y si algo aprendí es a no estar a expensas de lo que quieran hacer de mí los demás. Más que nunca puedo decir que perder es ganar.

¿Eso cambió tu percepción de lo que es ser músico?

Uno de mis mantras es `no presunción`, lo que importa es seguir haciendo música y creer que vamos a cambiar este país artísticamente. Lo único que me queda, es liberarme de muchos karmas, estar en ecuanimidad con el universo, no puedo dejar de ser un hippie , si no no sería músico.

¿Qué es ser ?hippie? en el 2005?

Es ser un señor de mezclilla o un hippie con corbata. Es lo que está dentro de tu corazón, es lo mejor de una época: no drogas y sí una manifestación artística completa. Es ser honorable, irradiar fuerza. Es una ideología de muchos y, como dijo Lennon, no soy el único soñador, pero un soñador que quiere hacer cosas concretas, que quiere regalarles un disco que me costó lo que no tengo. En el momento más escabroso, donde puedes tener en el Ipod 2 mil temas, estoy fuera de contexto, porque abrir un disco es un ritual y quiero brindar eso.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0